Europa

Boris Johnson revela plan para enviar solicitantes de asilo a Ruanda

La medida, que supone un importante cambio de enfoque, está diseñada para disuadir a la gente de realizar la peligrosa travesía, dijo el primer ministro británico

El primer ministro británico
Por Joe Mayes y Alex Morales
14 de abril, 2022 | 09:03 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Boris Johnson reveló un controvertido plan para enviar a Ruanda a los solicitantes de asilo que crucen el Canal de la Mancha, una medida que, según el primer ministro del Reino Unido, se enfrentará a importantes obstáculos legales mientras trata de posicionar a su gobierno en un tema político candente.

Los inmigrantes que llegan a Gran Bretaña en pequeñas embarcaciones corren el riesgo de ser enviados al estado africano, dijo Johnson en un discurso el jueves. La medida, que supone un importante cambio de enfoque, está diseñada para disuadir a la gente de realizar la peligrosa travesía, dijo. Unas 28.000 lo hicieron el año pasado.

PUBLICIDAD

“Este problema ha acosado a nuestro país durante demasiado tiempo y ha causado demasiado sufrimiento humano y tragedia”, dijo Johnson. “Este es el gobierno que se niega a eludir las decisiones difíciles”.

Es probable que el plan desencadene una enorme polémica política en el Reino Unido, dadas las críticas a las que se enfrentan otros países con políticas similares. Ya ha habido una importante reacción de los partidos de la oposición y de los grupos de derechos humanos, mientras que no es seguro que Johnson pueda contar con el apoyo de todos sus legisladores conservadores, algunos de los cuales se han manifestado en contra del principio de los centros extraterritoriales en el pasado.

PUBLICIDAD

Johnson pareció saborear la batalla que se avecina, y predijo que una impugnación en los tribunales haría improbable que el plan siguiera adelante inmediatamente. Sabe que eso presionará al principal partido de la oposición, el Partido Laborista, antes de las elecciones locales del 5 de mayo, al tiempo que apelará a los votantes tories que apoyaron el Brexit con el argumento de que impulsaría el control de la inmigración.

Las próximas elecciones generales están previstas para 2024.

Críticas

La ministra de Interior en la sombra del Partido Laborista, Yvette Cooper, calificó el plan de “inviable, poco ético y extorsionador”. El Consejo de Refugiados lo calificó de “cruel y desagradable” y acusó al Gobierno de tratar a los refugiados como “no más que una carga humana que se envía a otro lugar”.

Johnson rechazó las críticas de que la política carece de compasión, y dijo que es peor fomentar un sistema en el que muchos solicitantes de asilo son explotados por contrabandistas de personas y se ahogan en el Canal. También defendió a Ruanda, diciendo que el país ha mejorado en los últimos años y es uno de los más seguros del mundo.

PUBLICIDAD

Derechos humanos

No obstante, la propia embajadora internacional del Reino Unido para los derechos humanos, Rita French, criticó en julio a Ruanda por no haber aceptado “llevar a cabo investigaciones transparentes, creíbles e independientes sobre las denuncias de violaciones de los derechos humanos, incluidas las muertes bajo custodia y la tortura”.

Johnson no dijo qué proporción de los migrantes se enviaría a Ruanda -aunque dijo que el acuerdo con la nación africana “no tiene límites”- ni cuánto le costaría al gobierno del Reino Unido reubicarlos.

PUBLICIDAD

El ministro del gabinete, Simon Hart, dijo anteriormente a Sky News que el acuerdo con Ruanda costará unos 120 millones de libras (US$158 millones), y que se centra en “los migrantes económicos masculinos, en su mayoría”.

En una conferencia de prensa conjunta el jueves con la ministra del Interior británica, Priti Patel, en la capital ruandesa, Kigali, el ministro de Asuntos Exteriores, Vincent Biruta, dijo que su país tiene capacidad para recibir a los migrantes del Reino Unido y que planea invertir en más “infraestructura social” para hacer posible los planes, incluida la educación.

PUBLICIDAD

“Les estamos dando la oportunidad de hacer una nueva vida en nuestro país como miembros de pleno derecho de nuestras comunidades”, dijo Biruta. “Esto no sólo les ayudará a ellos, sino que beneficiará a Ruanda y a los ruandeses y ayudará a avanzar en nuestro propio desarrollo”. A los que no quieran establecerse en Ruanda se les ayudará a volver a su país de origen, o a otros países que reciban inmigrantes, dijo.

La presión del Partygate

El anuncio se produce en un momento en el que Johnson está tratando de desviar la atención del llamado escándalo Partygate, que ha perseguido a su gobierno desde finales del año pasado.

PUBLICIDAD

La policía está investigando una docena de reuniones que supuestamente infringieron las normas en los edificios del gobierno durante los cierres por coronavirus de 2020 y 2021, y hace dos días multaron a Johnson por su implicación, lo que le convierte en el primer primer ministro en funciones que se encuentra en infracción de la ley. Se negó a dimitir y dijo que quiere centrarse en las prioridades del electorado.

Una de esas prioridades es la inmigración: el fracaso en la resolución del asunto ha sido embarazoso para la administración de Johnson, dada su promesa de “recuperar el control” de las fronteras británicas durante el referéndum del Brexit.

PUBLICIDAD

Los cruces del Canal también han sido una fuente habitual de tensión con Francia, ya que el Reino Unido acusa al gobierno del presidente Emmanuel Macron de no hacer lo suficiente para evitar que los migrantes salgan de las costas francesas.

Alrededor de 600 personas cruzaron el Canal de la Mancha el miércoles y las cifras que cruzan podrían volver a alcanzar el millar al día en unas semanas, dijo Johnson.

Este año, Patel nombró a Alexander Downer, antiguo ministro de Asuntos Exteriores australiano, para que revisara la Fuerza Fronteriza del Reino Unido. Anteriormente había instado al Reino Unido a adoptar la controvertida política australiana de devolver los barcos de inmigrantes, y supervisó la creación de la “Solución del Pacífico”, por la que los solicitantes de asilo que llegaban a Australia desde Indonesia eran enviados a centros de detención en alta mar.

PUBLICIDAD