Macron y Le Pen
Tiempo de lectura: 6 minutos

El presidente Emmanuel Macron estuvo cerca de su rival nacionalista Marine Le Pen en la primera ronda de las elecciones francesas el domingo. La segunda vuelta del 24 de abril repetirá la contienda de 2017, y el resultado tendrá serias consecuencias para Europa.

Los dos candidatos representan visiones muy diferentes, pero colectivamente ilustran un desafío a los viejos partidos establecidos de Francia de derecha e izquierda, que sufrieron una paliza el domingo.

PUBLICIDAD

En una conversación de Twitter Spaces , el columnista de Bloomberg Opinión con sede en París, Lionel Laurent y Therese Raphael , con sede en Londres, diseccionaron la primera ronda, y prepararon la segunda, con Bobby Ghosh. Esta es una transcripción editada.

Ghosh: En la primera ronda la participación fue baja y los resultados estuvieron un poco más cerca de lo que muchas personas esperaban.

Laurent: Así es. Para preparar un poco el escenario, tenemos una elección de dos vueltas en Francia: para la presidencia e, inmediatamente después, para el Parlamento. Esto marca el rumbo para los próximos cinco años. A menudo, quienquiera que gane la presidencia también gana la mayoría en el Parlamento. Eso es lo que le pasó a Macron en 2017.

PUBLICIDAD

Esta vez eso mucho menos seguro. Lideró en esta primera ronda con un puntaje ligeramente mejor que en 2017. Se enfrentará a Marine le Pen en la segunda vuelta una vez más, al igual que en 2017. Pero la pregunta es si puede contrarrestar la tendencia en la que los presidentes no han ganado reelección. La última vez que se reeligió a un presidente fue en 2002.

Había una expectativa de que eso sucedería, pero eso se redujo en las últimas semanas. Ahora, de camino a una segunda ronda, parece mucho más ajustado, con encuestas de opinión que sitúan su ventaja en alrededor del 5%, que es un margen mucho más bajo que en 2017.

La probabilidad sigue siendo que gane. Pero existe una posibilidad no desdeñable de que no lo haga, o de que el margen sea muy pequeño, lo que genera dudas hacia futuro sobre la estabilidad política y el riesgo político, si eso se traduce en coaliciones parlamentarias y estancamientos.

PUBLICIDAD

Entonces, la primera ronda arrojó un resultado esperado, pero con mucha incertidumbre en torno a la segunda vuelta.

Ghosh: ¿Cuál es el camino de Le Pen hacia la victoria? ¿Qué tiene que hacer ella para superar a Macron en la segunda vuelta?

Laurent: Le Pen podría estar decepcionada con el puntaje que obtuvo en la primera ronda: es difícil llegar en segundo lugar con una desventaja de cuatro o cinco puntos y luego recuperar el impulso. Pero sigue siendo notable, dados sus vínculos con Rusia y Vladimir Putin. Y en tercer lugar, justo detrás de ella, está otro candidato antisistema, Jean-Luc Melenchon, que está en el extremo izquierdo.

PUBLICIDAD

Ahora tiene que mirar debajo de ella en la lista para encontrar los votos que necesita. Por supuesto, están los votos naturales de la extrema derecha que seguirán su camino. Pero creo que hará todo lo posible para cortejar a los que votaron por Melenchon, por extraño que parezca. Presentará su programa como antiélite, para el votante obrero que está harto del programa de Macron.

Recuerde que Le Pen ha cambiado mucho sus políticas. Ya no dice explícitamente que quiere que Francia abandone la Unión Europea o el euro. Se ha posicionado en esta campaña como la candidata centrada en el poder adquisitivo. Está ofreciendo obsequios presupuestarios y propuestas de gastos mucho más de lo que Macron ha prometido.

Una combinación de proteccionismo y retórica anti-élite: ese va a ser su camino. Curiosamente, para alguien que ha tomado posiciones tan extremas en el pasado, las encuestas muestran que tiene una mejor imagen que Macron en cuestiones clave sobre la economía y el poder adquisitivo de los hogares.

PUBLICIDAD

Ghosh: ¿Y cuál es el camino de Macron hacia la victoria?

Laurent: Él también tendrá algunos votos naturales de izquierda y centro en su camino. Pero lo que le dificulta las cosas es que los partidos del establishment que normalmente habrían sido las fuentes de esos votos han sido diezmados.

Así que ya en sus discursos está adoptando una postura económica más protectora. Está hablando de sus políticas ambientales para atraer a los votantes verdes. Está hablando del apoyo para que la gente vuelva al trabajo. Está enfatizando sus propios obsequios presupuestarios.

PUBLICIDAD

Y finalmente (y esto hará que la campaña sea bastante cruel durante las próximas dos semanas) tiene que pintar a Le Pen como una extremista de extrema derecha, como una simpatizante de Putin. Evidentemente hay que tener cuidado, porque se trata de alguien que atrajo el 23% de los votos y tiene otros simpatizantes debajo. No puede pasar dos semanas acusando a sus votantes de racistas. Pero tiene que recordarles a los votantes que se sienten tentados a anular sus votos, o a votar por un candidato anti-Macron, que esta no es su elección electoral normal, en la que se cambia al oficialismo por alguien nuevo.

Ghosh: ¿Qué dicen los resultados de la primera ronda y los contendientes de la segunda al resto de Europa?

Raphael: Probablemente hay dos reacciones: alivio y un poco de alarma. Alivio porque Macron lo hizo mejor de lo que algunos esperaban en la primera vuelta. Le Pen, aunque ha moderado algunos de sus puntos de vista, tiene más en común con los líderes autocráticos de Hungría y Polonia que con el tradicional eje franco-alemán en el corazón de Europa.

PUBLICIDAD

Pero también existe la sensación de que la gran visión de Europa de Macron se ha visto afectada. Definió la misión de Francia como la restauración de Europa como una gran civilización singular, con un papel de liderazgo para Francia. Quería una doctrina de seguridad que construyera la capacidad de Europa para equilibrar otras potencias y ganar autonomía estratégica.

Esto es bastante importante en el contexto de la actual guerra en Ucrania. Hemos visto esa visión desafiada por la guerra, y gran parte de ella se ha derrumbado. Su cortejo de Putin inicialmente puede haber parecido sabio, pero en el transcurso de la preparación para la guerra parecía cada vez más dudoso. Putin nunca lo iba a escuchar.

Desde el punto de vista europeo, Macron es una opción mucho mejor que Le Pen, pero debe existir cierta preocupación sobre el lugar de Francia en Europa a la luz de una posible reacción violenta contra Macron. Puede deberse a consideraciones internas (el costo de la vida, la frustración con el Covid-19) y no una reprimenda a la estrategia europea de Macron, pero, no obstante, la elección tendrá un impacto en la posición de Francia en Europa y su capacidad para influir en la política europea.

Ghosh: ¿La política exterior mueve la aguja en las elecciones francesas?

Laurent: Tradicionalmente no. Macron tendrá que hacer que mueva la aguja de alguna manera, porque gran parte de su legado tiene que ver con Europa y la influencia francesa. Durante la pandemia, pudo, junto con Alemania, idear un plan de reconstrucción de US$1 billón: necesita establecer el vínculo entre el gasto que está ocurriendo en Francia con una mayor integración europea.

Intentará pintar a Le Pen como probable causante de cinco años de estancamiento y caos en Europa y un paso atrás para Francia. Es posible que haya eliminado “Frexit” (la salida de Francia de la UE) del menú, pero promueve el favoritismo por los productos franceses, más proteccionismo, menos mercados libres. Tiene la idea de poner al Estado-nación por encima de Bruselas, lo que presagia cinco años de luchas internas allí. Sigue amenazando con traer dinero que se mandaría a Bruselas, un eslogan muy del tipo Brexit.

En cuanto a las relaciones con Rusia y la OTAN, ha dicho en el pasado que seguiría la línea gaullista y dejaría el mando integrado de la OTAN. Y ha criticado las sanciones contra Rusia. Tomaría la política francesa en una dirección muy diferente a la de Macron.

Entonces, incluso si la política exterior no suele mover la aguja, creo que los funcionarios y diplomáticos europeos están observando muy nerviosos y Macron tendrá que hacer que cuente de alguna manera si quiere distanciarse de Le Pen durante las próximas dos semanas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar