Mercados mundiales bajan de nuevo; rememoran caída de 2018

La razón principal es el plan de la Fed de endurecer la política monetaria para contener la peor inflación vista en EE.UU. en cuatro décadas, aunque eso amenace el crecimiento económico

Nasdaq
Por Lu Wang
11 de abril, 2022 | 06:46 PM

Bloomberg — Los días buenos de marzo han terminado definitivamente en los mercados globales.

Desde acciones y bonos, todo está cayendo nuevamente, incluso el petróleo ha retrocedido desde niveles cercanos a récords. Es una liquidación concertada de activos cruzados con ecos de la caída de octubre de 2018 impulsada por las tasas de interés.

VER +
Bolsas de EE.UU. inician semana con pérdidas; Colcap se desliga y sube en LatAm

Podríamos decir que la culpa radica en la intención de la Reserva Federal de los Estados Unidos de endurecer la política monetaria para contener la peor inflación registrada en cuatro décadas, aunque eso amenace el crecimiento económico. A diferencia de hace cuatro años, cuando el presidente de la Fed, Jerome Powell, enfrentó la turbulencia del mercado que eventualmente lo obligaría a revertir la política monetaria, los inversores en las últimas semanas han estado sujetos a que un funcionario de la Fed tras otro prometa tasas cada vez más altas.

A medida que el apoyo monetario disminuye rápidamente y los riesgos de recesión aumentan, los inversores se están resguardando. Empresas resistentes a una desaceleración económica, como la atención médica, vuelven a estar favorecidas. Lo mismo ocurre con el efectivo y las acciones que pagan dividendos. Mientras tanto, la demanda de cobertura está aumentando en el mercado de opciones.

PUBLICIDAD
Todos los principales activos, desde acciones hasta bonos, están en rojodfd

“El denominador común en cada caso es el miedo a la recesión, que ha superado el efecto previsto del aumento de las tasas de interés”, dijo Robert DeLucia, asesor económico sénior de Empower, una empresa de servicios de jubilación. “Vemos una estampida en las acciones defensivas y una aversión a las acciones económicamente sensibles”.

Tras más de una semana de haber iniciado abril, los fabricantes de jabón, las farmacéuticas y las empresas de servicios públicos dominan la lista de ganadores de las industrias del S&P 500. En la parte inferior están los productores de chips y las compañías navieras, empresas cuya perspectiva de ganancia está estrechamente ligada a la economía. El índice de referencia más observado del mundo ha bajado un 2,6% este mes, incluida una caída del 1,7% el lunes.

Los mercados emergentes también están viendo pérdidas, con índices de acciones y bonos en la categoría de activos a la baja, un 2,6% y un 1,4%, respectivamente.

PUBLICIDAD

Ahora que la Fed está sumida en lo que se espera que sea el ciclo de ajuste más agresivo desde 1994, la alerta de recesión es cada vez más intensa.

De todos modos, la evidencia de una contracción del crecimiento es escasa en este momento. El mercado laboral está en auge, la financiación al consumo parece saludable y los planes corporativos sobre el gasto de capital siguen siendo sólidos. Lo que es seguro es que la línea dura de la Fed todavía tiene la capacidad de impactar a los mercados.

VER +
Petróleo toca mínimo de seis semanas con peores perspectivas de demanda de China

Los bonos del Tesoro se vendieron de manera masiva y el rendimiento a 10 años subió hasta el 2,75% y las tasas ajustadas por la inflación son cada vez más altas. Un índice de Bloomberg que hace seguimiento a los bonos del Gobierno ha bajado casi un 2% en abril, en camino hacia su quinta caída mensual consecutiva, la más larga desde 2016.

Los índices que rastrean los bonos con grado de inversión y la deuda de alto rendimiento también han caído. Si las acciones, los bonos y el petróleo cierran abril a la baja, sería la primera vez desde 2018 que todos los principales activos sufren pérdidas.

Ahora que los bonos soberanos pierden popularidad, una cohorte de inversores busca refugio en el efectivo. En la encuesta de marzo de Bank of America Corp. a administradoras de dinero, las tenencias de efectivo aumentaron al nivel más alto desde abril de 2020.