Office workers at desks in a WeWork co-working office space in the Waterloo district in London, U.K. on Monday, Aug. 2, 2021. A survey this month showed that just 17% of London’s white-collar workers want a full-time return, and many said it’d take a pay rise to get them back five days a week. Photographer: Jason Alden/Bloomberg
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los trabajadores, por fin, están en una posición de ventaja. Conseguir un nuevo empleo en este mercado laboral tan ajustado puede significar un gran aumento de sueldo y una bonificación. ¿Pero qué pasa si te gusta el trabajo que tienes? Los empleados que permanecen en su puesto de trabajo pueden preguntarse cuánto les está costando su lealtad.

El crecimiento salarial anual fue del 7,1% en marzo para los que cambiaron de trabajo, en comparación con el 5,3% para los trabajadores que permanecieron en la misma empresa, según datos recopilados por el Banco de la Reserva Federal de Atlanta. Los que cambian de trabajo suelen obtener mayores ganancias, pero desde el año pasado, la diferencia entre ambos se ha ampliado considerablemente.

PUBLICIDAD

Pero no dé por sentado que se perderá si no se traslada. Es más posible que nunca que incluso los empleados asentados mejoren sus circunstancias. Los datos muestran que los salarios de los que se quedan en el puesto de trabajo están empezando a acelerarse, ya que los empresarios sienten la presión de retener a las personas con talento. Puede que no consigas un aumento tan grande como el que obtendrías en un nuevo trabajo, pero ahora es un buen momento para negociar el aumento más fuerte que hayas visto en mucho tiempo.

He aquí el motivo: No sólo las empresas tienen problemas para cubrir las vacantes, sino que la pandemia aceleró la aceptación del trabajo a distancia, por lo que los empleados tienen ahora más opciones de trabajo más allá de donde se encuentran físicamente. Tu jefe sabe que cada vez es más difícil y más caro sustituirte, ya que la competencia por los trabajadores es cada vez mayor.

No es de extrañar entonces que las empresas tengan los presupuestos más altos dedicados a los aumentos salariales desde la crisis financiera de 2008, según la Encuesta de Planificación de la Compensación de Mercer en Estados Unidos. La encuesta muestra que los empleadores están incluso repartiendo aumentos a mitad de año para retener a ciertos trabajadores.

PUBLICIDAD

Entonces, ¿qué puede hacer para asegurarse de obtener una parte de eso? Muchas personas consideran que las conversaciones sobre compensación son difíciles e incómodas. Aquí tienes algunos consejos para empezar.

En primer lugar, conozca su posición. Responder a la pregunta de si estás sobre o infra remunerado puede ser difícil. La transparencia en torno a la remuneración es mayor que antes, pero sigue siendo difícil, sobre todo para los empleados con más experiencia o con puestos más singulares. Sitios como Payscale y Glassdoor pueden ser un punto de partida útil, pero tienen sus limitaciones.

Algunos estados, como California, Colorado y Maryland, exigen ahora a la mayoría de las empresas que incluyan información salarial en las ofertas de empleo, o si lo solicitan los candidatos, de modo que los empleados actuales pueden buscar orientación en ella. La ciudad de Nueva York iba a exigir a muchas de sus empresas que empezaran a incluir rangos salariales en las ofertas de empleo el 15 de mayo, pero ha pospuesto la aplicación de la divulgación de los salarios hasta noviembre.

PUBLICIDAD

Si te sientes incómodo preguntando a tus compañeros de trabajo lo que ganan, prueba a ponerte en contacto con un colega que se haya marchado recientemente. Algunos sectores pueden tener recursos específicos (como boletines, publicaciones o redes del sector) que pueden ser útiles.

Por lo menos, la inflación supera el 8% este año, y eso puede ser un punto de partida para tu pregunta (pero no empiece con la inflación como motivo, ya que los empleadores pueden responder diciendo que ellos también la sienten).

Otra opción es ponerse en contacto con un reclutador de empleo especializado en su campo. Aunque no tengas intención de cambiar de trabajo, no deberías cerrar ninguna puerta, y un reclutador puede darte una idea de lo que ganaría alguien con tus credenciales en el mercado laboral actual.

PUBLICIDAD

Buscar una oferta de trabajo de otro empleador para utilizarla como herramienta de negociación es una propuesta más complicada. Los trabajadores se sienten claramente envalentonados, ya que el 54% de los solicitantes de empleo afirmaron en marzo que pensaban que su empleador contraatacaría cuando anunciaran su dimisión, frente al 43% de enero, según una encuesta de ZipRecruiter.

Pero antes de pedirle a su jefe que supere otra oferta, piense en la cultura de su empresa y en cómo se percibirá, dice Linda Babcock, profesora de economía y autora de The No Club: Putting a Stop to Women’s Dead-End Work (El club del no: Poniendo fin al trabajo sin futuro de las mujeres). Algunos podrían verlo como una táctica de negociación perfectamente aceptable, mientras que otros podrían considerarlo como si ya tuviera un pie fuera de la puerta.

Según Alexandra Carter, directora de la Clínica de Mediación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia y autora de Ask for More (Pide más), para los empleados que llevan mucho tiempo en el puesto puede ser difícil conseguir un gran aumento de sueldo sin una oferta de la competencia. Sin embargo, hay formas de ser diplomático al respecto, como subrayar que la nueva empresa se dirigió a ti primero.

PUBLICIDAD

Los veteranos también deben considerar cómo pueden mejorar su situación más allá de un salario más alto: ¿Un día más de trabajo a distancia? ¿Más tiempo libre pagado? ¿Reembolso de la matrícula de la escuela de posgrado?

O tal vez negociar nuevas responsabilidades que le sitúen en una mejor posición para los ascensos y una mayor remuneración en el futuro.

Durante la conversación con tu jefe, evita hacer preguntas que puedan responderse con un simple “No”. En su lugar, haz preguntas que requieran una explicación del proceso de decisión y de los requisitos para conseguir un determinado tipo de aumento.

PUBLICIDAD

Quizás el mejor consejo de todos: No hable demasiado. Puedes acabar negociando contra ti mismo sin que tu jefe tenga que decir una palabra.

No dé por sentado que los procedimientos habituales en materia de retribución y primas siguen siendo válidos. Cada vez hay más personas que cambian de trabajo y obtienen primas de incorporación (los sitios web de empleo Indeed y ZipRecruiter afirman que el número de anuncios que mencionan bonificaciones de incorporación ha aumentado recientemente). Por lo tanto, los que se quedan en el trabajo deben preguntar por las bonificaciones de retención o los premios de aniversario, incluso si nunca han estado disponibles antes.

Por último, no esperes a que llegue el momento de la revisión formal para hablar con tu jefe: probablemente la decisión sobre tu compensación ya esté tomada para entonces. Todos los reclutadores y expertos en compensación con los que hablé destacaron la importancia de ser proactivo: Cuanto más tiempo le dé a su empleador, más tiempo tendrá para maniobrar.

PUBLICIDAD

Así que sería prudente actuar cuanto antes. Es una incógnita, pero en algún momento el mercado laboral se enfriará y los empleados (especialmente los que se quedan) no tendrán la ventaja que tienen ahora.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Andrea González