Economía

Frijol y pollo, commodities de consumo básico en México amenazados por la inflación

La tonelada de frijol negro reportó en enero de 2022 un aumento de 67,2% anual, mientras que la tonelada de pollo subió 64% anual, de acuerdo con Sader

El frijol negro, sorgo, azúcar, carne de cerdo, carne de res, pollo, huevo y leche son los principales commodities agroalimentarios que en 2021 tuvieron aumentos importantes y a inicios de 2022 mostraron una tendencia alcista.
27 de abril, 2022 | 07:37 AM

Ciudad de México — La inflación amenaza a dos de los commodities de alto consumo básico en México, se trata del frijol negro y del pollo, productos que se suman al maíz y al trigo, los cuales se han visto presionados por la guerra entre Rusia y Ucrania y cuyo impacto ya se refleja en aumentos en la tortilla y el pan.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) publicó el documento Expectativas Agroalimentarias 2022 en el que señala que el frijol negro, sorgo, azúcar, carne de cerdo, carne de res, pollo, huevo y leche son los principales commodities agroalimentarios que en 2021 tuvieron aumentos importantes y que mostraron una tendencia alcista en el inicio del año.

Sin embargo, de esos ocho productos básicos, el frijol y el pollo registraron las mayores alzas al comienzo del 2022.

PUBLICIDAD

La tonelada de frijol negro reportó en enero de 2022 un precio de MXN$38.846, lo que implicó que el precio se disparara 67,2% anual, mientras que la tonelada de pollo cotizó en MXN$ 59.072, que es un aumento de 64% anual.

Frijol

El Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) indicó que para el ciclo Primavera-Verano 2022 se ha detectado que los altos precios de los insumos han causado cierto desánimo entre los productores para mantener la intención de siembra.

El documento de Sader señala que los incrementos en el precio internacional de frijol son los más significativos dentro de los commodities y representan un gran impacto en la economía de la población de menores ingresos en México, por formar parte de la dieta cotidiana de tales habitantes.

PUBLICIDAD

Además, añade el documento, las importaciones de las diversas variedades de frijol en el ciclo de mercado de Octubre 2021-Septiembre 2022 se estima cierren en 141.000 toneladas, lo que se traduce en una caída de 37,9% respecto al ciclo anterior, pero representarían 11,4% de la producción esperada.

Para 2022 se espera una producción nacional de 1.3 millones de toneladas de frijol.

La Sader dijo que los inventarios finales del ciclo 2020/2021 fueron de 119.000 toneladas, lo que significó una recuperación de 60,8% respecto al ciclo anterior, lo cual ha ayudado a contener las importaciones y a evitar el desabasto del producto en el país. Al cierre de 2022 se espera que los inventarios cierren en 206.000 toneladas.

El Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de Sader indicó que en EE.UU. se mantendrán por algunos meses los precios altos para frijol negro y frijol pinto.

Pollo

El precio del pollo, la carne de mayor consumo entre la población mexicana, ha estado presionado desde el 2021 debido al incremento en las cotizaciones de los insumos de producción y de transporte de esa proteína, principalmente granos, alimentos balanceados, luz, gasolina y diésel.

Las alzas a doble dígito en el precio del pollo obligaron a la Secretaría de Economía a importar a inicio de febrero de 2022 un cupo de carne de pollo por 30.000 toneladas, a fin de estabilizar los precios al consumidor.

PUBLICIDAD

Además de las presiones en los costos de producción, el producto avícola presenta otras particularidades que influyen en el producto.

El documento de Sader señala que los volúmenes de consumo de pollo ya duplican a los requeridos de carne de bovino. Aunque las unidades avícolas en México son de las más intensivas del mundo, la actividad tiene el reto de incrementar la parvada que permita generar volúmenes extraordinarios de carne en casi un millón de toneladas adicionales por año.

Para 2022 se estima una producción de carne de ave de 3.7 millones de toneladas que, si bien es un aumento de 3.4% respecto del año pasado, Sader estima que es necesario disminuir al máximo la dependencia de las crecientes importaciones, las cuales actualmente representan casi la quinta parte de la demanda nacional.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD