Elon Musk
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — ¿Cuál es el plan maestro secreto de Twitter?

Elon Musk publicó un famoso manifiesto no tan secreto para Tesla Inc. (TSLA) en 2006. En ese entonces, describió su papel en el fabricante de vehículos eléctricos como un trabajo secundario; su trabajo diario era dirigir el desarrollador de cohetes Space Exploration Technologies Corp., o SpaceX. En ese momento, no estaba en Twitter (TWTR), que se había lanzado públicamente solo unas semanas antes. Pasarían otros tres años antes de que estableciera @elonmusk .

PUBLICIDAD

Las cosas han cambiado un poco desde entonces. Tesla tiene una capitalización de mercado de US$1 billón y aproximadamente 10 veces la fuerza laboral de SpaceX, por lo que las prioridades de Musk han cambiado. Y ahora, con 85 millones de seguidores y una oferta de adquisición acordada de US$44.000 millones para Twitter Inc., Musk es casi dueño del destino de Twitter. El “todo menos” tiene mucho trabajo aquí, ya que el acuerdo debe aprobarse por votación y aún no está claro de dónde obtendrá aproximadamente la mitad de los fondos. Sin embargo, suponiendo que se apruebe, ¿cuál es el plan de Musk para su última incorporación? ¿La historia de Tesla ofrece pistas?

Por un lado, tanto en Twitter como en Tesla, Musk sería la fuerza dominante, solo que más. Si bien parece poco probable que asuma el cargo de CEO, él lo dirigirá de todos modos. Si un Twitter de propiedad privada tuviera un tablero, sería, como el de Tesla , un nido de ciphers (un medio para distorsionar u ocultar el verdadero significado de un mensaje). En gran medida, todas las empresas de Musk son extensiones de él mismo. Esto conlleva riesgos pero, de manera crucial, también un aura que se ha traducido en financiamiento externo regular. Así como la fe en Musk permitió a Tesla recaudar múltiples rondas de capital a pesar de que la compañía quemó miles de millones en efectivo, la participación de Musk hace que esta compra inusual de Twitter sea algo factible.

PUBLICIDAD

Del mismo modo, aunque el precio de compra de Twitter es menos de 1/20 de la capitalización de mercado de Tesla, representa un riesgo enorme para las propias finanzas de Musk debido al cheque de capital potencialmente grande y el préstamo de US$12.500 millones garantizado contra algunas de sus acciones de Tesla. Esto continúa con otro tema destacado en Muskplex: el entrelazamiento financiero de las empresas que controla entre sí y con él mismo. En 2016, Tesla famosamente compró SolarCity Corp., rescatando a una empresa en quiebra de la que Musk era un accionista principal y presidente, y que había vendido bonos a sí mismo, a sus primos y a SpaceX .

Dado el papel que Twitter, como Tesla, ha jugado en la construcción de la reputación de Musk como genio, salvador del planeta y alborotador, ambas compañías también están indisolublemente unidas a su ego. Entonces, si el trato se concreta, Musk tiene muchas razones para hacerlo funcionar. Si bien no tendría un cuadro de mando diario como el que tiene con el precio de las acciones de Tesla, el mercado de bonos ofrecería algunos comentarios en un Twitter cargado de deudas, aunque más silenciado.

PUBLICIDAD

Adivinar qué significa exactamente “hacer que funcione” se ha convertido en el mayor y más reciente juego de mesa en línea del mundo. No existen puntos de referencia sencillos como vender cada vez más vehículos eléctricos. La rentabilidad, según Musk, es algo agradable de tener. Para describir sus mayores aspiraciones para la empresa, recurre, como suele ser el caso, a lo mesiánico, afirmando en una entrevista reciente de TED que “el riesgo para la civilización se reduce... cuanto más podemos aumentar la confianza en Twitter como plataforma pública .” Bien.

Dejando de lado la grandiosidad, esa afirmación llega al meollo del asunto. Musk equipara la confianza en Twitter con una libertad de expresión más pura, un concepto que es considerablemente más blando que, digamos, vender medio millón de Model 3.

PUBLICIDAD

Otros objetivos que Musk ha revelado son más tangibles, como hacer que los algoritmos de Twitter sean de código abierto, verificar más cuentas y combatir el spam. Estos probablemente mejorarían la experiencia del usuario y, por lo tanto, el negocio. Pero el imperativo de “libertad de expresión” de Musk también significa que Twitter vuelva a tener menos moderación de contenido. Si bien eso puede ayudar a reducir los costos a corto plazo, las razones por las que los gigantes de las redes sociales han tratado de vigilar la desinformación, el spam y cosas peores no han desaparecido. El mismo Musk una vez usó Twitter para fingir que tenía un acuerdo de compra asegurado para Tesla. Eso no encaja ni siquiera a su máxima relativamente laxa, de que los tuits deben “coincidir con las leyes” de un país.

Además, Musk es un dudoso árbitro de la libertad. Se enfurece, por ejemplo, cuando la gente vende en corto las acciones de Tesla, acusándolos públicamente de arriesgar el planeta en lugar de simplemente hacer una apuesta financiera en un mercado libre ( Bill Gates es el último ejemplo ). En 2020, Musk caracterizó los bloqueos temporales de Covid-19 en California como “fascistas”, una etiqueta que parece un poco exagerada, especialmente cuando el hombre que despliega su bandera de Gadsden (una bandera estadounidense histórica con un campo amarillo que representa una serpiente de cascabel de madera enrollada y lista para atacar. Debajo de la serpiente de cascabel están las palabras: “No me pises”, simboliza el individualismo y la libertad) también dirige una compañía de automóviles cuyas fortunas están cada vez más ligadas a esa utopía de expresión personal, China.

PUBLICIDAD

Esta combinación de poder centralizado, relaciones simbióticas y una misión mal definida sugiere que un Twitter propiedad de Musk, como Tesla, será propenso a cambios repentinos de estrategia. Probablemente podamos esperar un botón de edición, luego modificaciones al botón de edición, tal vez una o dos encuestas sobre el botón de edición y luego, quién sabe, el botón de edición se elimina. Esto no es necesariamente algo malo desde un punto de vista operativo. Tesla, después de todo, se recuperó del borde del abismo con tales maniobras después del lanzamiento fallido del Model 3. Pero probablemente conducirá a una mayor rotación de personal, especialmente en los niveles superiores. Debido a que Twitter se convertirá en una empresa privada, es posible que nos enteremos de tales cambios solo a través de la cuenta personal de Musk. En realidad, eso no es tan diferente de Tesla en estos días.

Una vez más, sin embargo, con Twitter estamos hablando de voces, no de vehículos. Un tema constante con Tesla, de hecho un punto de venta para sus fanáticos, ha sido la voluntad de Musk de ir en contra de las regulaciones y los reguladores encargados de hacerlas cumplir, especialmente cuando se trata del elusivo premio de los vehículos autónomos. Tesla puede ser la compañía automotriz más grande del mundo por capitalización de mercado, pero su pequeña participación de mercado y la nueva tecnología le permiten mantener la imagen del desvalido rudimentario. A los inconformistas a menudo se les perdonan sus transgresiones.

PUBLICIDAD

Twitter, por otro lado, ya es una plataforma poderosa. Ser comprado por la persona más rica del mundo solo agrava eso. Esto no es como meterse en la industria automotriz; se trata de proteger una entidad existente. No hay ninguna historia desvalida aquí, y los aspectos de la sociedad que toca Twitter (privacidad, riqueza, salud, política, libertad de expresión (como sea que se defina), por nombrar algunos) tienen mucha más prominencia y posee más peso emocional que un automóvil o un panel solar. Si bien Musk parece disfrutar de la confrontación, especialmente en Twitter, ser dueño de la plataforma significará tener que adaptarse a los deseos divergentes y los niveles de comodidad de sus usuarios (o arriesgarse a que se vayan), además de mantener una licencia social para operar.

Con Tesla, Musk ha demostrado ser experto en invitar dinero público mientras mantiene la empresa, su estrategia, imagen e incluso supervisión regulatoria, esencialmente como su dominio privado. Puso el “maestro” en Plan Maestro. Tal vez de manera contraria a la intuición, al tomar Twitter en sus manos, está abriendo su puerta a un público clamoroso.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar