El edificio de la Reserva Federal Marriner S. Eccles en Washington, D.C., Estados Unidos, el domingo 10 de abril de 2022. Fotógrafo: Tom Brenner/Bloomberg
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Tal como se esperaba, la Reserva Federal elevó su tasa de interés de política monetaria en medio punto porcentual y anunció un cronograma acelerado para reducir sus tenencias de activos financieros. Este es un ritmo de ajuste más rápido de lo que pretendía el banco central después de su reunión anterior en marzo. Con una inflación del 5,2% según la medida preferida de la Fed y pocas señales de que vaya a disminuir, este ajuste tiene sentido. Pero deja algunas preguntas sin respuesta.

La tarea de la Fed en las condiciones actuales es extraordinariamente difícil. Después de que la pandemia golpeó la producción en 2020, la economía se recuperó con fuerza, demasiado fuerte, como se vio después, gracias a un estímulo fiscal indebidamente poderoso promulgado por el Congreso. Los efectos del Covid-19 seguían complicando la política económica cuando Rusia invadió Ucrania, lo que provocó que Estados Unidos y sus aliados impusieran sanciones brutales que trastornaron nuevamente los mercados de energía y materias primas. Ahora, el éxito inicial de China en la contención del virus ha dado paso a nuevos confinamientos masivos, lo que ejerce aún más presión sobre las cadenas de suministro mundiales.

PUBLICIDAD

Frente a tal turbulencia, la política monetaria no puede hacer mucho. Mantener la economía en un camino constante de crecimiento no inflacionario es casi imposible. Lo máximo que puede hacer la Fed es evitar que el problema empeore con errores de política no forzados.

Sin duda, algunos críticos acusan a la Fed de hacer precisamente eso al mantener las tasas de interés cerca de cero durante demasiado tiempo. La Fed ha admitido que debería haber comenzado a endurecer antes la política monetaria y algunos economistas, como el exsecretario del Tesoro Larry Summers, comenzaron a instar a esto el año pasado. Aun así, solo recientemente ha quedado claro que el aumento de la inflación es más persistente de lo que la mayoría de los analistas pensaron en un principio, y aún existe el riesgo de llevar a la economía a la recesión al endurecer la política monetaria de forma demasiado abrupta. La política debe lograr un equilibrio y, por el momento, parece estar en lo correcto.

Sin embargo, la Fed podría mejorar sus mensajes principalmente de dos maneras. Primero, debe seguir subrayando que ajustará la política monetaria según lo requieran las circunstancias. Esto vale la pena repetirlo porque su enfoque anterior al Covid-19 enfatizaba (con buena razón) un compromiso de mantener las tasas de interés cerca de cero, incluso después de que la inflación regresara a su objetivo del 2%. Lo que funcionó entonces, ya no funciona. Los inversionistas no deben tener ninguna duda de que este enfoque anterior ha sido abandonado.

PUBLICIDAD

En relación con lo anterior, la Fed debería aclarar su posición sobre la tasa de interés “normal” o “neutral”, que se está convirtiendo rápidamente en la nueva fijación de los inversionistas. Los economistas han estimado que esta tasa sería de aproximadamente medio punto porcentual en términos reales, lo que significa un 2,5% una vez que la inflación vuelva al objetivo, pero no pueden estar seguros de eso, y mucho menos de lo que debería significar “neutral” en medio de fluctuaciones de precios. Cuando se le preguntó al respecto el miércoles, el presidente de la Fed, Jerome Powell, estuvo de acuerdo en que la idea a menudo da lugar a una “falsa precisión”. Sin embargo, también dijo (más de una vez) que la Fed estaba trabajando para que las tasas volvieran a ser neutrales.

Esto invita a la confusión al sugerir a los inversionistas que la Fed tiene en mente un punto final arbitrario para las tasas de interés. No lo tiene, ni tampoco debería. Las tasas deben ajustarse para mantener la demanda en el buen camino. Las condiciones cambiantes dictarán lo que eso requiere.

La Fed deberá tener suerte y habilidad para llevar la inflación de vuelta a la meta sin causar una recesión. Pero su trabajo sería un poco más fácil si desviara la atención de los inversionistas de los objetivos imaginarios hacia lo que realmente está sucediendo en la economía.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.