Europa

Alemania alquila terminales flotantes de GNL para reducir dependencia de Rusia

Los países europeos buscan diversificar rápidamente sus suministros de energía para castigar a Rusia por su invasión de Ucrania

Barco de gas natural licuado
Por Arne Delfs y Vanessa Dezem
06 de mayo, 2022 | 08:50 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Alemania firmó contratos para alquilar cuatro terminales flotantes para importar gas natural licuado en asociación con las empresas de servicios públicos RWE AG (RWE) y Uniper SE (UNO1) en su carrera por reducir su dependencia energética de Rusia.

Las compañías navieras Hoegh LNG (HMLP) y Dynagas (DLNG) proporcionarán cada una dos de las terminales de GNL (gas natural licuado), que juntas tienen la capacidad de convertir al menos 20.000 millones de metros cúbicos de gas superenfriado por año, aproximadamente una quinta parte de las necesidades de Alemania, dijo el jueves el Ministerio de Economía, en un comunicado enviado por correo electrónico. RWE y Uniper los operarán, agregó.

PUBLICIDAD

“Hoy, más que nunca, tenemos que basar nuestro suministro de energía en pilares más sólidos”, dijo el ministro de Economía, Robert Habeck, en el comunicado. “La seguridad del suministro solo puede garantizarse a largo plazo si pensamos en esto junto con el desarrollo de infraestructura para GNL”. Algunos de los principales exportadores de GNL del mundo incluyen EE.UU., Australia y Catar.

Los países europeos buscan diversificar rápidamente sus suministros de energía para castigar a Rusia por su invasión de Ucrania. El mes pasado, Moscú cortó inesperadamente los envíos de gas a Polonia y Bulgaria debido a una disputa de pagos, lo que subraya la urgencia de la tarea de reducir la dependencia de los combustibles fósiles rusos.

PUBLICIDAD

Alemania ya ha reducido la participación del gas ruso en sus importaciones a alrededor del 35% desde la invasión de Ucrania, desde alrededor de la mitad y tiene como objetivo reducirla al 10 % para el verano de 2024. También se ha adherido a los embargos de la Unión Europea. sobre el petróleo y el carbón rusos que entrará en vigor durante el resto de este año.

El gobierno ha asignado 2.940 millones de euros (US$3.100 millones) para pagar las terminales flotantes de GNL y la infraestructura necesaria para conectarlas a la red, confirmó el Ministerio de Economía.

El plan es que la primera terminal esté en línea en Wilhelmshaven, en la costa noroeste de Alemania, a fines de este año, con otra en funcionamiento en las cercanías de Brunsbuettel a principios de 2023. Las ubicaciones que se están considerando para las otras dos terminales incluyen Stade, Rostock, Hamburgo y Eemshaven en los Países Bajos.

Alemania, que necesita unos 95.000 millones de metros cúbicos de gas al año, actualmente no tiene terminales de GNL propias y las de países vecinos como Holanda, Francia, Bélgica y Polonia no tienen capacidad suficiente para abastecer a toda Europa.

PUBLICIDAD

Plan de reemplazo ruso

Alemania importó 46.000 millones de metros cúbicos de gas ruso en 2021. Así es como Berlín planea compensar esos volúmenes:

Entregas de GNL a través de los Países Bajos en 20221 bcm
Las instalaciones flotantes de importación de GNL se implementarán gradualmente a partir de fines de 202233 bcm
Suministros adicionales de GNL a partir de este invierno7,5 bcm
Terminales de GNL previstas para 20268 bcm

Fuente: Ministerio de Economía alemán

PUBLICIDAD

A más largo plazo, Alemania también planea construir varias terminales fijas de GNL que se espera que entren en funcionamiento para 2026. Uniper dijo el jueves que está invirtiendo alrededor de 65 millones de euros (US$68.5 millones) en una terminal en Wilhelmshaven, cuya construcción ya está en marcha.

La guerra de Rusia contra Ucrania ha trastornado el mundo en el que vivimos”, dijo el CEO Klaus-Dieter Maubach en un comunicado. “Esto es especialmente cierto para la industria energética”.

PUBLICIDAD

Habeck también debe presentar el lunes una legislación diseñada para acelerar el proceso de aprobación de proyectos de GNL y dificultar que los grupos ambientalistas los desafíen.

Hablando con los periodistas en Wilhelmshaven el jueves, dijo que los obstáculos burocráticos actuales significan que tomaría alrededor de cinco años construir una terminal de GNL.

PUBLICIDAD

“Tenemos una buena oportunidad de hacer lo que es realmente imposible en Alemania: construir una terminal de GNL dentro de unos diez meses y conectarla al suministro de gas alemán”, dijo Habeck.

Con la asistencia de Anna Shiryaevskaya, Boris Groendahl e Isis Almeida.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD