Asia

Xi antepone ideología a economía con cierres en China que preocupan al mercado

Los inversores siguen muy de cerca la estrategia de Cero Covid-19 del presidente chino que busca un tercer mandato al frente del gobierno y de su partido

Trabajadores con equipo de protección personal (EPP) hablan con un residente que participa en una ronda de pruebas de Covid-19 durante un cierre en Shanghái, China, el jueves 7 de abril de 2022.
Por Bloomberg News
25 de abril, 2022 | 01:26 PM

Bloomberg — La peor venta masiva de acciones de China desde principios de 2020 refleja una creciente preocupación por el presidente chino, Xi Jinping: Él no puede permitirse los costos políticos de dar un giro desde una estrategia de Cero Covid-19 que está golpeando la economía.

En Shanghái, el cierre por Covid-19, que ha durado semanas, se ha agravado aún más y los trabajadores con trajes protectores se han desplegado el fin de semana para instalar vallas de acero alrededor de los edificios con casos positivos. En Pekín, las autoridades comenzaron a cerrar el lunes un bullicioso distrito de la capital para sofocar nuevos brotes.

La amenaza de paralizar las dos ciudades más grandes y ricas de China con una estrategia abandonada por la mayoría de los países contribuyó a que el CSI 300 bajara un 4,9%, la mayor caída en un día del indicador desde el primer cierre de este tipo en Wuhan hace dos años. La propagación de los cierres tiene a los inversores preocupados de que Xi esté sacrificando la reputación del Partido Comunista por una gestión económica pragmática para defender una narrativa política que lo retrata como el más exitoso combatiente de virus del mundo.

PUBLICIDAD

“Esta situación de Covid-19 realmente está poniendo a China en un momento muy oscuro, quizás el momento más oscuro en términos económicos de las últimas dos décadas”, dijo Junheng Li, fundador y CEO de JL Warren Capital, sobre el cierre de Shanghái durante una entrevista en Bloomberg TV. “Es una crisis de confianza en el sentido de que tienes a la ciudad más acomodada de China con esta decepción y resentimiento consensuados hacia una política muy poco sensata”.

“La gente realmente no sabe cuál es el camino claro para sacar a China de esta situación generada por el Covid-19”, dijo Li.

La presión está aumentando a medida que Xi se prepara para una reorganización de liderazgo que ocurre dos veces por década a finales de este año que se espera que le asegure un tercer mandato sin precedentes en el poder. Mantener la reputación de Xi de tomar decisiones firmes parece cada vez más importante para ese proceso, incluso si se hace a expensas del crecimiento económico que ha ayudado a subrayar la legitimidad del Partido Comunista desde que China comenzó a abrirse al mundo hace más de 40 años.

PUBLICIDAD

Los economistas encuestados por Bloomberg rebajaron la semana pasada las previsiones de crecimiento anual de China hasta el 4,9%, apostando contra el objetivo oficial del gobierno de alrededor del 5,5%. Los inversores extranjeros se deshicieron el lunes de $4.400 millones de yuanes (US$7.000 millones) en acciones, con lo que las entradas mensuales son negativas este mes. El yuan se desplomó hasta su nivel más débil en 17 meses, debido a la preocupación por el aumento de las salidas de capital.

El primer ministro saliente de China, Li Keqiang, ha pedido en las últimas semanas un “sentido de urgencia” en la aplicación de las medidas de estímulo y (según un informe de un diario local) instó a los empresarios y expertos en un foro el mes pasado a “decir la verdad” y ofrecer propuestas en lugar de hablar de los logros. Sin embargo, el partido ha señalado cada vez más que el plan “Cero Covid-19” no está a debate, a pesar de la aparición de una subvariante de ómicron que es más contagiosa.

Ma Xiaowei, director de la Comisión Nacional de Salud, atribuyó a Xi el mérito de “marcar la pauta” de la política antiepidémica del país en un comentario en primera página de la revista Study Times del partido, lo que hace más arriesgado cuestionar la estrategia. Ma pidió “adoptar una postura clara para oponerse a los pensamientos erróneos de vivir con el virus”.

Durante el fin de semana, los internautas chinos lucharon por eludir a los censores para difundir un vídeo de seis minutos titulado “El sonido de abril”, que incluía un montaje de clips que ilustraban la lucha de Shanghái bajo más de un mes de encierros. Algunos usuarios compararon la avalancha de apoyo al vídeo con la noche de hace dos años en la que el médico de Wuhan Li Wenliang (quien lanzó una de las primeras advertencias públicas sobre una nueva enfermedad similar al SARS) fue aclamado como un héroe tras morir por la enfermedad.

Para Xi, la capacidad de China para sofocar el primer brote de Covid-19 en Wuhan supuso una respuesta contundente a las críticas de Estados Unidos y otras democracias occidentales, donde los debates sobre las mascarillas, las vacunas y las medidas de cierre se han atribuido a los brotes catastróficos del coronavirus. Hasta ahora, China ha reconocido menos de 5.000 muertes, en comparación con casi un millón en EE.UU., un hecho pregonado a diario por diplomáticos y editoriales de los medios de comunicación estatales.

Sin embargo, Pekín aún no ha aprobado el uso de las vacunas de ARNm, de gran eficacia, promovidas por empresas como Pfizer Inc. (PFE) y Moderna Inc. (MRNA). China tampoco ha vacunado a gran parte de su población de edad avanzada, lo que aumenta los costos de cualquier esfuerzo por dejar que el virus circule.

PUBLICIDAD

Este riesgo se hizo patente con el brote de Hong Kong a principios de este año, que hizo que el centro financiero asiático pasara de ser un refugio seguro a ser el lugar con la mayor tasa de mortalidad de la pandemia. Un brote de un mes de duración en China podría provocar entre 31.000 y un cuarto de millón de muertes, según los cálculos de Bloomberg Intelligence.

“Aunque China ha elogiado su enfoque de Covid-19 frente al manejo desordenado en EE.UU., ahora también ha politizado el virus”, dijo Mary Gallagher, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Michigan. “Esto hace muy difícil un cambio de política porque implicará un error de política anterior. Eso es simplemente algo que Xi no está dispuesto a hacer en el año en que potencialmente se presenta para un tercer mandato sin precedentes como presidente y jefe del partido.”

China también ha priorizado las luchas ideológicas con Occidente sobre las presiones económicas de corto plazo en su decisión de defender la justificación del presidente Vladimir Putin para invadir Ucrania. La postura ha provocado amenazas de sanciones secundarias por parte de EE.UU. y advertencias de funcionarios europeos de que Pekín se arriesga a socavar su relación con Bruselas.

PUBLICIDAD

La semana pasada, Xi defendió tanto sus esfuerzos para contrarrestar la “hegemonía” de EE.UU. como su enfoque del virus en un discurso por vídeo en el Foro de Boao para Asia. “Para que la humanidad consiga la victoria final contra la pandemia de Covid-19, son necesarios más esfuerzos”, dijo.

Un funcionario de distrito de Shanghái llevó la metáfora de la guerra más allá en un discurso el 15 de abril en el que explicaba la lucha contra el virus. “Esta es una orden militar”, dijo el secretario del partido de Baoshan, Chen Jie, en declaraciones que circularon ampliamente por Internet. “No hay lugar para el regateo, sólo podemos apretar los dientes y luchar por la victoria. También puede decirse que se trata de un ataque total, una última batalla para invertir la tendencia de la epidemia”.

PUBLICIDAD

Esta retórica se ha utilizado para justificar medidas cada vez más extremas para controlar los movimientos de la población en Shanghái, que el domingo informó de 19.000 casos y 51 víctimas mortales. Después de más de un mes de brote en la ciudad, algunos residentes de edificios con casos positivos se encontraron encerrados con vallas verdes, según fotos y publicaciones compartidas en la plataforma de medios sociales china Weibo.

Mientras tanto, el aumento de los casos en el distrito de Chaoyang de Pekín (un área de 3,5 millones de personas, que incluye a muchos expatriados, el distrito central de negocios y la mayoría de las embajadas extranjeras) aumentó la preocupación de que la capital podría ver pronto su primer gran cierre. El portavoz del gobierno municipal de Pekín, Xu Hejian, dijo a última hora del viernes que el actual brote era “complejo y sigiloso”.

Cambiar la política ahora supondría una enorme pérdida de prestigio para Xi, y podría ser peor a corto plazo, a medida que el virus se extienda y muera más gente, dijo Richard McGregor, autor del libro “El Partido: El mundo secreto de los gobernantes comunistas de China”.

PUBLICIDAD

“Llevan años presumiendo de que su sistema es superior al de las democracias occidentales, pero de repente, parece que no lo es después de todo”, dijo McGregor, que también es miembro senior del Instituto Lowy en Sydney. “¿Quién se va a atrever a decirle eso a Xi Jinping?”

Con la asistencia de April Ma.

PUBLICIDAD