Economía

El consumo en China cae y el desempleo aumenta por los cierres del Covid-19

El PIB del gigante asiático se expandió 4,8% el primer trimestre, pero la actividad decayó en marzo debido a la pandemia del Covid-19

Debido a los rebrotes del Covid-19 crecen las dudas sobre si la economía China logrará crecer 5,5% en 2022
Por Bloomberg
17 de abril, 2022 | 11:11 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El gasto de los consumidores de China se desplomó en marzo, ya que los cierres por el Covid-19 confinaron a millones de personas en sus hogares y elevaron el desempleo al nivel más alto desde la primera parte de la pandemia.

Aunque los datos oficiales mostraron una aceleración del crecimiento del Producto Interno Bruto en el primer trimestre hasta el 4,8%, más rápido de lo que habían previsto los economistas, los datos de actividad del mes pasado mostraron un notable desplome del gasto.

PUBLICIDAD

Las ventas al por menor se contrajeron un 3,5% con respecto a hace un año, el primer descenso desde julio de 2020 y peor de lo que habían previsto los economistas. La producción industrial aumentó un 5%, por encima de la media del 4% prevista. El crecimiento de la inversión en el primer trimestre se redujo al 9,3%.

En términos intertrimestrales, la economía se expandió a un ritmo más lento del 1,3%, lo que sugiere un debilitamiento del impulso del crecimiento. La tasa de paro encuestada subió al 5,8% en marzo, la más alta desde mayo de 2020.

PUBLICIDAD

“Me preocupa el empleo, porque es uno de los principales objetivos del gobierno”, dijo Liu Peiqian, economista de China en NatWest Group Plc. “El aumento de la tasa de desempleo tendrá un impacto en la economía a largo plazo, ya que el empleo apoya las actividades desde la producción hasta el consumo”.

Es probable que los datos no reflejen todo el daño infligido a la economía por los cierres de Covid-19, que se intensificaron a finales de marzo, cuando el centro financiero y comercial de Shanghai, una ciudad de 25 millones de habitantes, comenzó un cierre gradual.

Desde entonces, otros lugares como Suzhou y partes de Zhengzhou también han impuesto controles más estrictos para combatir las infecciones, obligando a fabricantes como el ensamblador de iPhone Pegatron Corp. a cerrar la producción.

El crecimiento se acelera pero las ventas al detalle cayeron en marzo en China.dfd

Reacción de los mercados

PUBLICIDAD

El índice de referencia chino CSI 300 recortó una pérdida de hasta un 1,6% antes de la publicación de los datos para cotizar un 1% por debajo a las 10:15 hora local. Los bonos también retrocedieron, y los contratos de futuros de bonos soberanos a 10 años cayeron un 0,3%.

El gasto se vio afectado por el confinamiento de millones de consumidores en sus hogares y por la escasez de camioneros y otros problemas logísticos que provocaron retrasos en las entregas. Los ingresos de la hostelería se desplomaron un 16,4% en marzo con respecto a hace un año, en parte debido a la mayor base de comparación del año pasado, pero también como señal de que los consumidores no pueden o no quieren gastar.

PUBLICIDAD

Con unos brotes que no dan señales de terminar y el presidente Xi Jinping redoblando su estricto enfoque de Covid Zero, los economistas afirman que China tendrá dificultades para cumplir su ambicioso objetivo de hacer crecer la economía en torno al 5,5% este año. El consenso actual es que el crecimiento del PIB se ralentizará hasta el 5% este año, ya que la economía también tiene que hacer frente a las tensiones geopolíticas, el aumento de las presiones inflacionistas mundiales y la ralentización de la demanda externa.

“Debemos ser conscientes de que, con un entorno nacional e internacional cada vez más complicado e incierto, el desarrollo económico se enfrenta a importantes dificultades y desafíos”, declaró la Oficina Nacional de Estadística en un comunicado.

PUBLICIDAD

La sorprendente fortaleza de la actividad económica registrada en los dos primeros meses del año contribuyó a reforzar el crecimiento en el primer trimestre.

El rápido deterioro de las perspectivas de crecimiento ha cogido a Pekín desprevenido. En la última semana, los máximos responsables han lanzado frecuentes advertencias sobre el crecimiento económico y han prometido un mayor estímulo monetario y fiscal para apuntalar la economía.

El viernes, el banco central dijo que reduciría el coeficiente de reservas obligatorias para la mayoría de los bancos en 25 puntos básicos, pero se abstuvo de recortar los tipos de interés y de inyectar liquidez en la economía.

PUBLICIDAD