Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg Opinión — El despliegue de sanciones contra los oligarcas y los bancos rusos era una obviedad. Ahora llega la cuestión mucho más espinosa de hasta dónde llegar para cancelar a la Rusia de Vladimir Putin: no sólo a las élites con conexiones políticas, sino a los atletas, artistas y otros embajadores simbólicos del régimen.

El All England Lawn Tennis and Croquet Club -el organismo que dirige el histórico campeonato de Wimbledon- ha decidido prohibir la participación de tenistas rusos y bielorrusos en el torneo de este año. Roland Garros, como se llama el Abierto de Francia, no ha tomado una determinación similar, lo que deja el extraño espectáculo de que los jugadores rusos están vetados en algunos lugares y en otros no. Basta con echar un vistazo al Twitter del tenis para ver una afición claramente dividida.

PUBLICIDAD

Al Club le gustaría que esto se viera como una decisión de principios, similar a las prohibiciones de la época del apartheid a los atletas sudafricanos que sirvieron para condenar al ostracismo al Partido Nacional gobernante. Pero se corre el riesgo de que parezca más bien una muestra vacía, como una orquesta que se niega a tocar a Tchaikovsky.

Martina Navratilova, una de las grandes del deporte de todos los tiempos, que huyó de la Checoslovaquia comunista cuando tenía 18 años y ahora es ciudadana estadounidense, ha condenado la decisión por considerarla injusta. “Entiendo la prohibición de los equipos, por supuesto, representando a los países; pero a nivel individual, simplemente creo que es un error”. El número uno del mundo, Novak Djokovic, seis veces ganador de Wimbledon, también se ha pronunciado en contra.

PUBLICIDAD

Elina Svitolina, una de las mejores jugadoras del ranking femenino, que es ucraniana, ha dicho que sólo se debería permitir jugar a los rusos que denuncien la invasión. Esa es una opinión que el Ministro de Deportes del Reino Unido, Nigel Huddleston, también impulsó inicialmente. Pero finalmente el All England Club decidió que era demasiado complicado de vigilar. Por supuesto, exigir a los jugadores que hagan una declaración política de ese tipo también sentaría un peligroso precedente. Y denunciar a Putin supone un riesgo real para los jugadores y sus familias en Rusia.

Todo esto podría acabar en los tribunales mientras el mundo del tenis se esfuerza por establecer un protocolo adecuado. La Asociación de Tenistas Profesionales, que gestiona el circuito masculino, se opone a la medida y ha advertido que sus normas no permiten a los organizadores de torneos discriminar a los jugadores en función de algo más que su clasificación. La prohibición del Club también puede ser impugnada por violar la ley de derechos humanos del Reino Unido, que incluye la nacionalidad como una característica protegida. Por supuesto, Wimbledon es un club privado de miembros bien asesorado que habrá preparado su defensa contra esas acusaciones.

PUBLICIDAD

El objetivo de las sanciones

Está claro que la invasión de Ucrania es tan descarada y tiene tantas consecuencias que hay pocos ámbitos de la vida moderna en los que no surjan estas preguntas. Como con todas las sanciones y anulaciones, la pregunta debe ser ¿con qué fin? Olvídese de la disuasión, obviamente. Putin no va a cambiar su plan militar por la posibilidad de que el público de la Pista Central pueda ver al número dos del mundo Daniil Medvedev (que nunca ha pasado de la cuarta ronda allí) enfrentarse a Djokovic.

Existe, por supuesto, el argumento de que sería injusto para los jugadores ucranianos tener que competir contra los rusos, dado lo que está sufriendo su país. Sin embargo, eso puede ocurrir en otros torneos. Y dónde trazar esas líneas es un dilema interminable (Israel ha estado en el extremo receptor de mucho de eso a lo largo de los años).

PUBLICIDAD

Un argumento algo mejor a favor de la prohibición -y el que está implícito en la declaración del club- es que niega a Putin una victoria. En teoría, el deporte y la política deberían ser esferas separadas. En la realidad, considerando como los seres humanos se identifican tanto con la competición y los logros deportivos, siempre han estado entrelazados.

El presidente francés Emmanuel Macron se sentó en el palco VIP con Putin para celebrar la victoria de Francia en el Mundial de fútbol de 2018. La carrera de Boris Johnson recibió un gran impulso como alcalde de Londres cuando presidió los Juegos Olímpicos de 2012. Y no tardó en unirse al club de fans de Emma Raducanu cuando la tenista británica ganó el Abierto de Estados Unidos el año pasado.

PUBLICIDAD

Pero, admitámoslo, ningún líder político ha aprovechado las proezas deportivas y la narrativa de grandeza nacional más abiertamente que Putin, un cinturón negro de judo cuyas propias imágenes sin camiseta están cuidadosamente elaboradas para impulsar su discurso de la grandeza rusa pasada y futura. Putin ha invertido mucho en el deporte, organizando numerosos eventos importantes, como la Copa Mundial de la FIFA de 2018, lujosamente financiada, y los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi de 2014 (cuyas guías oficiales para los medios de comunicación señalaban que “el gigante dormido de Rusia ha despertado, listo para el cambio y el crecimiento”).

Wimbledon no quiere nada de eso. Incluso la remota posibilidad de que Putin esté radiante de orgullo desde el Kremlin mientras la Duquesa de Cambridge felicita a Medvedev por su victoria, nada menos que en el centenario de Wimbledon, es una pesadilla de relaciones públicas para el venerable club.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el Kremlin ya ha utilizado la decisión para reforzar su discurso de que la OTAN y Occidente discriminan injustamente a los rusos. La prohibición de los jugadores rusos, por lo tanto, tiene el efecto perverso de ayudar a Putin a impulsar su mensaje de Rusia sola contra un mundo hostil, pero sólo porque el Kremlin retuerce todo para que coincida con su mensaje.

La prohibición también reduce (de forma bastante deliberada) las posibilidades de que haya titulares relacionados con la guerra en torno al torneo. ¿Pero a quién sirve eso? También se prohíbe el poderoso simbolismo de un acto de dobles ruso-ucraniano, o la posibilidad de que los jugadores rusos o bielorrusos utilicen la plataforma global que tendrían en el evento para enviar un mensaje a Putin o a sus compatriotas rusos y bielorrusos en casa para oponerse a la guerra.

PUBLICIDAD

Aunque no es tarea del torneo facilitar este tipo de cosas, no es del todo correcto decir que la prohibición tiene como único objetivo negar a Putin la satisfacción, ya que también reduce el riesgo de que los jugadores rusos le llamen la atención en un escenario global.

Una cuestión de equidad

Navratilova tiene razón al establecer una distinción entre los deportes de equipo y los individuales y cuestionar la equidad de la medida. Los equipos nacionales juegan bajo una bandera; y los deportes con programas de desarrollo dirigidos por el Estado que seleccionan y preparan a los jugadores desde una edad muy temprana, como es el caso de la gimnasia o el patinaje artístico, también son abanderados, incluso cuando cuentan con competidores individuales.

Pero aparte de las competiciones por equipos nacionales de la Copa Davis y de la Billie Jean King (antes conocida como la Fed), el tenis es un deporte ferozmente individual en el que la nacionalidad desempeña un papel muy limitado. En la Sudáfrica de la época del apartheid, muchos deportes sufrían prohibiciones y boicots, pero sus tenistas tenían gran libertad para competir en todo el mundo. Johan Kriek ganó el Abierto de Australia en 1981 y 1982 y Kevin Curren llegó a la final de Wimbledon en 1985. Ambos adquirieron la nacionalidad estadounidense, lo que les permitió evitar las prohibiciones del apartheid.

En el tenis, la ciudadanía no coincide necesariamente con la identidad nacional, en parte porque los grandes jugadores necesitan estar rodeados de otros grandes jugadores cuando se desarrollan. Los rusos son omnipresentes en las academias de tenis españolas y estadounidenses. La estrella retirada Maria Sharapova se mudó a Estados Unidos cuando tenía siete años, pero representó a Rusia en los Juegos Olímpicos de 2012. Del mismo modo, muchos rusos aclaman a Alexander Zverev, nacido en Alemania, como uno de los suyos porque sus padres fueron tenistas rusos de la época soviética.

O, por ejemplo, Andrey Rublev, otro tenista masculino clasificado entre los 10 primeros del ránking que nació en Rusia, pero que también perfeccionó su juego en España. Su madre fue entrenadora en el famoso club de tenis Spartak, del que han salido tantos jugadores rusos fuertes, y fue condecorada con la Medalla de la Orden del “Mérito a la Patria” en 2009. Rublev fue el primer jugador ruso que se manifestó en contra de la guerra, escribiendo “No a la guerra, por favor” con rotulador en el objetivo de la cámara tras su victoria en la semifinal de Dubai. También se pronunció al formar pareja con el ucraniano Denys Molchanov para ganar el título de dobles.

Mencionar estos casos individuales es, por supuesto, resaltar el dilema de Wimbledon. O bien el club toma decisiones individuales basadas en las circunstancias del jugador (de la misma manera que los bancos realizan la diligencia debida para conocer a sus clientes con fines de cumplimiento), o bien promulga una prohibición general para cualquier jugador con pasaporte ruso. Esa es la vía que prefiere el jugador ucraniano retirado Alexandr Dolgopolov, que dice que todos los rusos deben rendir cuentas de alguna manera.

Un golpe posiblemente mayor para Putin, gran aficionado al hockey, sería la expulsión de los 55 jugadores rusos activos en la Liga Nacional de Hockey de EE.UU., como ha defendido el legendario portero checo Dominik Hasek. Pero aunque la NHL ha suspendido sus vínculos con empresas rusas y sus cuentas en las redes sociales en ruso, no ha llegado tan lejos. Al igual que en el caso del All England Club, estas decisiones tienden a ser, sobre todo, una gestión de riesgos comerciales y de reputación limitada.

Hace dos años, Wimbledon tenía motivos para sentirse satisfecho en un momento de máxima incertidumbre. Había contratado un seguro contra pandemias y, por tanto, estaba indemnizado contra un acontecimiento que tomó por sorpresa a casi todas las demás organizaciones. La decisión de prohibir la participación de jugadores rusos y bielorrusos en el campeonato de este año es otra especie de póliza de seguro. Pero, aunque garantizará que el drama permanezca en la cancha, es una respuesta insatisfactoria a la pregunta de hasta dónde castigar a los rusos ordinarios (e incluso extraordinarios) por los crímenes de Putin.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.