Viajes

Por qué nunca debe reservar un hotel que sólo recibe reseñas de cinco estrellas

Alojado en alrededor de 3.000 hoteles, y evaluar tácitamente habitaciones de hotel es un vicio laboral que no puedo evitar

Vietnam
Por Nikki Ekstein
19 de marzo, 2022 | 07:53 pm
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — En Bloomberg Pursuits, nos encanta viajar. Y cuando podamos nuevamente, queremos asegurarnos de que lo estamos haciendo bien. Así que estamos hablando con trotamundos en todos nuestros campos de lujo (comida, vino, moda, autos, bienes raíces) para conocer sus trucos de alta gama, consejos para ahorrar tiempo y experiencias extravagantes. Estos son los Distinguidos Travel Hackers .

Brandon Presser es un escritor de viajes galardonado: los lectores habituales de Bloomberg Pursuits pueden reconocerlo por las veces que se ha infiltrado para informar cómo es ser un mayordomo en el Plaza, un personaje disfrazado en Disney o un asistente de vuelo en una ocupada línea aérea transatlántica.

PUBLICIDAD

Ahora, también es autor de The Far Land (publicado el 8 de marzo por Public Affairs), un thriller inspirado en la historia y sus propios viajes a la remota isla de Pitcairn en el Pacífico Sur, donde se desarrolla la saga de muchos de los amotinados del HMS Bounty.

A lo largo de su carrera como escritor de viajes, Presser ha visitado unos 130 países de todo el mundo, casi siempre con la mirada puesta en descubrir grandes y subestimadas aventuras, ya sea recorriendo en helicóptero los rincones más remotos de Australia, cazando águilas en Kirguistán o escalando los lugares y picos más escarpados de Eslovenia. También ha vivido en lugares tan drásticamente diferentes como Tokio, París y Nueva York.

PUBLICIDAD

Una de las cosas que hace de Presser un escritor y explorador tan memorable es su capacidad para relacionarse y entablar relaciones con las personas que conoce sobre el terreno, una cualidad que le ha facilitado ganarse la confianza de respetados profesionales de la hostelería de todo el mundo. Además de hacer algunas de las lecturas largas más queridas de Bloomberg, la tarea también le ha dado a Presser una primicia inigualable sobre cómo viajar como los verdaderos profesionales.

Presser, nacido en Ottawa y radicado en Indiana, se siente tan cómodo en hoteles de cinco estrellas como cuando está totalmente desconectado. Pitcairn, el tema de su libro, es un territorio británico de ultramar tan inaccesible que Presser tardó un mes viajando sin parar llegando, en un barco de carga. Las historias reales de tribalismo, colonialismo y motines que aprendió allí forman la columna vertebral de su nuevo libro fascinante y obsesivamente informado.

Aquí están sus mejores trucos de viaje.

La mejor manera de establecer conexiones en el extranjero es extremadamente analógica.

PUBLICIDAD

Sé que estamos en la era digital y que las tarjetas de presentación son básicamente obsoletas, pero me gusta ir aún más a la vieja escuela y escribir a mano las mías. Cada vez que viajo, llevo una pila de cartulinas gruesas en blanco; tienen una pequeña ballena de dibujos animados con un cárdigan en la parte delantera y mucho espacio debajo para personalizar una oración o dos. Completarlos en el acto con mi nombre, número de WhatsApp y dirección de correo electrónico, junto con una palabra rápida y amable, se ha convertido en mi forma de hacer amistad con personas que pueden ayudarme a abrir un nuevo destino.

La clave es no ser tímido acerca de a quién se los entregas. Le he dado tarjetas escritas a mano a conocidos de la industria en conferencias, a un servidor particularmente inteligente en un restaurante para obtener más información sobre la escena gastronómica de una ciudad, a conserjes en hoteles, guías turísticos y amigos de amigos. Hay algo sincero y único en ellos que despierta el interés de una persona; me han ayudado a hacer conexiones más fuertes con personas conectadas donde quiera que vaya. (Por supuesto, también debe llevar un bolígrafo decente).

PUBLICIDAD

¿Quiere saber que está obteniendo el valor de su dinero en un hotel de lujo? Mira los Q-tips.

Si hago cálculos aproximados, me he alojado en alrededor de 3.000 hoteles, y evaluar tácitamente habitaciones de hotel es un vicio laboral que no puedo evitar, incluso cuando se supone que debo estar de vacaciones. Lo primero que busco es la ergonomía de una habitación de hotel: ¿tiene sentido intuitivo la ubicación de los enchufes, interruptores de luz y otras comodidades? Luego voy por las minucias. Puede decir mucho sobre el estándar de atención por la calidad de los Q-tips en el kit de tocador. ¿Son baratas y endebles o tienen un buen tallo robusto con un cogollo esponjoso?

PUBLICIDAD

Hay un sándwich que dice mucho

Cuando pido servicio a la habitación, siempre elijo el club sándwich. Lleva bien desde la cocina hasta la habitación, y prácticamente todos los hoteles del mundo lo tienen en su menú, otra buena manera de comparar opciones de alojamiento.

PUBLICIDAD
Subway de NYdfd

Nunca confíes en el metro de Nueva York para llegar al aeropuerto.

Me dirigía desde mi apartamento en Manhattan al aeropuerto JFK para un vuelo nocturno a Europa, por trabajo. Con solo una pieza de equipaje con ruedas y mucho tiempo para perder en el salón, decidí tomar el metro. Pero mientras atravesábamos el túnel debajo del East River, el metro sufrió una especie de terrible accidente, una colisión, y yo me quedé atrapado en el vagón del metro sin electricidad ni recepción de teléfono celular durante más de dos horas hasta que llegó Jaws of Life (una herramienta de rescate de extracción hidráulica que se utiliza en una serie de situaciones de emergencia difíciles) para bajar a los pasajeros del tren. Nos escoltaron a lo largo de las vías sucias y tuvimos que ascender a la plataforma del metro.

PUBLICIDAD

Por algún tipo de magia, pude llegar al vuelo justo cuando estaban cerrando la puerta del puente del avión. La azafata me miró desconcertada: “¿Estás seguro de que se supone que debes estar aquí?”, mirándome mientras tomaba mi asiento en clase ejecutiva. Más tarde, fui al baño y noté manchas de alquitrán en mi cara y ropa por tener que sortear la parte más vulnerable del sistema de metro de Nueva York. Parecía Oliver Twist. Nunca he vuelto a tomar el metro para ir al aeropuerto. (Y siempre llevo conmigo una pequeña toalla oshibori, las toallitas que se consiguen en los onsens japoneses, en caso de emergencia).

Si quieres un gran hotel, sáltate cualquier cosa con 10/10 reseñas.

Personalmente, cuando reservo un hotel basándome en reseñas e información, busco un poco de controversia. Quiero una propiedad que haya obtenido elogios de nueve de cada 10 personas, y quiero que esa décima persona la odie por completo. Así es como sé que no es un hotel serio, que podría estar en cualquier lugar, sino que se está arriesgando y haciendo una declaración memorable.

El mejor ejemplo que se me ocurre es Jade Mountain en Santa Lucía: la mayoría de la gente jura por el diseño de concepto abierto, con piscinas de inmersión integradas y una cuarta pared faltante que da a las montañas Piton de la isla (cuéntame como un devoto), pero siempre hay alguien que prefiere el aire acondicionado a la brisa de la isla, o no le importan los muebles de teca oscura.

La Gran Barrera de Coral no es el mejor lugar de Australia para bucear.

Creo que a menudo nos quedamos atrapados en estos paradigmas de viaje, todos acudiendo en masa a los mismos destinos específicos para cumplir ciertas fantasías cuando hay 20 variaciones diferentes sobre el tema y, por lo general, los lugares menos conocidos son aún mejores. Australia tiene algunos ejemplos realmente geniales. La mayoría de las personas pasan gran parte de su tiempo en Queensland, pero les animo a explorar la costa oeste. Es donde las arenas anaranjadas de Uluru se encuentran con las playas turquesas por excelencia del país. El área de Shark Bay, protegida por la Unesco, es particularmente atractiva, con arrecifes llenos de amigables tortugas marinas. He sido PADI Divemaster durante aproximadamente 15 años; algunos de los mejores lugares para bucear se pueden encontrar en la costa de Ningaloo, un tramo directo (pero de 700 millas de largo) al norte de Perth.

Tus experiencias de viaje más memorables siempre serán las que no planeaste.

A los 19 años, realicé mi primer viaje por mi cuenta y viajé solo como mochilero por el sur de Vietnam. Mi maestra de cuarto grado, Madame Nguyen, había huido del país en la década de 1970 durante la caída de Saigón y encontró su camino hacia el Canadá de habla francesa. Su historia se había quedado conmigo desde entonces. Me sumergí en el circuito de mochileros del sudeste asiático que hacían viajes a playas escondidas y realizaban recorridos por los mercados de las bulliciosas capitales.

Una noche, solo, vi un letrero que decía: “Bill Clinton comió aquí” y me senté en una mesa de picnic de plástico medio derrumbada en una modesta casa de fideos. Una joven pareja vietnamita —ambos también en la universidad— se sentó a mi lado y pronto entablamos una conversación sobre nuestros estudios mutuos. Rápidamente apartaron mis manos de los aperitivos de pan en la mesa que, supusieron, habían estado ahí durante días. Sorbimos nuestro pho, compartimos más historias y pronto tuvieron que irse. Cuando le hice señas al mesero para pagar nuestra factura, me dijo que la pareja que se había ido ya la había cubierto. Me conmovió. Sigue siendo una de mis comidas más memorables, no porque fuera “local” o “auténtica”, sino porque fue amable.

Le puede interesar:

Viaje al fin del mundo: ¿cómo es visitar Ushuaia?

¿Quieres viajar a Europa? Estos son los mejores destinos para este 2022

¿Cómo es visitar Bangkok ahora?

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD