Tecnología

El gran misterio de la recarga de vehículos eléctricos: ¿cuánto tiempo tarda?

Si llenar un vehículo de gasolina es un juego de tic-tac-toe (tres en línea), cargar un vehículo eléctrico es un ajedrez en 3D

Volvo C40
Por Kyle Stock
01 de mayo, 2022 | 05:54 PM

Bloomberg — ¿Cuánto tiempo se tarda en “llenar” un coche eléctrico ? Bueno, eso depende del auto... y del cargador... y de cuántos otros autos están conectados al cargador... y qué tan llena está la batería para empezar... y, oh sí, el clima también importa.

Si llenar un vehículo de gasolina es un juego de tic-tac-toe (tres en línea), cargar un vehículo eléctrico es un ajedrez en 3D, o una versión de Wordle (juego de palabras) de 10 letras.

Eso sí, no tiene por qué ser tan complicado. Para cada modelo específico, las compañías automotrices han mapeado cuidadosamente cuánta electricidad puede aceptar y con qué rapidez, asumiendo el mejor de los casos. La gráfica resultante se llama curva de carga. De un vistazo, puede resolver la mayoría de las preguntas de un guerrero de la carretera cansado y confundido que intenta averiguar dónde detenerse y por cuánto tiempo.

PUBLICIDAD

“Te muestra el punto óptimo de cuándo conectarte”, dijo Tom Moloughney, quien mapea las curvas de carga para su canal de YouTube, State of Charge (Estado de carga). El eje x representa qué tan llena está la batería en una escala de 0 a 100 %; el eje y registra cuánta electricidad está consumiendo la máquina en un momento dado. A medida que la batería se llena, acepta menos electricidad y se carga más lentamente, razón por la cual la línea que registra el espectro de carga generalmente desciende como un hang-glider (planeador) que se desliza hacia abajo desde una montaña.

Lo que esto significa para alguien en un viaje largo es que, por lo general, es mejor detenerse y conectarse más adelante en el camino. Una carga de 20 minutos cuando la batería está casi vacía generalmente suma más millas que una cuando solo se ha agotado la mitad del rango; sin embargo, eso puede depender del vehículo en particular . La tabla de recarga de combustible en un Tesla (TSLA) comienza relativamente alta, pero cae rápidamente después de solo cinco o 10 minutos, explicó Moloughney. La mayoría de los demás bajan gradualmente. Mientras tanto, Audi y Porsche tienen los mejores patrones de carga: “una línea plana hasta el 80%”.

Audi AG RS E-Tron GTdfd

El problema es que, para encontrar estos gráficos, uno tiene que desenterrar los videos de Moloughney o explorar los rincones de la web en busca de los pocos guardianes de la industria que se toman la molestia de obtener estos vehículos y probarlos en el enchufe. Las curvas de carga aún no se publican, al menos por parte de los fabricantes de automóviles. “Creo que les preocupa que sus vehículos eléctricos parezcan demasiado complicados”, explicó Moloughney.

PUBLICIDAD

En cambio, los ejecutivos automotrices intentan convertir este espectro de datos extremadamente matizados en un par de puntos de datos rápidos, centrándose en millas y minutos, en lugar de cuántos electrones está aspirando la máquina durante un período de tiempo determinado. Porsche, por ejemplo, dice que su batería Taycan se carga del 5% al 80% en 22,5 minutos. Ford Motor (F), por su parte, habla de cargar del 15% al 80%. Mientras, Kia (000270) dice que su EV6 tarda 18 minutos en pasar del 10% al 80%.

Los fabricantes de automóviles pueden estar manejando las matemáticas pesadas, pero sin un punto de referencia estándar, la comparación de precios es difícil. “Está por todas partes”, dijo Steve Kosowski, gerente de planificación y estrategia a largo plazo de Kia America. “Se ha convertido en una especie de campo de batalla nuevo y competitivo”.

Dado que las gamas de vehículos eléctricos mejoran todo el tiempo, el futuro del mercado (de hecho, los ganadores y perdedores de la industria automotriz en general) estará determinado en gran parte por la rapidez y la confiabilidad con la que funcionan estas máquinas. “Ya no se trata tanto de la ansiedad por la autonomía como de la ansiedad por el tiempo”, dijo Charles Poon, director de ingeniería de sistemas electrificados de Ford Motor. Los consumidores, sin embargo, no obtienen una imagen completamente transparente en ese frente mientras intentan determinar qué máquina se adapta mejor a sus necesidades.

Y no se equivoquen, los curiosos de los vehículos eléctricos parecen ansiosos por profundizar en el meollo de los detalles. State of Charge tiene 36.000 suscriptores para sus videos de YouTube, que suelen durar unos 45 minutos y no ofrecen nada más fascinante que Moloughney dando una jugada por jugada mientras carga en el estacionamiento de un centro comercial. Los datos inestables son una característica, no un error.

Aún así, hay una buena razón para que las compañías automotrices sean crípticas. Por un lado, la curva de carga de cualquier vehículo en particular está estrechamente ligada a la longevidad de su batería. A medida que los fabricantes de automóviles intentan aumentar la adopción de EV (por sus siglas en inglés) de alrededor del 3% en los EE.UU., lo último que querrían es que un posible comprador considere cuándo será necesario reemplazar su enorme batería de más de US$10,000.

En segundo lugar, las curvas de carga pueden dar a los clientes expectativas poco realistas. En una empresa de automóviles, se realizan en perfectas condiciones en un laboratorio con baterías preacondicionadas a una temperatura ideal. Allá afuera en los suburbios, los vehículos eléctricos nuevos y relucientes encontrarán estaciones de carga rotas o cables que dividen su rendimiento entre varios vehículos. Incluso un día frío que tiene un efecto escalofriante en una curva de carga.

PUBLICIDAD

“Hay tantos factores que tienen un impacto en los números”, dijo Anders Hockenstrom, líder de atributos de productos de carga en Polestar. “Entonces, cuantos más números demos, más probabilidades hay de que alguien encuentre una instancia en la que no los cumplamos”.

Mercedes Benzdfd

El Grupo Mercedes-Benz (DDAIF) espera que el problema sea discutible, tanto por los vehículos que pueden viajar lejos con una carga como por un sistema de navegación que calcula automáticamente las paradas de reabastecimiento de combustible óptimas dada la curva de carga de la máquina. En un viaje de 600 millas, digamos de San Francisco a Las Vegas, el automóvil puede recomendar una parada de 20 minutos; mientras que en un viaje más largo, puede recomendar dos sesiones de carga más cortas, según Christoph Starzynski, vicepresidente de desarrollo eléctrico. “Obviamente, es algo completamente nuevo para nuestros clientes”, dijo Starzynski.

General Motors (GM) está adoptando un enfoque similar, asumiendo que la aplicación del conductor y los controles del vehículo jugarán la curva para cualquier viaje determinado. “A menudo es demasiado complicado para los clientes”, dijo Tim Grewe, director de estrategia de electrificación. “Nadie quiere sacar una calculadora para saber dónde cargar”.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD