Empobrecida región de Brasil es clave para elección presidencial

El resultado de los comicios aún puede depender de los subsidios gubernamentales en una nación dividida por la desigualdad

Región empobrecida de Brasil es clave para elección presidencial
Por Daniel Carvalho
13 de abril, 2022 | 07:39 PM

Bloomberg — Cuando pregona sus mercancías al borde de la carretera en la ciudad de Salgueiro, en el noreste del país, el vendedor ambulante Matheus Silva tiene una nueva oferta para este año electoral en Brasil.

Además de los limpiaparabrisas, las fundas para los asientos de los autos y las hamacas, en un día laboral reciente, Silva vendió toallas con los dos principales candidatos a la presidencia a 35 reales (US$7) cada una. A última hora de la tarde había vendido cuatro que mostraban al presidente Jair Bolsonaro y seis de su probable retador, Luiz Inácio Lula da Silva, pero, agregó, previamente había vendido más toallas de Bolsonaro en el pueblo vecino de Cabrobó.

“Es un empate”, concluyó Silva.

Matheus Silva vende toallas con los dos principales candidatos a la presidencia cerca de Salgueiro, Brasil, en febrero. Fotógrafo: Jonne Roriz/Bloombergdfd

Después de un mandato turbulento de cuatro años en el que desestimó la gravedad del Covid-19, se enfrentó al Poder Judicial y revocó las protecciones para la Amazonía, Bolsonaro, de 67 años, aparece detrás del expresidente en las encuestas para las elecciones presidenciales de octubre. Pero las señales de apoyo incluso en lugares como Salgueiro, nada menos que el estado natal de Lula, Pernambuco, sugieren que el presidente en ejercicio todavía tiene posibilidades.

PUBLICIDAD

Una gira por tres estados del sertao, o interior, del noreste de Brasil a mediados de febrero mostró que los vientos en contra más fuertes para la reelección de Bolsonaro provienen menos de sus políticas más controvertidas que de una economía débil y una inflación desenfrenada que están golpeando más fuertemente a los pobres.

VER +
Ventaja de Lula por sobre Bolsonaro disminuye en más reciente encuesta en Brasil

Sin embargo, en lugar de que esto se traduzca en un apoyo sólido para su oponente Lula, de 76 años, muchas personas están indecisas sobre cómo votar.

Si el presidente tiene la oportunidad de cambiar el rumbo a su favor, sería gracias a su programa de asistencia en efectivo para las familias más pobres. En particular, su principal subsidio gubernamental, el “Auxilio Brasil”, se ha vuelto crucial para su destino electoral, y el desempeño de Bolsonaro en el noreste será un indicador clave de si puede ayudarlo a obtener suficientes votos para hacerse de un segundo mandato.

PUBLICIDAD

“El noreste será decisivo en esta elección”, dijo Creomar de Souza, CEO de Dharma Political Risk and Strategy, una consultora con sede en Brasilia. “Es donde Lula y Bolsonaro medirán su fuerza”.

Los vientos en contra de la reelección de Bolsonaro no provienen tanto de sus polémicas políticas como de la debilidad de la economía y la inflación galopante, que están afectando más a los pobres. dfd

La elección de Brasil se perfila como una dura contienda entre polos opuestos en el espectro político para determinar la dirección de la economía más grande de América Latina en un momento de cambio. Los líderes de izquierda tomaron el poder el año pasado en Perú y Chile y el de Colombia tiene posibilidades de ganar, a medida que crece el malestar en la región rica en recursos y desigualdades que quedaron expuestas y agravadas por la pandemia.

En Brasil, la división es geográfica. La región sureste, que incluye el centro financiero de Sao Paulo, representó cerca del 55% de la producción económica de Brasil el año pasado, según estimaciones de LCA Consultores. Eso se compara con el 13% para el noreste, y solo la escasamente poblada región norte registra una producción menor. En consecuencia, la región noreste tiene más hogares que reciben Auxilio Brasil que cualquier otra.

También es la única de las cinco regiones de Brasil que Bolsonaro no logró ganar en 2018. Pero con alrededor del 30% de los 215 millones de habitantes del país, su equipo de campaña lo considera clave para sus posibilidades de reelección.

Eso ayuda a explicar por qué el presidente ha visitado la región más que cualquier otra en el último año, registrando 31 viajes hasta fines de marzo, incluido el más reciente, realizado el 30 de marzo.

Penaforte en el estado de Ceará. Fotógrafo: Jonne Roriz/Bloombergdfd

Bolsonaro no ganará en el noreste, reconoció su jefe de gabinete, Ciro Nogueira, en una entrevista con TV Globo emitida el mes pasado. “Pero tendrá una votación mucho más alta que la que tuvo en las últimas elecciones”, dijo Nogueira. “En general, creo que Lula ganará en el noreste, pero perderá en el resto del país de manera muy significativa”.

VER +
Popularidad de Bolsonaro aumenta de cara a elecciones de octubre en Brasil

Los subsidios del gobierno están configurados para dar forma a ese resultado. La tasa de pobreza de Brasil cayó a un mínimo histórico del 4,8% de la población en agosto de 2020 cuando el gobierno de Bolsonaro pagó $600 reales (US$127,8) al mes a las familias necesitadas en el punto álgido de la primera ola de la pandemia, lo que coincidió con un máximo en el índice de aprobación del presidente. Cuando las ayudas se redujeron a la mitad en octubre de 2021, los niveles de pobreza se dispararon hasta el 13%. El gobierno ahora está pagando $400 reales a un número menor de familias. En promedio, Auxilio Brasil es el doble de lo que pagó Bolsa Familia, el equivalente del gobierno de Lula.

PUBLICIDAD

Los días de pago, se forman largas filas alrededor de las sucursales bancarias para recibir lo que para algunas personas es su única fuente de ingresos regular.

Una inflación superior al 11%, impulsada por el aumento de los precios de los combustibles y los alimentos, está afectando el poder adquisitivo de todas las familias, pero especialmente de las más pobres. Una encuesta del instituto Datafolha publicada a fines de marzo encontró que uno de cada cuatro brasileños dijo que la cantidad de alimentos disponibles en el hogar en los últimos meses fue menor de lo que necesitaban para alimentar a la familia.

“La comida, la electricidad, el gas para cocinar, todo eso pesa mucho más en la vida de una persona que gana un salario mínimo”, dijo Tania Bacelar, socia de la consultora Ceplan con sede en la ciudad nororiental de Recife.

La Fundación Getulio Vargas, un influyente grupo de expertos, considera que alguien que gana menos de 261 reales al mes (US$56) es pobre. Según esa medida, la pobreza disminuyó constantemente durante los dos mandatos de Lula, de 2003 a 2010, y en el primer mandato de su sucesora, Dilma Rousseff. Y a eso se ha aferrado Lula durante su campaña.

PUBLICIDAD

“Durante el gobierno del Partido de los Trabajadores había comida en la mesa, empleos formales y un salario valioso”, dijo Lula en un discurso televisivo el 29 de marzo. Hoy, lo que vemos es hambre, precios altos y pobreza en las calles”.

Bolsonaro está tratando de abordar ese déficit. A mediados de marzo, dio a conocer un paquete de gasto social por $165.000 millones de reales dirigido a la clase media y pobre. También eximió a los alimentos básicos de los impuestos de importación, incluidos el café tostado, el queso, los macarrones y el azúcar. Las encuestas sugieren que su enfoque en la ayuda a los pobres lo está ayudando a roer la ventaja de Lula. El expresidente tenía un respaldo del 45% en una encuesta de Genial Investimentos/Quaest publicada el 7 de abril, frente al 44% de marzo, mientras que el apoyo a Bolsonaro aumentó del 26% al 31%.

PUBLICIDAD

“Brasil está pasando por un momento difícil”, dijo el presidente en un acto público el 29 de marzo, citando el impacto de la inflación. Lo atribuyó a la pandemia y a las acciones de los gobernadores estatales al aplicar medidas restrictivas para contener la propagación del virus.

Personas hacen fila frente a un banco para recibir ayuda del Gobierno en Juazeiro do Norte, estado de Ceará.dfd

Más de 660.000 personas han muerto de Covid-19 en Brasil, más que en cualquier parte del mundo, excepto Estados Unidos. Bolsonaro promovió reuniones, ridiculizó el uso de mascarillas, criticó las vacunas y apoyó curas sin base científica. Las encuestas muestran que los votantes son críticos con su manejo de la pandemia, pero también expresan comprensión por cualquier presidente que se enfrente a una crisis de tal magnitud.

“Es más probable que sufra las consecuencias de una pérdida de poder adquisitivo y un alto grado de desempleo y subempleo que los resultados de la pandemia”, dijo Graziella Testa, profesora de la Escuela de Políticas Públicas y Gobierno de la Fundación Getulio Vargas en Brasilia.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el sertao del noreste de Brasil, conocido durante mucho tiempo como una región empobrecida, ve señales de cambio. Mientras que antes el agua era suministrada principalmente por camiones, un proyecto de riego masivo para desplegar el río Sao Francisco ahora está dando sus frutos. Concebido por primera vez en la década de 1870, el trabajo en los 700 kilómetros de canales comenzó en 2007 bajo el gobierno de Lula y se está completando bajo Bolsonaro. Una medida de su éxito es que ambos bandos están discutiendo sobre quién merece el crédito por el proyecto de infraestructura de cerca de $15.000 millones de reales que atraviesa cuatro estados y tiene el potencial de llevar agua a 12 millones de personas.

VER +
Gurú político de presidente Bolsonaro fallece a los 74 años

No obstante, esto da poco consuelo a José Demontie de Souza, de 61 años, quien vivió en Sao Paulo durante 14 años antes de regresar a Ceará. Ahora duerme en una hamaca y solo tiene luz porque se conectó a la casa de al lado. Su refrigerador está descompuesto y le sirve de armario.

Tiene poca afinidad con Bolsonaro, pero no planea votar por Lula. Los precios altísimos están provocando “la peor crisis” que ha visto. La vida, dijo, “debería ser mejor para los que ya tenemos cierta edad”.

Con la asistencia de Simone Preissler Iglesias y Gabriela Mestre.