Economía

¿El alza de tasas de la Fed causará una recesión? 5 claves para prepararse

Expertos han expresado sus dudas de que la Fed consiga orquestar un “aterrizaje suave” para la economía, pero entrar en pánico ante una posible recesión sería contraproducente

Personas hacen sus compras en una tienda de comestibles en San Francisco, California. El gasto de los estadounidenses ajustado a la inflación aumentó en marzo a pesar de las intensas presiones sobre los precios, lo que indica que los hogares siguen teniendo un sólido apetito y medios para comprar.
Por Claire Ballentine y Charlie Wells
04 de mayo, 2022 | 04:53 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) acaba de subir las tasas de interés en un máximo de 22 años, lo que hace temer que una recesión esté a la vuelta de la esquina.

El objetivo es frenar una inflación galopante, pero muchos han expresado sus dudas de que la Fed consiga orquestar el llamado “aterrizaje suave”, es decir, bajar los precios sin dañar la economía. Mientras estas cuestiones se agitan, los asesores financieros dicen que es un buen momento para prepararse para una posible recesión financiera.

“Cada vez que se pasa a un periodo de endurecimiento o restricción monetaria, hay que desempolvar la lista de control de la recesión”, dijo Liz Ann Sonders, estratega jefe de inversiones de Charles Schwab. “Hay efectos dominantes en todo, por no mencionar el impacto psicológico para el consumidor”.

PUBLICIDAD

¿Qué es una recesión?

La palabra “R” invoca el temor a la pérdida de empleo, a la caída de los mercados bursátiles y al dolor económico. Gran parte de esto se debe a las experiencias relativamente recientes de los consumidores con la larga y lenta salida de la crisis financiera de 2008, que fue bautizada como la Gran Recesión.

“Recesión” es un término técnico, que se define como dos trimestres consecutivos de disminución del producto interno bruto. La Oficina Nacional de Investigación Económica es la autoridad que declara las recesiones en EE.UU., y su propia definición es “disminución significativa de la actividad económica que se extiende por toda la economía y que dura más de unos meses”.

Cada persona sentirá los efectos de la recesión de forma diferente, dependiendo de sus circunstancias, trabajos y lugares.

PUBLICIDAD

“Mucha gente ha pasado por muchas recesiones reales sin sentir realmente su impacto”, dijo Colin Moynahan, asesor financiero de Twenty Fifty Capital en Charleston, Carolina del Sur.

En otras palabras, entrar en pánico ante la posibilidad de una recesión podría ser contraproducente. Pero vale la pena estar preparado.

Estrategia de gasto

Incluso con el riesgo de recesión en el aire, los datos muestran que los estadounidenses siguen gastando a buen ritmo. El gasto de los consumidores en Estados Unidos, ajustado a la inflación, aumentó inesperadamente en marzo. Y los mayores bancos del país informaron recientemente de que el gasto con tarjetas de crédito aumentó en el primer trimestre.

Los asesores dicen que podría ser el momento de recortar algunos de esos gastos. Es parte de una estrategia financiera que sigue efectivamente el viejo adagio de “hacer heno mientras brilla el sol”.

“Lo más difícil es cambiar el comportamiento de forma proactiva para adelantarse a la situación, en lugar de intentar ponerse al día”, afirma Moynahan.

Eso puede significar que hay que buscar formas de recortar los gastos discrecionales o identificar las compras que son prioritarias en lugar de los deseos. Las vacaciones y las comidas fuera de casa suelen ser algunas de las primeras áreas que se recortan, dijo.

PUBLICIDAD

Prepare su cartera

En un entorno de recesión, se supone que la clásica cartera 60/40 -60% de acciones y 40% de bonos- brilla. Esto se debe a que las recesiones normalmente provocan recortes de las tasas, que son buenos para los precios de los bonos. Este no es el caso esta vez, ya que la subida de los tasass ha provocado el desplome de los bonos, dijo Christopher Grisanti, estratega jefe de renta variable de MAI Capital Management.

“La parte de los 40, que se supone que te protege, lo ha hecho tan mal como la parte de los 60″, dijo.

Grisanti es partidario de inclinar las carteras más hacia la renta variable en estos momentos, ya que suele ir bien en un entorno inflacionista. Pero aconseja no asumir demasiado riesgo. Aquellos que insistan en la selección de acciones deben asegurarse de elegir empresas que ya hayan presentado sus beneficios, dijo, ya que “el mercado no ha perdonado las caídas”.

PUBLICIDAD

Tirada inmobiliaria

Uno de los principales objetivos de la Fed al subir los tipos de interés es enfriar el mercado inmobiliario, que se ha disparado desde que comenzó la pandemia. En febrero, el último mes del que se dispone de datos, una medida de los precios en 20 ciudades estadounidenses subió un 20,2% respecto al año anterior.

¿Tiene sentido comprar una vivienda con el riesgo de recesión que se avecina? Comprar ahora podría significar asegurar los tipos hipotecarios antes de que suban aún más. Pero también podría significar endeudarse por un activo cuando los precios son altos, sólo para ver su valor caer en los próximos meses.

PUBLICIDAD

La situación de cada persona es diferente, pero los asesores suelen decir que comprar una casa que pueda pagar y en la que piense quedarse a largo plazo podría tener sentido incluso si hay una recesión por delante. Comprar una casa que se piensa conservar sólo unos años podría no serlo.

Moynahan, de Twenty Fifty Capital, dice que alguien que compre una casa para vivir en ella durante un periodo de unos cinco años necesitaría que esa propiedad se revalorizara bastante para recuperar los costes de cierre y obtener beneficios. Eso sería aún más difícil si se produce una recesión en los próximos meses y disminuye la demanda de viviendas.

¿Debe renunciar?

A estas alturas de la Gran Resignación, muchas personas ya han dejado trabajos que no soportan. Los que temen una recesión en los próximos meses podrían preocuparse de que dejar sus funciones ahora podría dejarles expuestos a un mercado laboral en recesión, incapaces de ser recontratados fácilmente. Los asesores dicen que esos temores son exagerados.

PUBLICIDAD

“No vemos que la situación del empleo se haya relajado”, afirma Grisanti. “Es el mejor momento en una generación para ser empleado”.

En marzo, los empresarios estadounidenses registraron un nivel récord de ofertas de empleo, con 1,9 puestos de trabajo disponibles por cada trabajador desempleado. Al mismo tiempo, los sueldos y salarios aumentaron un 4,7% en el primer trimestre.

Sin embargo, no todos los sectores responderán de la misma manera a una desaceleración, dijo Matt Miskin, codirector de estrategias de inversión de John Hancock Investment Management. Los sectores centrados en el consumo, como el comercio minorista y la hostelería, podrían ser más arriesgados en términos de estabilidad laboral.

“Si la empresa está muy ligada a la economía, yo me lo pensaría muy bien antes de dar ese salto”, dice. “Aunque te digan que tienes el trabajo ahora mismo, podrían reducir la plantilla el año que viene”.

PUBLICIDAD