Sello de la Fed
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Es difícil saber cuánto tendrá que hacer la Reserva Federal de Estados Unidos para controlar la inflación. Pero una cosa es segura: Para ser eficaz, tendrá que infligir más pérdidas a los inversores en acciones y bonos.

Las cabezas de los participantes en el mercado ya están mareadas por el rápido cambio en las perspectivas de la política de tasas de interés de la Reserva Federal. Hace tan sólo un año no esperaban ninguna subida de tasas en 2022. Ahora prevén que la tasa de interés de los fondos federales se sitúe en torno al 2,5% a finales de este año y alcance un máximo de más del 3% en 2023.

PUBLICIDAD

El hecho de que esta previsión sea correcta dependerá de una serie de acontecimientos difíciles de predecir. ¿Con qué rapidez bajará la inflación? ¿Dónde tocará fondo a medida que la economía se reabra, la demanda se desplace de los servicios a los bienes y disminuyan las interrupciones de la cadena de suministro? ¿Qué ocurrirá en el mercado laboral, donde la inflación salarial anual es superior al 5% y la tasa de desempleo va camino de alcanzar en pocos meses su nivel más bajo desde principios de los años 50? ¿Saldrán más personas del paro, impulsando la oferta de trabajo? Junto con la moderación de la inflación, esto podría permitir a la Reserva Federal dejar de subir las tasas a un nivel neutral de alrededor del 2,5%. O bien, un mercado laboral cada vez más estrecho y una inflación persistente podrían obligar a la Reserva Federal a ser mucho más agresiva.

Entre las mayores incertidumbres: ¿Cómo afectará el endurecimiento de la Fed a las condiciones financieras, y cómo afectarán esas condiciones a la actividad económica? Esto es fundamental para el pensamiento del presidente de la Fed, Jerome Powell, sobre la transmisión de la política monetaria. Como dijo en su conferencia de prensa de marzo: “La política funciona a través de las condiciones financieras. Así es como llega a la economía real”.

PUBLICIDAD

Y tiene razón. A diferencia de muchos otros países, la economía estadounidense no responde directamente al nivel de las tasas de interés a corto plazo. La mayoría de los prestatarios de viviendas no se ven afectados porque tienen hipotecas a largo plazo y a tasa fija. Y, de nuevo, a diferencia de muchos otros países, muchos hogares estadounidenses tienen una parte importante de su riqueza en acciones. Como resultado, son sensibles a las condiciones financieras: Los precios de las acciones influyen en su sensación de riqueza y en su disposición a gastar en lugar de ahorrar.

Hasta ahora, la retirada de los estímulos por parte de la Fed no ha tenido mucho efecto en las condiciones financieras. El índice S&P 500 sólo ha bajado un 4% desde su máximo a principios de enero, y sigue estando muy por encima de su nivel prepandémico. Del mismo modo, el rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años se sitúa en el 2,5%, lo que supone un aumento de sólo 0,75 puntos porcentuales con respecto a hace un año y sigue estando muy por debajo de la tasa de inflación. Esto sucede porque los participantes en el mercado esperan que las tasas de interés a corto plazo más altas socaven el crecimiento económico y obliguen a la Fed a dar marcha atrás en 2024 y 2025, pero estas mismas expectativas están impidiendo el endurecimiento de las condiciones financieras que haría más probable ese resultado.

PUBLICIDAD

Los inversores deberían prestar más atención a lo que ha dicho Powell: Las condiciones financieras deben endurecerse. Si esto no sucede por sí solo (lo que parece poco probable), la Fed tendrá que sacudir a los mercados para lograr la respuesta deseada. Esto significaría subir la tasa de interés de los fondos federales mucho más de lo que se prevé actualmente. De un modo u otro, para controlar la inflación, la Reserva Federal tendrá que elevar los rendimientos de los bonos y bajar los precios de las acciones.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios