Europa

Alemania invita a India al G-7 en un intento por aislar a Putin

Olaf Scholz busca profundizar en las conexiones con otros países democráticos tras la invasión rusa en Ucrania. El canciller alemán ve a la India como un socio potencial para aislar a Rusia

Olaf Scholz, canciller de Alemania, hace una declaración tras una reunión virtual con líderes mundiales en la Cancillería el 19 de abril de 2022 en Berlín, Alemania.
Por Michael Nienaber
02 de mayo, 2022 | 02:21 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El canciller alemán, Olaf Scholz invitó al primer ministro indio, Narendra Modi, a una cumbre de líderes del Grupo de los Siete (G-7) el próximo mes, como parte de un esfuerzo por forjar una alianza internacional más amplia contra Rusia.

Alemania (que actualmente tiene la presidencia rotatoria del G-7) también recibirá a los líderes de Indonesia, Sudáfrica y Senegal en la reunión que se celebrará en los Alpes bávaros del 26 al 28 de junio, dijo el lunes el portavoz jefe de Scholz, Steffen Hebestreit, en una conferencia de prensa habitual en Berlín, confirmando un informe de Bloomberg publicado el domingo.

Scholz recibió a Modi para conversar en Berlín el lunes y presidieron una reunión conjunta del gabinete germano-indio antes de firmar una declaración sobre cooperación en “Desarrollo Verde y Sostenible” y hacer declaraciones a los periodistas.

PUBLICIDAD

“Espero que muy pronto podamos recibirle de nuevo en Alemania”, dijo Scholz. “Estamos dispuestos a seguir cooperando estrechamente en cuestiones globales con India, y, esta es la clave, a ampliarla”, añadió. Modi no confirmó de inmediato su asistencia al G7, y no mencionó la invitación en su declaración.

Los dos líderes, que no aceptaron preguntas, también anunciaron que Alemania había prometido hasta $10.000 millones de euros (10.500 millones de dólares) para ayudar a India a alcanzar sus objetivos de desarrollo sostenible y promover la investigación y el desarrollo germano-indio.

A pesar de la preocupación por la reticencia de Modi a condenar la invasión rusa de Ucrania y el reciente aumento de las importaciones indias de combustibles fósiles procedentes de Rusia, Scholz decidió que el G-7 debía cortejar a la India, según personas familiarizadas con el asunto.

PUBLICIDAD

Dada la creciente población de la nación y su larga tradición democrática, Alemania ve al país como un socio potencialmente valioso en los esfuerzos para aislar a Rusia, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque las discusiones son confidenciales.

La guerra en Ucrania “subraya la importancia de un orden mundial basado en normas para todos nosotros una vez más”, dijo Scholz a periodistas. “Estamos de acuerdo en que las fronteras no deben ser movidas por la fuerza y que la inviolabilidad de las fronteras y la integridad y soberanía de las naciones no deben ser cuestionadas”.

Scholz y Modi también hablaron de cómo flexibilizar aún más las normas de inmigración para los trabajadores cualificados de la India, con el fin de hacer frente a la escasez de mano de obra en la mayor economía de Europa, y de cómo acelerar la transferencia de tecnología a la India en el marco del esfuerzo por reducir las emisiones de carbono que dañan el clima.

A medio plazo, Alemania también quiere que las empresas de defensa europeas ofrezcan a India una alternativa a las entregas de armas rusas.

Las empresas alemanas se muestran escépticas respecto a los acuerdos con India. La postura neutral del país respecto a Rusia complica los esfuerzos de Scholz por reforzar los lazos económicos y políticos, dijo Wolfgang Niedermark, miembro de la junta directiva de la poderosa asociación industrial alemana BDI.

“Occidente debe contar con que India no se alineará con ningún bando en un orden mundial cada vez más bipolar”, dijo el lunes en una declaración enviada por correo electrónico, y añadió que la UE y Alemania deberían hacer ofertas a India sin traicionar sus propios intereses.

PUBLICIDAD

Tanto Alemania como la India deberían reducir su dependencia de Rusia. “Esto se aplica tanto a las importaciones energéticas europeas como a la cooperación militar ruso-india”, dijo Niedermark.

Tras la invasión rusa de Ucrania, Scholz quiere profundizar en las conexiones con otros países democráticos. Por eso, el socialdemócrata de 63 años eligió Japón para su primer viaje a Asia como canciller la semana pasada, en lugar de seguir la tradición reciente y viajar a China con una delegación empresarial.

India fue uno de los más de 50 países que se abstuvieron en la votación de las Naciones Unidas para suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en abril. No ha impuesto sanciones a Moscú por la guerra de Ucrania y, en cambio, está impulsando las importaciones de energía. India también es un importante comprador de armas rusas.

PUBLICIDAD

Alemania y sus aliados del G-7, entre los que se encuentran Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia, Japón y Canadá, han impuesto amplias sanciones a Rusia, pero pocos países se han sumado a esos esfuerzos, y muchos gobiernos de América Latina, África, Asia y Oriente Medio siguen siendo reacios a hacerlo.

Los siete gobiernos han coordinado sus esfuerzos para involucrar a países clave, y la India ocupa un lugar destacado en esa lista. La UE relanzó el mes pasado las negociaciones comerciales con la esperanza de que le proporcionen una alternativa viable para diversificarse lejos de Rusia.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Alberto Nardelli, Iain Rogers y Unni Krishnan.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha

PUBLICIDAD