Moshe Dayan
Tiempo de lectura: 4 minutos

Recientemente, y por una buena razón, la atención del mundo se ha centrado en la guerra rusa contra Ucrania. Altamente desapercibida ha pasado una serie de ataques terroristas palestinos en las ciudades de Israel.

Los perpetradores han sido lobos solitarios, animados por Hamás y la Yihad Islámica, pero no afiliados a ninguna banda terrorista. Después de cada ataque, el gobierno ha prometido tomar medidas drásticas poniendo a la policía y a las fuerzas antiterroristas en alerta máxima. Pero el jueves por la noche, un pistolero solitario de la ciudad cisjordana de Jenin puedo evadir la redada, entró en un bar abarrotado de Tel Aviv, gritó “Allah hu Akbar” y abrió fuego. El recuento de cadáveres es de tres.

PUBLICIDAD

Una búsqueda después del ataque fue televisada en tiempo real por todos los canales de televisión israelíes. Se advirtió a los habitantes de Tel Aviv que se encerraran en sus casas. Mientras la ciudad dormía, el perpetrador fue capturado y “neutralizado” en una mezquita cercana.

El terrorista no tenía antecedentes. Su padre, al enterarse de la noticia, elogió a su hijo como mártir. Los palestinos en Gaza y partes de Cisjordania celebraron el acto de heroísmo repartiendo dulces a los jóvenes.

PUBLICIDAD

Los medios de comunicación reclutaron a los expertos habituales para explicar por qué está ocurriendo esta ola de terror hoy. ¿En qué se diferencia de todas las demás olas de terror? ¿Cómo se puede detener? ¿Qué debemos hacer a continuación?

Estas son preguntas retóricas. La violencia árabe contra los judíos ha sido una constante de la vida en este país desde 1920. Es una condición crónica. Los expertos pueden detectar diferencias sutiles y los gobiernos pueden emplear varias curitas tácticas, pero una ola es una ola. Si tiene su hogar a orillas del río Misisipi, puede esperar empaparse de vez en cuando.

PUBLICIDAD

Nadie entendió esto mejor que Moshe Dayan, el legendario guerrero israelí. Era jefe de personal del ejército israelí en 1956, cuando un ataque terrorista desde Gaza mató a un joven kibbutznik (miembro de un kibbutz), Roi Rotberg, a lo largo de la frontera. Dayan pronunció un elogio en la tumba. El público clamaba venganza contra el fanatismo árabe, pero él tenía un mensaje diferente.

“No culpemos a los asesinos”, dijo. “¿Por qué deberíamos quejarnos de que nos odian? Durante ocho años se han sentado en campos de refugiados y han visto con sus propios ojos cómo hemos hecho una patria a partir de la tierra y las aldeas donde alguna vez vivieron ellos y sus antepasados”.

PUBLICIDAD

Dayan pidió al público israelí que rechazara la venganza por un realismo claro. “No de los árabes de Gaza debemos exigir la sangre de Roi, sino de nosotros mismos”, dijo. “No estamos dispuestos a ver el destino de nuestra generación en toda su crueldad… Más allá de las pesadas puertas de Gaza, cientos de miles de ojos y brazos se juntan y rezan por el inicio de nuestra debilidad para que nos hagan pedazos, ¿es así? debe ser olvidado?

Dayan era un granjero de Galilea. Creció entre árabes, hablaba su idioma y respetaba su cultura. Pero entendió que la necesidad de una patria judía era primordial y urgente. “Somos una generación de asentamiento”, dijo. “Nuestros niños no pueden tener vidas para vivir si no construimos refugios. Sin alambre de púas y ametralladoras, no seremos capaces de pavimentar un camino o perforar para obtener agua. Los millones de judíos, aniquilados sin tierra, nos miran desde las cenizas de la historia de Israel y nos ordenan establecernos y reconstruir una tierra para nuestro pueblo”.

PUBLICIDAD

“Nuestro reconocimiento comienza con nosotros mismos”, concluyó. “No debemos acobardarnos ante el odio que acompaña y llena la vida de cientos de miles de árabes que viven a nuestro alrededor y esperan el momento en que sus manos puedan reclamar nuestra sangre. No debemos desviar la mirada y permitirnos debilidad. Ese es el decreto de nuestra generación. Esa es la elección de nuestras vidas: estar armados y dispuestos, fuertes e inflexibles, para que la espada no sea arrebatada de nuestra mano y nuestras vidas sean cortadas”.

Dayan no era un belicista. Más adelante en su vida, como ministro de Relaciones Exteriores, desempeñó un papel indispensable para lograr la paz con Egipto. Los egipcios tenían reclamos territoriales. Sus agravios podrían resolverse redibujando el mapa del Sinaí, un acuerdo que ha dejado satisfechas a ambas partes y que se prolongó durante más de cuatro décadas.

PUBLICIDAD

También entendió la ira palestina. Una vez comentó que, si hubiera sido un joven palestino, probablemente se habría unido a la OLP (Organización para la Liberación de Palestina). Abogó por la generosidad hacia los árabes de Cisjordania y Gaza, pero no por la independencia. Un estado palestino tendrá que esperar un cambio en la mentalidad palestina.

Mientras tanto, los israelíes existirán, como lo han hecho durante un siglo, con la amenaza del terrorismo palestino. Puede venir en forma de cohetes desde Gaza, pistoleros solitarios de Cisjordania, quizás Hezbolá en el Líbano. Habrá un fuerte clamor público. Los heridos serán vendados, los muertos, enterrados. El gobierno responderá con cualquier contramedida que calme las cosas. Eventualmente la ola terminará. Y los israelíes, sabiendo perfectamente que viene otro, se ocuparán de sus asuntos.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar