Actualidad

La promesa de Macron de unir a Francia ya está cayendo en saco roto

Le Pen avivó la sensación de que el ex banquero de inversiones está tan alejado de sus luchas diarias que nunca podrá entenderlas. Y muchos creen que eso es cierto

Emanuel Macron
Por Ania Nussbaum y Samy Adghirni
25 de abril, 2022 | 12:06 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Es posible que el presidente Emmanuel Macron no tenga que esperar mucho para descubrir cuán mal ha sabido su reelección en algunas partes de Francia.

Los franceses se unieron para darle al centrista de 44 años un segundo mandato de cinco años en las elecciones presidenciales del domingo. Pero muchos de ellos tuvieron que tragarse la ira por su enfoque a favor de los negocios y la percepción de arrogancia antes de votar a regañadientes por él para evitar que la líder de extrema derecha Marine Le Pen tomara el poder.

PUBLICIDAD

El tiempo de Macron en el cargo ya ha visto en ocasiones manifestaciones violentas contra sus planes para reformar el sistema de pensiones, la desigualdad económica y la brutalidad policial que desviaron su reforma de la economía. Los sindicatos apuntan a las manifestaciones tradicionales del día de los trabajadores el 1 de mayo como un punto de reunión para aquellos que quieren mostrarle a Macron que su victoria no le da un cheque en blanco, según Philippe Martínez, líder de la CGT (Confederación General de Trabajo), una fuerza impulsora detrás de esos protestas

“Las calles son un lugar que sigue siendo importantes”, dijo. Varios otros sindicatos, incluidos Force Ouvriere, Unsa y Solidaires, han dicho que se unirían mientras la CFDT (Confederación Francesa Democrática de Trabajo) realiza un evento en París.

PUBLICIDAD

Bajo el gobierno de Macron, la economía tuvo un buen rendimiento, el desempleo cayó y el país se volvió más atractivo para los inversionistas extranjeros. Pero muchas personas todavía se sienten abandonadas y Le Pen avivó la sensación de que el ex banquero de inversiones está tan alejado de sus luchas diarias que nunca podrá entenderlas.

Desde las áreas del sur cerca de Marsella hasta los centros urbanos alrededor de París y las antiguas regiones siderúrgicas y textiles del norte, donde el apoyo a Le Pen es particularmente fuerte, muchos votantes de la clase trabajadora están convencidos de que eso es cierto. Ya el domingo por la noche hubo protestas en París, Lyon, Montpellier y Toulouse.

“Este es un presidente que escupió en la cara del pueblo francés”, dijo Nolwenn Neveu, una maestra de escuela en la capital que dice que aguantó la respiración mientras votaba por el presidente. Ella está apostando a que Macron enfrentará un retroceso significativo y dice que cuanto más empuje Macron sus planes de reforma, más resistencia enfrentará. “Será sangriento”, dijo.

El equipo del líder francés ha prometido tratar de sanar las divisiones del país. Prometieron trabajar más de cerca con los grupos de la sociedad civil a medida que avanzan en los esfuerzos para hacer que Francia sea más competitiva, revisando las políticas sociales como las pensiones y mejorando los fundamentos económicos del país.

PUBLICIDAD

El propio Macron adoptó un tono sombrío y humilde durante su discurso del domingo por la noche, diciendo que los próximos cinco años serán diferentes y que él será “el presidente de todos los franceses”.

La sensación de alienación de la clase trabajadora que ha alimentado el apoyo a la extrema derecha no es nada nuevo en la política francesa.

PUBLICIDAD

Jacques Chirac hizo de curar las “fracturas sociales” un tema de su campaña presidencial en 1995. Pero sus ambiciones de reformar las políticas públicas y ayudar a que eso fuera una realidad se vieron frustradas por largas huelgas. Una generación después, Macron todavía está tratando de solucionar esos mismos problemas de poca movilidad social y falta de buenos trabajos para los jóvenes.

“Lo que asusta a Macron es que su mandato se vuelva inútil debido a un estancamiento en temas sociales”, dijo William Thay, analista de derecha y fundador del grupo de expertos Le Millenaire. “Por eso ha insistido en que cambiaría su estilo de gobierno”.

PUBLICIDAD

El presidente extendió una rama de olivo a los votantes de izquierda que lo rodearon la noche de las elecciones, prometiendo poner el medio ambiente en el centro de su proyecto. Macron está interesado en elegir a una primera ministra. Y en el período previo a la votación, envió ayudas de 100 euros (US$107) denominadas “compensación por inflación” a 38 millones de personas y destinó alrededor de 25.000 millones de euros (US$27.000 millones) para medidas para proteger a los consumidores del aumento de los precios de la energía.

Una encuesta reciente de Kanar mostró que los franceses se encuentran entre los más críticos con la UE, que su confianza en las instituciones está por debajo del promedio europeo y que menos del 50% está satisfecho con el manejo de la pandemia de coronavirus por parte del gobierno.

PUBLICIDAD

Los votantes de Le Pen son más pesimistas sobre el futuro, más preocupados por la ley y el orden y más escépticos sobre la democracia que los votantes de cualquier otro partido. Aprovechó el aumento del costo de vida para convencer a muchas personas de que Macron no ha hecho nada por ellos, incluso en lugares donde el desempleo ha disminuido.

Jerome Batret, un agricultor cerca de Lyon, dijo que votó por la nacionalista porque entiende que los precios más altos de la energía hacen imposible la vida de personas como él. Predice bloqueos por parte de los estudiantes y la extrema izquierda y dice que muchos de sus compañeros nunca se han dado por vencidos con el movimiento de protesta de los chalecos amarillos que detuvo la agenda de Macron durante su primer mandato.

PUBLICIDAD

“Pase lo que pase, será un desastre”, dijo.

Con la asistencia de William Horobin.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD