Actualidad

Pagar por Harvard parece más barato con décadas de alta inflación

Las matrículas de la Ivy League bajarán un 5% en el próximo curso

Peatones caminan por Harvard Yard en el campus cerrado de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, el lunes 20 de abril de 2020.
Por Janet Lorin y Noah Buhayar
01 de mayo, 2022 | 07:53 PM

Bloomberg — Los padres que pagan el costo total de las matrículas de la Ivy League están recibiendo un pequeño alivio, y pueden agradecérselo a la inflación.

El costo de asistir a una escuela de élite en el próximo año académico está a punto de caer en un promedio de alrededor del 5%, cuando se ajusta a la tasa de aumento de los precios en la economía en general, según un análisis de Bloomberg de los datos de matrícula. Se trata de la mayor caída en al menos una docena de años.

El descenso se debe a una peculiaridad de la economía: Los precios de las matrículas en las universidades están aumentando menos que la tasa de inflación general. Las ocho Ivies, así como la Universidad de Stanford y el MIT, tienen previsto aumentar la matrícula una promedio del 3,3% para el curso 2022-2023. En cambio, la inflación es del 8,5%.

PUBLICIDAD

Entre estas escuelas, Yale tiene previsto el mayor aumento de la matrícula, un 4,3%. Si se tiene en cuenta la inflación, el resultado es un descenso del 4,2%. Las cifras excluyen otros gastos, como el alojamiento y la comida.

Los padres obtienen un alivio en los costos de las matrículas debido a la inflacióndfd

Durante décadas, las matrículas han subido más rápido que los precios, lo que ha convertido los costes universitarios en un punto álgido. La matrícula de Harvard ha subido un 56% desde el curso 2009-2010, y el próximo año escolar costará a los estudiantes universitarios casi US$53.000.

Aun así, pocos padres pagan el precio completo en estas universidades, que se encuentran entre las más generosas a la hora de ofrecer ayudas financieras. Harvard señala que alrededor del 55% de los estudiantes reciben becas basadas en la necesidad, y el 20% no paga nada por asistir.

PUBLICIDAD

Una encuesta de Bloomberg prevé que la inflación caerá al 5,7% en el cuarto trimestre de este año, una fuerte caída respecto a la tasa actual, pero todavía muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia. Si la inflación se mantiene, los centros educativos podrían verse presionados por el profesorado y el personal para que aumenten los sueldos de forma que su salario se mantenga al nivel de los costes crecientes. Según Phillip Levine, economista del Wellesley College, esto afectaría a la esencia del gasto de las universidades.

“Si observamos en el transcurso del próximo año que la presión salarial se expande, eso hará subir los costes de las universidades y entonces tendrán que empezar a aumentar las matrículas a un ritmo más rápido”, dijo Levine, cuyo reciente libro “A Problem of Fit” (Un problema de encaje en español), se centra en la complejidad de los precios universitarios.

Lo que significa que las familias probablemente no deberían estar tranquilas.

“Esta es una situación inusual que puede no durar”, dijo Mark Kantrowitz, experto en ayuda financiera y autor de “Cómo solicitar más ayuda financiera para la universidad”.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD