Europa

Putin dice que Rusia tomó Mariúpol pese a que tropas ucranianas siguen atrincheradas

Sería la mayor ciudad tomada hasta ahora por Rusia en su invasión y es clave para afirmar el control sobre la región de Donbás y unirla por tierra con Crimea

Un soldado ruso parado encima de un tanque
Por Bloomberg News
21 de abril, 2022 | 07:04 AM

Bloomberg — El presidente Vladimir Putin declaró que Rusia había tomado la ciudad ucraniana de Mariúpol, incluso cuando su ministro de Defensa dijo que más de 2.000 tropas opositoras siguen atrincheradas en un complejo industrial en la estratégica ciudad portuaria del sur.

“Tomar el control de un centro tan importante en el sur como Mariúpol es un éxito”, dijo Putin en una reunión televisada el jueves con el ministro de Defensa, Sergei Shoigu. Mariúpol sería la mayor ciudad tomada hasta ahora por Rusia en su invasión de dos meses y es clave para afirmar el control sobre la región de Donbás y unirla por tierra con Crimea.

Pero tras casi dos meses de asedio a la ciudad y ante la perspectiva de un enfrentamiento más largo y mortífero, Putin ordenó a Shoigu que suspendiera el asalto a la acería Azovstal, alegando que eso salvaría la vida de las tropas rusas. “Sellen esa zona industrial para que no pueda pasar ni una mosca”, dijo, pidiendo a las tropas ucranianas que quedan en la planta que se rindan, algo a lo que se han negado repetidamente.

PUBLICIDAD

Ucrania exigió a Rusia que permita un corredor humanitario para evacuar Azovstal el jueves. La viceprimera ministra, Iryna Vereshchuk, dijo que allí hay unos 1.000 civiles y 500 soldados heridos.

“La situación en Azovstal es desesperada. Cientos de civiles, niños, defensores ucranianos heridos están atrapados en los refugios de la planta. Casi no tienen comida, agua, medicamentos esenciales”, escribió el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania en Twitter. “Se necesita un corredor humanitario urgente desde la planta de Azovstal con garantías de que la gente estará a salvo”.

Alrededor de 100.000 civiles se encuentran ahora en Mariupol, incluyendo entre 300 y 1.000 escondidos en búnkeres en Azovstal, dijo el alcalde Vadym Boychenko en una conferencia de prensa televisada. Cerca de 50.000 residentes de la ciudad se encuentran en los pueblos de los alrededores y unos 40.000 fueron llevados a Rusia o al territorio que controla, dijo.

PUBLICIDAD

Anteriormente, acusó a Rusia de intentar ocultar las muertes de civiles, transportando cadáveres en camiones desde Mariupol a fosas comunes al oeste de la ciudad. Dijo que Moscú está operando varios “campos de filtración” allí, donde los funcionarios ucranianos y los trabajadores municipales están detenidos.

La reivindicación rusa de la victoria se produjo un día después de que el comandante de la brigada de marines ucraniana que defiende Azovstal advirtiera que sus fuerzas estaban muy superadas en número: “Probablemente nos enfrentamos a nuestros últimos días, si no horas” en la ciudad devastada por los bombardeos rusos, dijo.

Tras fracasar al principio de la guerra en su intento de tomar la capital ucraniana, Kiev, las tropas rusas se han reagrupado para una ofensiva en la región oriental ucraniana de Donbás que podría permitirles hacerse con el control del territorio y formar un puente terrestre hacia Crimea, la península que Putin se anexionó en 2014.

La batalla por Mariúpol se libró ferozmente desde el principio y aumentó su importancia e intensidad a medida que el asalto ruso a Kiev, a unos 630 kilómetros al norte, se empantanaba. Muchas tropas que se retiraron de los alrededores de la capital en las últimas semanas están siendo redistribuidas a Donbás.

La gente camina por una avenida de Mariupol el 12 de abril de 2022. dfd

Shoigu no indicó cuántas tropas tendrían que permanecer en Mariúpol para sellar la planta siderúrgica. Dijo que Ucrania tenía poco más de 8.000 soldados en la ciudad justo antes del asedio.

No se sabe cuántos civiles murieron en la ciudad, pero las autoridades ucranianas estimaron el número de muertos civiles en más de 20.000. El ataque destruyó gran parte de la ciudad, con más de 100.000 residentes atrapados sin electricidad, calefacción ni agua. En medio de una de las peores carnicerías de la guerra, los cuerpos fueron enterrados en fosas comunes o abandonados en las calles.

PUBLICIDAD

En los últimos días se vivió un gran dramatismo cuando las fuerzas rusas dividieron a los defensores restantes en pequeños focos centrados en el puerto, la antigua fábrica de vagones de tren Azovmash y dos enormes fábricas de acero. La televisión estatal rusa informó de rendiciones y mostró vídeos de dos combatientes británicos capturados que habían estado luchando junto a los marines ucranianos en Mariupol.

Ciudad destruida

Al final, sólo quedaba un bolsillo de resistencia en Azovstal, una planta siderúrgica con una extensa red de búnkeres y túneles. Los militares rusos utilizaron bombarderos estratégicos para lanzar munición pesada sobre la fábrica, antes de lanzar un ultimátum para que se rindieran antes de la mañana del 17 de abril o fueran asesinados.

“No había ocurrido en la historia de Europa desde la Segunda Guerra Mundial que una ciudad quedara reducida a cenizas, destruida por completo”, dijo el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy en un discurso por vídeo ante el Parlamento griego el 7 de abril. “Los militares rusos lo han destruido todo”.

PUBLICIDAD

Las redes sociales se han inundado de imágenes sombrías del centro de Mariúpol, que se muestran junto a las fotos tomadas antes de la guerra, cuando la ciudad de más de 450.000 habitantes disfrutó de un pequeño auge de inversiones al renovarse sus parques e infraestructuras.

Entrevistado en enero, el alcalde Vadym Boychenko dijo que su objetivo era convertir la ciudad en un centro turístico y un escaparate para los residentes de la autoproclamada República Popular de Donetsk -a sólo 24 km de distancia- para convencerlos de las ventajas de regresar a Ucrania. Como la mayoría de los habitantes de Mariúpol en ese momento, confiaba en que no habría una invasión por parte de Rusia.

En declaraciones al servicio de noticias estatal ruso Tass el 8 de abril, cuando la defensa de Mariúpol empezaba a desmoronarse, el nuevo alcalde nombrado por el Kremlin, Konstantin Ivashchenko, dijo que consideraría la posibilidad de utilizar prisioneros de guerra ucranianos para reconstruir la ciudad. Esta medida se asemejaría al uso que Rusia hizo de los alemanes capturados después de la Segunda Guerra Mundial para la reconstrucción.

PUBLICIDAD