Rusia evita sanciones para inundar de energía a un mundo dispuesto a recibirla

Bloomberg Economics espera que Rusia gane unos US$320.000 millones por exportaciones de energía este año, un aumento de más de un tercio respecto a 2021

Gran parte del mundo sigue comprando energía a Rusia
Por Alan Crawford y Julian Lee
07 de abril, 2022 | 08:59 AM

Bloomberg — Mientras Europa se prepara para unirse a Estados Unidos y golpear al Kremlin con sanciones más severas por su guerra contra Ucrania, hay muchos indicios de que Rusia está encontrando formas de apuntalar su economía.

Cargamentos de crudo ruso Sokol del Lejano Oriente se han agotado para el próximo mes, y varias empresas chinas utilizaron su moneda local para comprar carbón ruso en marzo. Los flujos de gas de Rusia a Europa han aumentado, si es que se han movido en alguna dirección, desde la invasión del 24 de febrero. Ninguno de ellos es objeto de restricciones.

Bloomberg Economics espera que Rusia gane unos US$320.000 millones por las exportaciones de energía este año, lo que supone un aumento de más de un tercio respecto a 2021. El rublo ya ha recuperado su precio de antes de la guerra frente al dólar.

La capacidad de Rusia para continuar recibiendo el flujo de dinero de la energía y para impulsar su moneda está frustrando a los líderes occidentales, al tiempo que proporciona al presidente Vladimir Putin una victoria en casa, incluso con el país cada vez más aislado y el ejército ruso retirándose de franjas de Ucrania.

PUBLICIDAD

Las advertencias de Estados Unidos a la India esta semana sobre alinearse demasiado con Moscú muestran una conciencia de las limitaciones de las sanciones en un mundo que ha dependido demasiado del petróleo, el gas y otras materias primas rusas.

“No hay duda de que las sanciones financieras y de otro tipo han debilitado la economía rusa”, escribió el miércoles en un blog Patrick Honohan, miembro del Instituto Peterson de Washington y antiguo responsable de la política del Banco Central Europeo. “Pero las sanciones no llegan a paralizar la economía mientras no interrumpan el flujo de ingresos de las exportaciones”.

Rusia estima que la mitad de sus reservas están congeladas por las sancionesdfd

Los embajadores de la Unión Europea se reúnen este jueves en Bruselas para acordar una quinta ronda de sanciones, con propuestas para eliminar progresivamente el carbón ruso como primer paso para abordar las importaciones de energía. La Comisión Europea, el ejecutivo de la UE, también pretende prohibir la entrada de la mayoría de los camiones y barcos rusos en el bloque, con excepciones para los productos agrícolas, la ayuda humanitaria y la energía.

PUBLICIDAD

Las medidas se están coordinando con Estados Unidos y el Grupo de los Siete, y los gobiernos han recibido un nuevo impulso para intensificar las sanciones contra Putin tras descubrirse las atrocidades cometidas contra la población civil en las ciudades ucranianas liberadas del control ruso.

El presidente Volodymyr Zelenskiy dijo en su habitual discurso nocturno que la nueva ronda de sanciones parecía “espectacular”, pero que no era suficiente. “Difícilmente puede calificarse de proporcional a la maldad que el mundo vio en Bucha”, dijo.

Hacia el Este

Mientras Rusia se reagrupa para una nueva ofensiva en el este de Ucrania, China se prepara para recibir los primeros envíos de productos básicos de Moscú pagados en yuanes desde que varios bancos rusos fueron excluidos del sistema financiero internacional.

El crudo ruso que normalmente acabaría en las refinerías de Europa o Estados Unidos se dirige a Asia, donde los compradores, especialmente en la India, aprovechan los grandes descuentos. Los envíos desde los puertos rusos del Mar Negro y el Mar Báltico de Primorsk y Ust-Luga empezaron a dirigirse a la India en marzo, tras los cargamentos anteriores desde las mismas terminales a China.

Es probable que los ministros de Asuntos Exteriores de la UE discutan la imposición de un embargo de petróleo a Rusia cuando se reúnan la próxima semana, dijo Josep Borrell, jefe de la política exterior del bloque. En su intervención del jueves en Bruselas, Borrell dijo que la prohibición del petróleo no está en el más reciente paquete de sanciones, aunque espera que los ministros lo aborden el lunes, “y tarde o temprano -espero que temprano- ocurrirá”.

El suministro de gas natural de Rusia, que al igual que el petróleo aún no ha sido sancionado por la UE, sigue fluyendo libremente mientras Europa se enfrenta a una crisis de costes energéticos que está haciendo que los gobiernos se lo piensen dos veces antes de tomar cualquier medida que pueda hacer que los precios suban aún más.

Italia, uno de los mayores compradores de gas ruso, dijo el miércoles que apoyaría una prohibición si el bloque estuviera unido tras la idea, una medida a la que se ha opuesto hasta ahora Alemania, entre otros.

PUBLICIDAD

Compras de gas

Europa depende de Rusia para alrededor del 40% de sus necesidades de gas, y un tercio de esos suministros viajan a través de gasoductos que atraviesan Ucrania.

Cuando empezó la guerra, el aumento de los precios hizo que a las empresas europeas les resultara más barato pedir más suministros rusos con contratos a largo plazo que comprarlos en los centros de distribución del continente. Como resultado, aumentó la demanda de gas ruso por parte de Europa, lo que ayudó al exportador estatal Gazprom PJSC a aumentar sus ventas diarias a los principales mercados extranjeros en un 17% en marzo con respecto al mes anterior.

Los ingresos por exportación son lo que “la maquinaria militar rusa necesita” para continuar su guerra contra Ucrania, según el Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano, señalando a Hungría por su disposición a adherirse a Rusia y pagar la energía en rublos.

Aun así, no es que la economía rusa no esté sufriendo. Las empresas extranjeras están abandonando el país, y el desempleo se duplicará con respecto al primer trimestre. Según algunas estimaciones, va a superar el 9% por primera vez en más de una década.

PUBLICIDAD

Según Elina Ribakova y Benjamin Hilgenstock, economistas del Instituto de Finanzas Internacionales, es probable que las revelaciones de más atrocidades hagan que los países endurezcan su decisión y se muevan para recortar las importaciones de energía, aun a riesgo de sus propias economías.

“Aunque la resistencia a un embargo energético sigue siendo importante en muchos países europeos, incluida Alemania, pero sin limitarse a ella, es cada vez más improbable que esta postura pueda mantenerse durante mucho más tiempo si surgen más pruebas de los crímenes de guerra rusos”, señalaron.

--Con la ayuda de Fergal O’Brien, Isis Almeida y Elena Mazneva.