Mercados

Guerra en Ucrania da mayor influencia en negociaciones a productores de crudo

Hay señales de que las próximas dos COP corren el riesgo de ser cooptadas por los intereses petroleros debido a la estrecha relación entre Arabia Saudita y los países anfitriones

Abdulaziz bin Salman, ministro de Energía de Arabia Saudí, en el centro. La nación ha dicho que la demanda de petróleo se mantendrá fuerte durante décadas y está gastando miles de millones de dólares para aumentar su capacidad de producción.
Por Jess Shankleman y Jennifer A. Dlouhy y Verity Ratcliffe
11 de abril, 2022 | 10:29 PM

Bloomberg — Los productores de petróleo siempre han sido un blanco fácil en las cumbres climáticas anuales de las Naciones Unidas. Este año, con la guerra de Rusia en Ucrania impulsando la demanda de combustibles fósiles, se están preparando para contraatacar.

Mientras las economías occidentales buscan desesperadamente alternativas a las exportaciones de Vladímir Putin, muchas están trabajando para aumentar el suministro de energía, ya sea limpia o no. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha ordenado una liberación sin precedentes de crudo de emergencia, mientras que Polonia ha señalado que quiere usar carbón más allá de la fecha establecida para 2050 por la Unión Europea para alcanzar emisiones netas cero. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, viajó a Arabia Saudita para pedir un aumento de la producción de petróleo.

El ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, Suhail Al-Mazrouei, resumió el cambio de suerte de la industria en una conferencia en Dubái el mes pasado. “Los productores de petróleo se sintieron no deseados en la COP26, sintieron que estábamos en un rincón”, dijo. “Ahora, somos como superhéroes”.

PUBLICIDAD

El Reino Unido prohibió a las compañías petroleras participar en acuerdos de patrocinio en la reunión realizada en Glasgow en noviembre pasado, diciendo que sus objetivos de cero emisiones netas no eran creíbles. Fue una victoria para los activistas ecologistas que habían criticado a Polonia por permitir que las compañías de carbón colocaran su marca en todas las COP que acogió, en 2013 y 2018. La decisión también conmovió a los ejecutivos petroleros, incluido el director ejecutivo de Shell, Ben van Beurden, quien se quejó de no sentirse bienvenido antes de las conversaciones del año pasado.

Es poco probable que la industria enfrente la misma resistencia este año. Egipto, que supervisará la COP27 en la ciudad turística de Sharm El-Sheikh este noviembre, históricamente se ha alineado con un grupo de países en desarrollo que han resistido la presión para hacer más por reducir las emisiones. Se argumenta que los países africanos no deben verse privados de la oportunidad de explotar sus reservas de petróleo y gas, y se enfatiza que la prioridad de la reunión de este año debe centrarse en lograr que los países ricos paguen más para ayudarlos en la transición hacia la energía limpia.

Si bien Emiratos Árabes Unidos, el anfitrión de la reunión de 2023, ha sido relativamente líder dentro de la región en políticas climáticas, convirtiéndose en el primer productor de petróleo del golfo Pérsico en establecer un objetivo de cero emisiones netas en octubre pasado, todavía está totalmente a favor de continuar usando combustibles fósiles. El país quiere cambiar la narrativa de la COP para que los hidrocarburos se vean como parte de la solución, en lugar del problema, según una persona familiarizada con la estrategia de la nación. Los funcionarios de Emiratos Árabes Unidos y Egipto ya están trabajando en estrecha colaboración para asegurarse de que las dos conferencias estén alineadas, dijo la persona.

PUBLICIDAD

También hay señales de que las próximas dos COP corren el riesgo de ser cooptadas por los intereses petroleros debido a la estrecha relación entre Arabia Saudita y los países anfitriones. Arabia Saudita prometió US$15.000 millones para apoyar a Egipto a medida que su economía se ve presionada por la guerra en Ucrania, depositando los primeros US$5.000 millones el mes pasado.

El Gobierno saudí ha dicho que invertirá más en energía solar y eólica y que dependerá en gran medida de la tecnología de captura de carbono. Al mismo tiempo, la nación ha dicho que la demanda de petróleo se mantendrá fuerte durante décadas y está gastando miles de millones de dólares para aumentar su capacidad de producción.

Si bien la guerra obligará a las naciones a adoptar un enfoque más realista para abordar el cambio climático, también debería ayudarlos a darse cuenta de que su seguridad nacional depende de cambiar a energía limpia local, dice Christiana Figueres, arquitecta del Acuerdo de París de 2015. “Lo que espero ver a partir de este año, y el resto de la década, es un cambio de tono que realmente tiene que ver con la seguridad nacional, incluso para Occidente”, dijo.

Aun así, el entorno geopolítico actual significa que hay pocas posibilidades de que la reunión de la COP de noviembre termine con un consenso sobre la necesidad de eliminar gradualmente el consumo de petróleo y gas, según Alden Meyer, experimentado participante de la COP y asociado sénior del grupo de investigación E3G. Todos los países deben ponerse de acuerdo sobre el documento final al final de la cumbre, lo que significa que cualquier nación puede descarrilar todo el proceso.

PUBLICIDAD