Jerome Powell
Tiempo de lectura: 5 minutos

La Fed se equivocó. A lo grande. Después de casi 40 años de crecimiento de precios bajos y predecible, la inflación está de vuelta: 8,5% en el último recuento y puede subir aún más. Parte de la inflación está relacionada con la reapertura luego de la pandemia, pero parte de ella provino de graves errores de política. Ahora la Reserva Federal se enfrenta a algunas decisiones difíciles. Incluso puede ser necesario provocar una recesión para que la inflación vuelva a niveles manejables. ¿Puede manejar eso sin meter al país en problemas económicos más profundos?

Para comprender mejor todos los riesgos, le pregunté a alguien cuya larga historia con la Reserva Federal le da algunas ideas particulares. El profesor de economía de la Universidad de Dartmouth, Andrew Levin, fue uno de los primeros escépticos de que la inflación era transitoria y desaparecería por sí sola. Levin trabajó durante un par de décadas en la Junta de la Reserva Federal, incluidos dos años como asesor especial sobre estrategia y comunicación de política monetaria. La conversación ha sido editada por su extensión y claridad.

PUBLICIDAD

Allison Schrager : ¿Cree que la Fed y los mercados financieros finalmente están siendo realistas sobre las perspectivas de inflación?

Andrew Levin : Desafortunadamente no. El problema es que la Reserva Federal en sus proyecciones todavía enfatiza una perspectiva de referencia en la que la inflación vuelve a bajar a alrededor del 3% en los próximos trimestres, pero los funcionarios de la Reserva Federal no hablan de escenarios más riesgosos. De hecho, hay muchos factores que pueden hacer que la inflación suba aún más.

PUBLICIDAD

Schrager : ¿Y esos factores son ...?

Levin : Primero, hace un año, la Reserva Federal esperaba que las interrupciones en la cadena de suministro asociadas con la pandemia se desenredaran con bastante rapidez. Pero un obstáculo clave es China, que todavía sigue una política de Cero Covid. Ahora estamos viendo más cierres que afectan a las principales ciudades como Pekín y Shanghái, y eso probablemente amplifique los problemas de la cadena de suministro durante los próximos seis meses a un año. De hecho, las interrupciones podrían ser peores de lo que fueron en 2020 y 2021.

PUBLICIDAD

Otro factor clave es que el costo de la vivienda sube, no baja. Los estadounidenses comunes experimentan esto cada vez que su contrato de alquiler se renueva y el alquiler mensual aumenta por un margen significativo. El costo de la vivienda ahora está aumentando a una tasa anual de alrededor del 5,5% y sigue subiendo. Ese es un componente importante del índice de precios al consumidor y un componente sustancial del índice de precios de gastos de consumo personal que analiza la Fed.

Schrager: Los consumidores se sienten presionados por la inflación, pero un mercado laboral ajustado significa que les pagan más. ¿No es eso bueno?

PUBLICIDAD

Levin: Los trabajadores comunes han estado experimentando enormes aumentos en su costo de vida durante el último año o más. Y también hemos visto tasas de abandono extraordinariamente altas en los datos recopilados por la Oficina de Estadísticas Laborales. Los trabajadores que están cambiando a nuevos empleos obtienen aumentos salariales del 6%, 8% o 10%, lo cual no es irrazonable dado que la inflación real ahora es del 8% según lo medido por el IPC. Estos no son trabajadores codiciosos y esto no es lo que yo llamaría un mercado laboral sobrecalentado; esta es solo gente común que quiere ser compensada por un mayor costo de vida. Pero cuando una empresa aumenta los salarios de sus empleados, en la mayoría de los casos tiene que trasladar esos costos laborales más altos a los precios que cobra por sus productos. Y hemos visto esto antes en la década de 1970; se llama ciclo de retroalimentación de salarios y precios.

La Reserva Federal es responsable de garantizar que la inflación no se arraigue en la economía estadounidense. Pero mi preocupación es que ya pasó. La inflación no está arraigada en el 3%, ahora ronda el 6% o el 7%, porque los trabajadores y las pequeñas empresas ven que la inflación se mantiene persistentemente en niveles del 5% al 10%. Y el ciclo de retroalimentación de salarios y precios que ahora está en marcha hace que sea mucho más difícil reducir la inflación al objetivo del 2%.

PUBLICIDAD

Schrager: ¿Sería suficiente resolver los problemas de la cadena de suministro y estabilizar los precios de la energía para reducir la inflación a la proyección del 3% de la Reserva Federal?

Levin: Probablemente no. El problema es que muchos de los modelos que utiliza la Fed incorporan el supuesto de que la inflación volverá naturalmente al objetivo del 2%. Esos modelos no incorporan la posibilidad de que un ciclo de retroalimentación de salarios y precios pueda conducir a un cambio altamente persistente en el nivel de inflación. Y muchos economistas de Wall Street trabajaron anteriormente en la Reserva Federal y continúan usando esos métodos y confiando en esos supuestos; en efecto, existe un riesgo real de pensamiento grupal.

PUBLICIDAD

Es por eso que creo firmemente en tener un grupo más diverso de personas que hagan análisis y tomen decisiones. Una variedad de experiencias de vida es fundamental para tomar las decisiones correctas, especialmente en un contexto donde se alienta a las personas a cuestionar las suposiciones y no asumir que todo va a continuar como ha sido en la memoria reciente.

Y ahora tenemos que agregar a la lista que la invasión rusa de Ucrania ha provocado cambios inmensos en el suministro global de fertilizantes y granos, así como de energía. Por supuesto, la Reserva Federal tiende a excluir los alimentos y la energía al evaluar la inflación subyacente. Pero eso es muy frustrante para los consumidores comunes porque representa una gran parte del presupuesto familiar. Si esto fuera solo un shock temporal en el precio de las materias primas, tendría sentido que la Fed lo ignorara al evaluar la tendencia subyacente. Pero dados los factores globales a los que nos enfrentamos ahora, se prevé que los precios de los alimentos y la energía aumenten aún más durante el próximo año y es posible que permanezcan elevados en el futuro previsible.

PUBLICIDAD

Schrager : No podemos cambiar el pasado, entonces, ¿Qué debe suceder ahora?

Levin : Si, de hecho, estos riesgos alcistas se materializan y la inflación en los próximos tres a seis meses se acerca a los dos dígitos, entonces los mercados se darán cuenta de que la Fed todavía tiene un largo camino por recorrer.

Sabemos por experiencia en la década de 1970 que el público no estará satisfecho con permitir que la inflación continúe al 5% o al 10%, por lo que la Fed tendrá que formular un plan más enérgico para reducirla a su objetivo del 2%. Eso podría llevar varios años y, con suerte, evitaría la necesidad de una recesión para revertir la inflación.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar