Actualidad

Ucrania: bandos se apresuran a rearmar frente oriental, que podría decidir la guerra

Hacer retroceder, o incluso contener, un avance demoledor de las unidades rusas reforzadas a través de Donetsk y Luhansk requeriría algo más que los misiles antitanque y antiaéreos ligeros suministrados por EE.UU. y Europa hasta ahora

Russian forces
Por Marc Champion, Natalia Drozdiak y John Follain
08 de abril, 2022 | 10:02 AM

Bloomberg — A medida que Rusia vuelve a centrar los objetivos de su invasión de Ucrania en el este, crece el reconocimiento en Kiev y en las capitales aliadas de que la ventana para evitar la partición de la nación y una larga guerra de desgaste puede ser estrecha.

La reciente retirada de las tropas rusas de los alrededores de Kiev representa una derrota para Moscú, después de que los militares ucranianos frenaran su avance con una combinación de guerra urbana y ataques a las líneas de suministro.

Sin embargo, hacer retroceder, o incluso contener, un avance demoledor de las unidades rusas reforzadas a través de las regiones orientales de Donetsk y Luhansk significaría llevar la lucha a campos de batalla abiertos, lo que requeriría algo más que los misiles antitanque y antiaéreos ligeros que Estados Unidos y Europa han suministrado hasta ahora.

PUBLICIDAD

“Aviones, misiles tierra-barco, vehículos blindados para el personal, sistemas pesados de defensa aérea”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, antes de reunirse con sus homólogos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Bruselas el jueves, cuando se le preguntó qué solicitaba.

Tras la reunión, predijo que la próxima batalla por el este recordaría a la Segunda Guerra Mundial, con operaciones a gran escala y miles de tanques y piezas de artillería.

“O nos ayudan ahora, y hablo de días, no de semanas, o su ayuda llegará demasiado tarde y mucha gente morirá”, dijo Kuleba. No dudó de que Ucrania recibiría las armas que necesita, dijo, pero “la cuestión es el plazo”.

PUBLICIDAD

Seis semanas luego de que el presidente ruso Vladimir Putin lanzara su invasión, la guerra está entrando en una nueva fase, una que puede permitir a Ucrania sólo semanas para conseguir y desplegar esas armas.

Ese es el tiempo que probablemente tarde Rusia en reconstituir unidades para un gran asalto en el este, añadiendo las zonas de la región del Donbás que quedan en manos ucranianas a una franja de territorio que ya tiene. Una vez conseguido esto, las fuerzas rusas podrían atrincherarse para dar una guerra larga y desestabilizadora con el objetivo de forzar un eventual acuerdo, imponiendo un alto precio a Ucrania, así como fuertes costos para la economía europea y para la propia Rusia.

“Los aliados deben hacer más y están dispuestos a hacer más para proporcionar más equipo, y se dan cuenta y reconocen la urgencia”, dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras la reunión del jueves. “Esta guerra puede durar semanas, pero también meses y posiblemente también años”.

La pregunta de si la guerra en Ucrania puede llegar a su fin rápidamente o se convierte en un conflicto de años como en Siria (en curso desde 2011) se considera ahora central, según un funcionario occidental familiarizado con las discusiones entre los aliados de la OTAN.

La exposición de los presuntos crímenes de guerra rusos contra los civiles en las ciudades recuperadas por Ucrania ha dado un nuevo impulso a las sanciones de Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea contra Rusia. El jueves, la UE acordó prohibir las importaciones de carbón ruso, y es probable que sigan los debates sobre posibles embargos de petróleo y gas natural.

Las sanciones no han tenido ningún impacto discernible en los planes de invasión de Putin hasta la fecha, por lo que la atención se centra cada vez más en las armas capaces de equilibrar la balanza sobre el terreno en lo que el ministro de las Fuerzas Armadas del Reino Unido, James Heappey, describió en una declaración el jueves como “esta próxima fase del conflicto”.

PUBLICIDAD

Heappey acababa de recibir a un grupo de altos oficiales ucranianos, encabezados por el viceministro de Defensa Volodymyr Havrylov, para realizar demostraciones de “una serie de equipos y opciones para un mayor apoyo militar, incluyendo sistemas de misiles defensivos y vehículos de movilidad protegida”, según el comunicado.

La OTAN se ha negado a enviar tropas a Ucrania o a suministrarle aviones, alegando el riesgo de desencadenar un conflicto mayor con Rusia. Tampoco impondrá una zona de exclusión aérea, como ha solicitado en repetidas ocasiones el presidente Volodymyr Zelenskiy.

La reticencia inicial de los aliados de la OTAN a enviar mayor armamento ofensivo por las mismas razones está remitiendo, aunque demasiado lentamente desde el punto de vista de Ucrania. Kuleba señaló a Alemania, celebrando el cambio de Berlín, pero criticando su lentitud. “Berlín tiene tiempo, Kiev no”, dijo.

PUBLICIDAD

Alemania había ofrecido a Ucrania 100 tanques Marder, pero ese acuerdo parece ahora en duda, ya que han estado tanto tiempo parados bajo la lluvia que necesitarían meses de reparación, según un funcionario alemán.

El Reino Unido ya dijo que iba a añadir su sistema antiaéreo Starstreak a las 3.615 armas ligeras antitanque, conocidas como NLAW, que ha enviado a Ucrania. The Times of London informó esta semana que el Reino Unido también estaba decidiendo entre dos modelos de vehículos de patrulla blindados (el Mastiff y el Jackal) para enviar.

PUBLICIDAD

Australia dijo el 1 de abril que entregaría sus vehículos blindados de transporte de personal Bushmaster a Ucrania, después de que Zelenskiy los solicitara específicamente. Ese mismo día, Estados Unidos dijo que ayudaría a los países que tienen tanques de diseño soviético conocidos por el ejército ucraniano a transferirlos a Kiev.

Tanques, Drones

Una transmisión pública de la República Checa mostró esta semana imágenes de cinco tanques T-72 y cinco vehículos blindados cargados en un tren, diciendo que se trataba de una entrega a Ucrania acordada con los aliados de la OTAN. La ministra de Defensa, Jana Černochová, confirmó en un tuit que los checos estaban haciendo entregas, pero dijo que no ayudaría a Rusia identificándolos.

Washington también está enviando a Ucrania drones armados Switchblade, así como nuevos suministros de misiles antitanque Javelin para su uso en el frente oriental una vez que comience el esperado asalto ruso, según funcionarios estadounidenses.

PUBLICIDAD

Las cantidades de armamento pesado son por ahora reducidas y algunos equipos requieren meses de entrenamiento para su manejo. No está claro si se podrá desplegar una cantidad suficiente en el frente del Donbás a tiempo para hacer frente a la esperada embestida rusa. Un conflicto de alta intensidad agota rápidamente la munición y el equipo, y las fuerzas ucranianas se enfrentarán a sus propios desafíos logísticos, ya que Rusia ataca los depósitos de combustible y municiones con ataques de misiles de largo alcance.

También dependerá en gran medida de la capacidad rusa para reconstituir y concentrar las fuerzas que han sido golpeadas en el norte.

Para tener éxito, Ucrania necesitará no sólo tanques, sino también buena inteligencia, más del armamento ligero avanzado que ha utilizado con tanto éxito y amplias fuerzas territoriales para evitar el cerco por detrás de sus fuerzas de primera línea, dijo en un hilo de Twitter Mark Hertling, ex comandante del Ejército de Estados Unidos en Europa.

PUBLICIDAD

“Donbas será una batalla de agotamiento”, dijo.

Mark Hertling (@MarkHertling): Se trata de los combates tácticos de “primera línea” en el Donbas. La RUP debe seguir ocupándose de la asistencia a los civiles, de la catalogación de los crímenes de guerra, de la lucha contra los asaltos de la UR en Crimea, Mykolaiv, Kharkiv, etc. en todos los demás lugares. Donbas será una batalla de desgaste. UKR está preparada para ello.

Con la asistencia de Arne Delfs.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD