El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, habla durante un almuerzo en la Conferencia de Política Económica 2022 de la NABE en el Ritz-Carlton el 21 de marzo de 2022 en Washington, DC.
Tiempo de lectura: 5 minutos

La publicación el miércoles de las minutas de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos del 15 y 16 de marzo está generando un gran debate sobre los planes del banco central para reducir su abultado balance de US$9 billones. Obviamente, habrá implicaciones para la economía y los mercados financieros, pero todavía no se puede determinar con suficiente certeza cuáles serán. Inevitablemente, llevará tiempo. En consecuencia, aquí algunos temas clave en los que vale la pena reflexionar en las próximas semanas:

Por qué es importante

Hay una manera sencilla pero perspicaz de pensar por qué y cómo la reducción del balance de la Reserva Federal es importante.

PUBLICIDAD

Imagínese que está pensando en comprar una casa y se entera de que el propietario de muchas casas del barrio está considerando vender algunas. Imagínese que ese propietario ha duplicado el número de casas que tiene en sólo los dos últimos años, comprándolas sin preocuparse por el precio y el valor. E imagine que el propietario será igual de insensible al precio al dejarlas ir con el tiempo.

Sospecho que pensaría más si debería comprar su casa ahora. De hecho, necesitaría una razón más fuerte para hacerlo dada la preocupación por las valoraciones ante un vendedor grande, persistente y no comercial.

PUBLICIDAD

Esta es la situación a la que se enfrenta el mercado de renta fija ahora que la Fed ha señalado que está considerando la posibilidad de reducir su balance de forma gradual y constante a un ritmo de alrededor de US$1 billón al año.

Todavía no se ha anunciado un plan definitivo, e incluso cuando se ponga en marcha dicho plan, podrían producirse cambios en la dimensión, el ritmo y el equilibrio entre las reducciones pasivas (vencimientos) y activas (ventas). Y las consecuencias de dicho plan se complican por el hecho de que la Fed subirá las tasas de interés de manera simultánea.

PUBLICIDAD

No se trata de un ciclo de alza de tasas cualquiera. Dado que la Fed ya se ha quedado muy atrás en lo que respecta a la inflación, un número cada vez mayor de analistas de Wall Street ha aumentado sus previsiones hasta incluir varios movimientos de 50 puntos básicos. La tasa terminal también se está moviendo al alza, lo que aumenta la preocupación de que, ahora que la Fed se ve obligada principalmente por sus propias decisiones y por los errores en materia de inflación a luchar por ponerse al día, pueda acabar empujando a la recesión a una economía que, durante demasiados años, ha estado condicionada a vivir con tasas cercanas a cero y amplias inyecciones de liquidez.

El impacto en los mercados

El impacto absoluto es claro. Al revertir su papel de comprador grande, regular y no comercial de bonos del Estado, la Fed está poniendo fin a su prolongado régimen de liquidez ultra laxa que reprimió fuertemente los rendimientos en todo el complejo de bonos del Estado. Como influencia independiente en la fijación de precios, el impacto podría ser bastante pronunciado, dado que el impacto directo se ve acentuado por la probabilidad de que otros tenedores reales y potenciales de los valores que la Fed pretende reducir adapten su comportamiento.

PUBLICIDAD

Aunque la dirección de los rendimientos a corto plazo está clara (los segmentos de la curva se empinaron el jueves, con los rendimientos a 10 y 30 años subiendo al nivel más alto desde 2019), el tamaño y el calendario de los movimientos futuros son mucho más difíciles de determinar. La incertidumbre se relaciona con las otras influencias en los rendimientos de la deuda pública, incluida la evolución de la economía real.

Más interesante aún es el impacto relativo.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, la mayoría de las demás clases de subactivos del complejo de la renta fija han manejado relativamente bien los rendimientos más altos y volátiles de los gobiernos. Lo que no está claro es si esta volatilidad continuada de los rendimientos desestabilizará otros factores de riesgo como el crédito, la liquidez y el funcionamiento del mercado.

Si esto ocurriera, las acciones también podrían verse afectadas después de haberse beneficiado significativamente del condicionamiento inducido por la Reserva Federal, que convirtió las valoraciones en una función de TINA (No hay Alternativa a las Acciones), FOMO (Miedo a perderse otro movimiento alcista de las acciones) y, por tanto, BND (Comprar la caída, sin importar su causa).

PUBLICIDAD

El impacto en la economía

Tradicionalmente, el aumento de los rendimientos ha influido en la economía real a través de tres canales: asequibilidad, riqueza y sentimiento de riesgo.

Los efectos del canal de la asequibilidad, que tradicionalmente se transmiten en primer lugar a través de la vivienda y los automóviles, se verán moderados esta vez por las interrupciones de la oferta en la industria automotriz. Del mismo modo, se verán atenuados para las empresas, dado que muchas de ellas aprovecharon las condiciones financieras ultralaxas para ampliar su deuda de bajo coste y reducir sus costes de mantenimiento.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los efectos indirectos para ambos serán fuertes, dado el creciente número de hogares y empresas que se enfrentan a un aumento de los costes, especialmente por los altos precios de los alimentos y la energía.

El efecto riqueza es algo más incierto. Sin duda, los años de política monetaria altamente acomodaticia empujaron los precios de los activos al alza. Sin embargo, el retroceso inmediato depende también de la medida en que los inversores están dispuestos a pensar en los riesgos absolutos y no sólo en los relativos.

Esto está relacionado con el sentimiento general de riesgo. Es probable que se produzca una erosión, pero el ritmo y el alcance dependerán en gran medida de lo que ocurra en el sólido mercado laboral del país.

Conclusión

Incluso este estrecho análisis de los efectos del endurecimiento cuantitativo destaca la naturaleza polifacética y fluida del cambio en el paradigma de la liquidez de la Fed. Aunque siguen existiendo importantes incertidumbres, también hay claros resultados en esta fase inicial: Es probable que la reducción del balance de la Reserva Federal tenga consecuencias, los contornos generales de dónde se sentirán los efectos están claros, pero la magnitud específica y el calendario son imposibles de determinar ahora con un alto grado de certeza.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.