PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

Científicos presentan tecnología para salvar las selvas tropicales océanicas

Los investigadores entrenaron computadoras para reconocer las características de las algas marinas en cuatro décadas de imágenes satelitales

California
Por Todd Woody
17 de abril, 2022 | 08:31 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los científicos han creado el mapa digital de bosques de algas marinas más grande del mundo, una herramienta potencialmente poderosa para rastrear la salud de estos bosques tropicales submarinos que almacenan grandes cantidades de dióxido de carbono pero están amenazados por el calentamiento de los océanos .

Además de ser un baluarte contra el cambio climático, los bosques de algas proporcionan un hábitat para unas 800 especies marinas, incluidas nutrias marinas, ballenas y mariscos comercialmente valiosos como el abulón. En lugares como California, las algas marinas ayudan a proteger las costas de las tormentas y preparan las olas para una industria de surf multimillonaria. También es un ingrediente en alimentos y cosméticos y se puede refinar como biocombustible. Sin embargo, una ola de calor marina provocada por el clima acabó con el 95% de los bosques de algas a lo largo de un tramo de 200 millas de la costa norte de California entre 2014 y 2017, devastando las comunidades pesqueras locales.

PUBLICIDAD

La herramienta de mapeo en Kelpwatch.org lanzada el 4 de abril muestra los cambios en la cobertura de algas marinas a lo largo de la costa de California desde 1984. Se actualizará cada trimestre y se puede usar para identificar las áreas más adecuadas para la restauración de algas marinas. El proyecto es una colaboración entre científicos de Nature Conservancy, la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), la Universidad de California en Santa Bárbara y la Institución Oceanográfica Woods Hole.

Californiadfd

“Los ecosistemas de bosques de algas marinas están amenazados y en declive en muchos lugares del mundo”, dijo Vienna Saccomanno, científica oceánica que dirige el programa de monitoreo y mapeo de algas marinas de Nature Conservancy. “Las personas encargadas de administrar, proteger y restaurar estos ecosistemas a menudo se ven paralizadas por la falta de datos y la escala del problema”.

PUBLICIDAD

Los investigadores entrenaron computadoras para reconocer las características de las algas marinas en cuatro décadas de imágenes satelitales de Landsat. Luego pasaron años compilando esos datos para poder usarlos para visualizar las fluctuaciones en el tamaño de los bosques de algas a lo largo del tiempo. Aunque los satélites se despliegan para reconocer fenómenos en tierra, las copas de los bosques de algas marinas comparten atributos visuales con las copas de los bosques terrestres, haciéndolos detectables desde el espacio, según Kyle Cavanaugh, científico marino y profesor asociado de geografía en la UCLA.

“Ha habido una cobertura Landsat continua del planeta desde principios de los años 80, y eso es increíblemente valioso cuando intentas observar los cambios a largo plazo en un ecosistema marino que cambia muy rápidamente”, dijo Cavanaugh, quien comenzó a desarrollar técnicas para extraer imágenes de algas a partir de datos satelitales como parte de su investigación de doctorado. “Eso ayudará a identificar dónde las algas marinas podrían verse especialmente amenazadas por el cambio climático u otros factores estresantes, así como a identificar áreas que son más resistentes a los impactos climáticos”.

Cuando te acercas a la costa del condado de Mendocino al norte de San Francisco en Kelpwatch y presionas reproducir en la línea de tiempo, aparecen y desaparecen cintas verdes en alta mar. Eso marca las variaciones estacionales en la cobertura del dosel de algas marinas a medida que las algas pardas florecen y luego mueren. Los buzos comerciales en las ciudades portuarias a lo largo de la costa de Mendocino confiaron en el ciclo de vida predecible de esos bosques de algas saludables para nutrir a los erizos rojos que cosecharon. Pero cuando la línea de tiempo de Kelpwatch se acerca a 2014, el verde se vuelve gris y no vuelve a aparecer.

Fue entonces cuando la ola de calor marino, que los científicos han relacionado con el cambio climático, golpeó a California. Las temperaturas oceánicas elevadas debilitaron los bosques de algas marinas y magnificaron el impacto de una enfermedad que acabó con aproximadamente el 91% de la población de estrellas de mar de girasol entre México y Alaska. Un depredador tecnicolor de 24 brazos, la estrella de mar mantuvo a raya a los erizos morados que comen algas marinas . En ausencia de estrellas de mar, las poblaciones de erizos morados explotaron y devoraron los bosques de algas marinas, dejando grandes secciones de la costa desprovistas de vida marina.

PUBLICIDAD

Mientras los funcionarios estatales y las organizaciones ambientales planifican proyectos de algas marinas, los científicos dijeron que Kelpwatch podría resultar valioso para identificar las áreas más apropiadas para la restauración. Por ejemplo, en 2021, algunos puntos de la costa norte mostraron signos de recuperación de algas marinas, lo que indica que las condiciones del océano habían mejorado.

Ver cómo se comparan las dinámicas actuales con las dinámicas históricas es realmente importante, y ahí es donde veo que Kelpwatch es una herramienta potencialmente genial para ayudar a comprender ese contexto”, dijo Michael Esgro, gerente principal del programa de biodiversidad en el Consejo de Protección de los Océanos de California, una agencia estatal involucrada en la restauración de algas marinas.

PUBLICIDAD

Saccomanno dijo que hay planes para expandir Kelpwatch a Australia, Chile y otras áreas del mundo donde los bosques de algas marinas están amenazados, y que los investigadores están explorando el potencial para incluir datos satelitales adicionales en el programa.

Kelpwatch también puede alertar a los científicos sobre bosques de algas bajo estrés, dijo Cavanaugh. Las algas en la Bahía de Monterey en la costa central de California, por ejemplo, habían sobrevivido a la ola de calor marina en gran medida ilesas, gracias en parte a una población local de nutrias marinas que se alimentan de erizos morados. (Los mamíferos marinos habían sido exterminados en la costa norte por los cazadores hace un siglo, dejando a las estrellas de mar de girasol como el depredador restante del erizo púrpura allí).

PUBLICIDAD

Pero señaló que los investigadores comenzaron a ver algunas áreas de pérdida de algas marinas en la Bahía de Monterey en 2018. “Ahora, estas áreas de disminución se están extendiendo un poco más, por lo que definitivamente es un área de preocupación que estamos observando de cerca”, dijo Cavanaugh. . “No es factible monitorear toda la costa a ojo o en bote, pero Kelpwatch puede servir como un sistema de alerta temprana”.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD