Europa

Alemania lucha contra su dependencia de los combustibles fósiles rusos

La renuencia de Berlín a dejar de comprar energía rusa ha puesto al país en conflicto con Ucrania, que lo acusa de financiar la maquinaria de guerra de Putin

Carbón ruso
Por Arne Delfs
06 de abril, 2022 | 07:36 AM

Bloomberg — Alemania se está preparando para dar un salto hacia lo desconocido a medida que Europa comienza a tomarse en serio el abandono de los combustibles fósiles rusos.

El gobierno señaló el martes que considerará un embargo al carbón del país, uniéndose a los socios de la Unión Europea que propusieron la prohibición en respuesta a los informes de aparentes crímenes de guerra por parte de las fuerzas rusas en Ucrania. Alemania podría deshacerse del carbón ruso antes de fin de año, dijo el ministro de Economía, Robert Habeck.

La renuencia de larga data de Alemania a dejar de comprar energía rusa ha puesto al país en conflicto con Ucrania, que lo acusa de financiar la maquinaria de guerra de Vladimir Putin, así como con sus aliados en la UE y EE.UU. Con esa posición cada vez más bajo presión, el cambio de Berlín con respecto al carbón puede ser una señal de que el país también está preparado para ceder en materia de petróleo y gas, a pesar de los costos económicos.

PUBLICIDAD

Putin ya cruzó muchas líneas rojas”, dijo Habeck en una conferencia de prensa en Berlín el martes. “El gobierno alemán está tomando medidas radicales y rápidas para lograr la independencia, que ahora estamos poniendo en práctica”.

Si bien el carbón será solo el primero de varios pasos para alejarse de Rusia, Habeck aún considera incalculable el riesgo de un embargo total de gas. Economistas han proyectado que podría reducir la producción económica en Alemania hasta en un 6%, aunque otros han sugerido que podría ser más manejable, solo borrando el crecimiento este año.

Incluso antes de que Rusia atacara a Ucrania a fines de febrero, la dependencia de Alemania de las importaciones de petróleo, carbón y gas natural había sido motivo de preocupación para aliados como EE.UU., que advertían que Berlín estaba atando su destino económico demasiado estrechamente a los caprichos de un Putin cada vez más imprevisible. El ministro de Finanzas, Christian Lindner, lo reconoció el martes cuando admitió que volverse dependiente de Rusia había sido un error. Sin embargo, cambiar podría llevar tiempo, dijo.

PUBLICIDAD
Annalena Baerbock y Robert Habeck, Alemaniadfd

Pero la presión aumenta por parte de los socios políticos y de un público alemán que reaccionó con horror ante las imágenes de civiles asesinados a tiros en las calles de los suburbios de Kiev. Un día después de que la publicación de las imágenes, que Rusia calificó de provocaciones fabricadas, se hicieran públicas, la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, dijo que Europa debería “eliminar por completo las importaciones de combustibles fósiles de Rusia”.

“Ya deberíamos haberlo hecho después de 2014″, dijo Baerbock, refiriéndose a la anexión de Crimea por parte de Putin. Ese movimiento provocó algunas sanciones, pero Alemania siguió hacia adelante con un nuevo enlace de gas con Rusia hasta la invasión de Ucrania.

La admisión del gobierno alemán de que ahora está tratando de lograr lo que de hecho debería haber sucedido hace años pone de relieve las dificultades de una transición energética compleja en una economía avanzada.

Rusia es el principal proveedor de carbón de Europa. Alemania, los Países Bajos, Turquía y Polonia juntos recibieron el 24% de todas las exportaciones de carbón de Rusia en 2021, según la Agencia Internacional de Energía. Alrededor del 10% de la electricidad de Alemania se genera quemando hulla, el combustible fósil más sucio. A diferencia de la vecina Francia, el país tiene poca energía nuclear como opción alternativa y las últimas plantas restantes se desconectaron este año como parte de una transición hacia más energía renovable.

También está el problema de la escasez de suministros. El carbón almacenado en los puertos de Amsterdam, Rotterdam y Amberes está cerca de los niveles más bajos para esta época del año en al menos seis años, según una encuesta semanal de existencias realizada por Argus Media.

Inventario de carbóndfd

La empresa de servicios públicos alemana EnBW Energie Baden-Wuerttemberg AG (EBK) dijo el mes pasado que había comenzado a diversificar su adquisición de carbón para reducir la dependencia de Rusia, pero que un cambio completo solo sería posible a mediano plazo. La compañía, que dependió de Rusia para obtener más del 80% de su carbón el año pasado, también dijo que adquirir el combustible en países como Australia y Sudáfrica sería más costoso.

PUBLICIDAD

“Debido a las relaciones demasiado estrechas de Alemania y Hungría con Rusia, estamos atascados en prohibir solo el carbón, que es un buen primer paso, pero está lejos de ser suficiente”, dijo Thierry Bros, un exanalista de energía que ahora es profesor en el Instituto de Ciencias Políticas de París.

En términos de importaciones de combustible ruso, el carbón es una fuente de energía más fácil de cambiar de proveedor porque no hay tuberías físicas involucradas como con el gas o el petróleo. Por el contrario, algunas refinerías alemanas están conectadas directamente a través de oleoductos con Rusia, lo que no les da acceso alternativo al combustible. Si los flujos de petróleo desde Rusia se detuvieran abruptamente, la operación en tales plantas se detendría, repercutiendo en toda la economía, desde el queroseno para los aeropuertos hasta las plantas químicas que dependen del petróleo y el gas.

Es por eso que los políticos alemanes abogan por una retirada escalonada que comience con el carbón antes de considerar el petróleo y el gas. Habeck aumentó las apuestas la semana pasada al llamar a la primera etapa de un plan de emergencia de tres pasos que podría hacer que Alemania finalmente racione los suministros de gas a las industrias que consumen mucha energía, lo que inquietó a las empresas, desde fabricantes de automóviles hasta fabricantes de cemento.

PUBLICIDAD

Según los cálculos del gobierno, Alemania podría lograr la independencia del carbón ruso a mediados de este año. La dependencia del petróleo ruso ya se ha reducido al 20% desde el 32% antes de que comenzara la guerra el 24 de febrero.

Carbón rusodfd

Sin embargo, dejar el gas es más complicado y está lleno de riesgos, dado que Alemania todavía obtiene el 40% del combustible de Rusia. La semana pasada, el CEO del gigante químico alemán BASF SE (BAS) advirtió que el cambio de las importaciones rusas podría llevar media década y que cortar los suministros apresuradamente causaría un daño irreparable a la economía alemana.

PUBLICIDAD

Alemania enfrentaría “consecuencias terribles” si se viera obligada a recurrir al racionamiento, dijo Klaus Mueller, presidente de la Agencia Federal de Redes, en una entrevista con el periódico Handelsblatt. El regulador pidió a los alemanes que reduzcan el uso de energía ahora para ayudar a prevenir ese resultado.

Mientras tanto, los funcionarios alemanes comenzaron a recopilar datos de las empresas para un posible corte del lado ruso. Esta semana, los proveedores de gas enviaron cartas a las empresas para ayudar a determinar cómo racionar los suministros en caso de que se corten las entregas rusas.

Por el momento, el gobierno no tiene datos que le permitan calcular de manera confiable el efecto de un cese inmediato de las importaciones de gas, dijo Habeck en una entrevista con la cadena de televisión alemana ZDF la semana pasada.

PUBLICIDAD

“El juramento al cargo que he hecho no me permite jugar con la riqueza de este país”, dijo Habeck entonces. “La política es enfrentarse a la realidad y ensuciarse las manos”.

Con la asistencia de Michael Nienaber, Birgit Jennen, Isis Almeida, Jesper Starn y William Wilkes.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD