Europa

EE.UU. y la UE buscan formas de reducir el dinero del petróleo de Putin

Los europeos sopesan la prohibición de las importaciones o los mecanismos para golpear los ingresos

Tuberías cubiertas transportan gas refrigerado en una unidad de pretratamiento de gas en el yacimiento de petróleo, gas y condensado de Gazprom PJSC, una base de recursos para el gasoducto Power of Siberia, en el distrito de Lensk de la República de Sajá, Rusia, el martes 12 de octubre de 2021.
Por Alberto Nardelli y Jennifer Jacobs
23 de abril, 2022 | 05:00 AM

Bloomberg — Funcionarios estadounidenses y la Unión Europea están en conversaciones sobre las medidas que la UE podría tomar para restringir las importaciones de petróleo de Rusia y recortar los ingresos que Moscú obtiene de las ventas, según personas familiarizadas con el asunto.

Las opciones discutidas incluyen una prohibición, un tope de precios y un mecanismo de pago para retener los ingresos que Rusia ha generado desde el inicio de la guerra en Ucrania, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque las conversaciones son privadas.

El objetivo de las conversaciones es averiguar cómo golpear al presidente ruso Vladimir Putin con la mayor dureza posible, dijo una de las personas.

PUBLICIDAD

Una de las preocupaciones de EE.UU. es que una prohibición total de la UE sobre el petróleo ruso podría disparar los precios y dar al Kremlin aún más ingresos. La secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, dijo el jueves que un embargo total podría perjudicar mucho a las economías europeas sin causar tanto impacto en Rusia como se espera.

Cualquier decisión sobre las medidas que se tomen en última instancia corresponderá a los Estados miembros de la UE.

Hasta ahora, Rusia ha resistido a las amplias sanciones impuestas por EE.UU., sus aliados europeos y otras democracias, y el rublo ha recuperado gran parte del valor que perdió desde la invasión del Kremlin. Aun así, la economía ha recibido un golpe considerable y el banco central advirtió esta semana de una contracción profunda y prolongada.

PUBLICIDAD

El FMI pronosticó esta semana una contracción del 8,5% del PIB ruso este año.

La UE trabaja actualmente en su sexto paquete de sanciones y estudia también otras posibles medidas para golpear a la industria petrolera rusa, como la restricción de algunos productos petrolíferos y la imposición de impuestos a las importaciones. El jefe de la diplomacia del bloque, Josep Borrell, declaró el viernes a los medios de comunicación españoles que ninguna de las propuestas contaba aún con el pleno respaldo de todos los Estados miembros de la UE.

Las sanciones de la UE requieren unanimidad y varios países, como Alemania y Hungría, se han resistido a prohibir totalmente el petróleo y el gas rusos.

Una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca dijo que la administración sigue hablando con los aliados europeos sobre las estrategias para reducir la dependencia de la energía rusa.

La UE podría empezar a presentar propuestas para que los Estados miembros las discutan ya la semana que viene, dijeron varias personas. Una de las personas dijo a Bloomberg que alcanzar un consenso para una prohibición limitada del crudo sería más fácil que restringir las importaciones de gasóleo y otros productos.

La UE paga a Rusia unos $1.000 millones de euros (US$.100 millones) al día por el suministro de energía, mientras que EE.UU. prohibió el mes pasado las importaciones de petróleo ruso.

PUBLICIDAD

A principios de este mes, Yellen dijo en una audiencia en el Congreso que una cuenta de depósito para los ingresos de las ventas de petróleo y gas rusos era una idea “digna de ser explorada” como parte del esfuerzo para restringir los ingresos de Moscú. Estonia ha presentado una propuesta similar, sugiriendo que las naciones de la UE retengan y congelen una parte de los ingresos energéticos de Rusia en una cuenta especial hasta que el Kremlin retire sus tropas de Ucrania.

Las exportaciones de petróleo ruso a Europa se realizan tanto en forma de crudo, que se procesa en las refinerías europeas para fabricar combustibles, como de productos acabados, el más importante de los cuales es el diésel. Dado que las refinerías del este de Alemania, Polonia, Eslovaquia, Hungría y la República Checa están conectadas a un importante sistema de oleoductos que transportan crudo desde Rusia, cortar el suministro de crudo será muy difícil para algunos países.

Polonia ya ha tomado medidas para desprenderse del crudo ruso, firmando un importante acuerdo de suministro con Arabia Saudita en enero. Pero la interrupción brusca del flujo de crudo ruso podría ser especialmente problemática en amplias zonas de Alemania.

PUBLICIDAD
Las refinerías del este de Alemania dependen del crudo de Rusiadfd

La interrupción de las importaciones de diesel ruso causaría otros problemas. El mercado europeo de diesel ya estaba saturado antes de la invasión rusa de Ucrania, y cortar una de las principales fuentes de suministro (alrededor del 20% de las importaciones de diesel de la UE suelen proceder de Rusia) no hará sino dificultar la situación.

El Bundesbank dijo el viernes que la economía alemana podría contraerse casi un 2% este año si la guerra en Ucrania se intensifica y el embargo del carbón, el petróleo y el gas rusos provoca restricciones a los proveedores de energía y a la industria.

Con la asistencia de Ewa Krukowska y Julian Lee.

PUBLICIDAD