Mercados

Sanción al carbón ruso presagia problemas para el mercado global

No existe una alternativa clara para esa parte del comercio, y el resultado parece estar destinado a conducir a un efecto dominó que crearía una frenética carrera mundial por el carbón

Mina de carbón en Rusia
Por Todd Gillespie y I. Almeida
05 de abril, 2022 | 08:40 PM

Bloomberg — Europa se está arriesgando mucho a medida que avanza para prohibir el carbón ruso, lo que podría dejarla vulnerable a la escasez y a los apagones mientras el resto del mundo se enfrenta al aumento de los precios.

Rusia es el principal proveedor de carbón térmico de Europa, que se utiliza para alimentar las centrales eléctricas. A medida que la Unión Europea (UE) se une a Estados Unidos para adoptar una postura más dura contra la guerra de Vladímir Putin en Ucrania, el continente formula planes para eliminar gradualmente los envíos rusos. El problema es que no existe una alternativa clara para esa gran parte del comercio, y el resultado parece estar destinado a conducir a un efecto dominó que crearía una frenética carrera mundial por el carbón.

En un mercado que ha estado ajustado durante meses, los precios comienzan a dispararse. El carbón europeo subía este martes un 14% a un máximo de tres semanas después de darse a conocer la noticia de una propuesta de prohibición. El índice de referencia del carbón asiático alcanzó un máximo histórico en marzo, mientras que el carbón estadounidense superó la semana pasada los US$100 por tonelada por primera vez en 13 años.

PUBLICIDAD
Rusia ocupa el tercer sitio en envíos de carbón térmicodfd

“La sanción propuesta sería devastadora para las importaciones europeas de carbón”, dijo Fabian Ronningen, analista de la consultora noruega Rystad Energy. “Una parte del carbón puede obtenerse de otros mercados, pero en general, el mercado mundial es también muy ajustado”.

No se trata solo de que los suministros son escasos. También hay complicaciones logísticas cuando se habla de cambiar abruptamente a nuevos proveedores. La proximidad de Rusia a Europa ha sido durante mucho tiempo una de sus ventajas en un mercado que depende de envíos de cargas pesadas que duran varios días. Ahora, los compradores europeos tendrán que buscar en otra parte, ampliando la oferta de países tan lejanos como Sudáfrica, Australia e Indonesia, donde la calidad varía.

“El carbón ruso es el más cercano, el más barato y, en algunos mercados como Alemania, la especificación más adecuada, en términos de contenido de calor y azufre” para alimentar las estaciones de Europa, dijo Jake Horslen, analista de S&P Commodities Insights. Una prohibición de la UE “plantearía un desafío importante para los compradores que tendrían que buscar alternativas”, señaló.

PUBLICIDAD

A largo plazo, las perspectivas no son buenas para el carbón, el combustible fósil más sucio. Pero en este momento, el mercado está en auge, a medida que Europa se enfrenta a una crisis en el suministro de gas natural y aumenta el consumo de combustible con la recuperación pandémica. Las emisiones globales de carbono del sector eléctrico aumentaron a un récord el año pasado, en parte impulsadas por una mayor quema de carbón, según el grupo de expertos Ember.

Incrementar la producción de carbón para satisfacer la demanda ha sido un desafío. El mercado se ha visto afectado por interrupciones ferroviarias, el Covid-19 e incluso una prohibición temporal de exportación de Indonesia, el mayor exportador del mundo.

“La interrupción del suministro de carbón ruso es solo el último de una ola de problemas de suministro que han acosado al mercado desde principios del año pasado”, escribieron los analistas de Bank of America Corp. en una nota este mes.

Cualquier sanción al carbón ruso ejercerá presión sobre los ya escasos suministros de Europa. El carbón almacenado en los puertos de Ámsterdam, Róterdam y Amberes sigue estando en los niveles más bajos de la temporada en al menos seis años, según una encuesta semanal de acciones realizada por Argus Media.

Europa compra dos tipos de carbón a Rusia: el térmico, que se usa en las centrales eléctricas, y metalúrgico, que se usa en la fabricación de acero. La participación rusa en las importaciones de carbón térmico de la UE es de casi el 70%, con Alemania y Polonia particularmente dependientes.

El continente se ha vuelto cada vez más dependiente de Rusia a medida que su propia producción disminuyó. En 2020, Europa envió 57 millones de toneladas de carbón térmico desde Rusia, la gran mayoría de las importaciones, según la Agencia Internacional de Energía.

PUBLICIDAD