EE.UU.

Biden limita terrenos abiertos en EE.UU. a nuevas perforaciones de petróleo y gas

Habrá alrededor de un 80% menos de tierras disponibles con estas subastas, dijo el gobierno. El plan se queda está muy lejos de las exigencias de algunos ambientalistas

Plataformas de perforación petrolera inactivas en la nieve en un terreno cerca de Midland, Texas, EE.UU. (Febrero 2021).
Por Jennifer A. Dlouhy
15 de abril, 2022 | 07:13 PM

Bloomberg — La administración del presidente Joe Biden está reduciendo drásticamente los terrenos públicos de Estados Unidos disponibles para nuevas explotaciones de petróleo y gas al reiniciar el arrendamiento con nuevas protecciones medioambientales.

El cambio forma parte de un plan de la Oficina de Administración de Tierras para reanudar la venta de derechos de perforación en tierras federales gestionadas por el gobierno y concentradas en el oeste de EE.UU.. Cuando el gobierno celebre esas subastas, que se esperan para finales de este año, habrá aproximadamente un 80% menos de tierras disponibles para el arrendamiento de petróleo y gas, dijo el Departamento del Interior.

Las empresas energéticas también se verán obligadas a pagar derechos más altos por el petróleo y el gas que extraigan de las nuevas tierras arrendadas.

Los cambios, que en última instancia aumentarían el coste de la explotación de petróleo y gas en tierras federales, podrían chocar con los esfuerzos de Biden por controlar los precios persistentemente altos de la gasolina liberando crudo de las reservas de emergencia del país y autorizando una mayor venta en verano de un combustible más barato y con mayor contenido de etanol.

PUBLICIDAD
VER +
Cambio climático: ¿cuánto le costó a LatAm y el Caribe en los últimos 20 años?

“Hoy empezamos a reajustar cómo y qué consideramos que es el mayor y mejor uso de los recursos de los estadounidenses en beneficio de todas las generaciones actuales y futuras”, dijo.

El nuevo plan de arrendamiento, que no se aplica a las aguas costeras de Estados Unidos, está muy lejos de las exigencias de algunos activistas climáticos de que la administración bloquee permanentemente la explotación de petróleo y gas en terrenos públicos.

El plan de la administración de vender nuevos arrendamientos es “un fracaso imprudente de liderazgo climático”, dijo Randi Spivak, director de tierras públicas del Centro para la Diversidad Biológica. “Estas ventas de arrendamientos deberían archivarse y poner fin a los programas federales de combustibles fósiles que destruyen el clima”.

PUBLICIDAD

Los defensores de la industria petrolera sostienen que Estados Unidos no puede permitirse el lujo de restringir la explotación de petróleo y gas en las tierras y aguas federales que proporcionan casi una cuarta parte de la producción de crudo del país. Han argumentado que Estados Unidos debería acelerar el desarrollo nacional de petróleo y gas en medio de la guerra en Ucrania y la preocupación por la dependencia de Europa de los suministros energéticos rusos.

Anne Bradbury, directora general del Consejo Americano de Exploración y Producción, calificó el anuncio de la venta de nuevos arrendamientos en tierra firme -el primero bajo el mandato de Biden- como “un paso en la dirección correcta”.

Pero “para dar rienda suelta a la energía estadounidense, el gobierno de Biden debería seguir celebrando las ventas de arrendamientos en curso”, así como “expedir los permisos de forma más rápida y proporcionar una seguridad regulatoria consistente”, dijo Bradbury.

VER +
Empresa de cripto Polygon quiere eliminar huella de carbono en 2022

El cambio de Biden

Los cambios se derivan de una evaluación realizada el año pasado por el gobierno de Biden, en la que se concluía que el programa de arrendamiento de petróleo y gas del gobierno federal debía revisarse para tener más en cuenta el cambio climático y garantizar un mayor rendimiento para los contribuyentes.

El Departamento del Interior está reduciendo la cantidad de tierras disponibles para el arrendamiento de petróleo y gas, un cambio destinado a centrarse en el territorio de mayor potencial, evitando el hábitat de la vida silvestre y las áreas culturales sensibles. Unas 173 parcelas que abarcan aproximadamente 144.000 acres estarán disponibles para la subasta según los avisos de venta que la Oficina de Administración de Tierras publicará el lunes.

Los cánones de los arrendamientos competitivos aumentarán hasta el 18,75%, lo que supone un alza respecto a la tasa habitual del 12,5% del valor del petróleo y el gas extraído de los arrendamientos terrestres.

Los conservacionistas y los grupos de buen gobierno han argumentado que es necesario aumentar los cánones para no defraudar a los contribuyentes estadounidenses, sobre todo porque los estados y los propietarios privados suelen imponer tasas mucho más altas. Por ejemplo, en Texas, los cánones pueden ser el doble de los que cobra el gobierno estadounidense.