Cripto

Una historia tejana de Tinder, millones en criptomonedas robadas y asesinatos

La victima de la gran estafa de US$8 millones dijo que la experiencia le ha dado una nueva perspectiva sobre el dinero y las criptomonedas

Gadasalli, que vive en las afueras de Dallas, dice que fue víctima de un tipo creciente de fraude de criptomonedas llamado pig butchering (“carnicería de cerdos”) porque las cuentas de las víctimas manipuladas emocionalmente son engordadas antes de ser vaciadas.
Por Francesca Maglione y David Voreacos
08 de mayo, 2022 | 05:55 pm
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg — Es una historia tan antigua como Tinder: Chica conoce a chico. El chico convence a la chica para que le entregue una gran cantidad de dinero. El chico ghosts (desaparece de) a la chica.

Divya Gadasalli, de 25 años, dice que nunca conoció al chico en cuestión, al menos no en persona. Pero, en cuestión de meses, un hombre al que conoció en Internet como “Jerry Bulasa” le sacó una gran suma de US$8 millones que le dejó su padre, asesinado en 2015. Eso hace que el Tinder Swindler (“Estafador de Tinder”) Shimon Hayut, el timador del documental de Netflix (NFLX) que estafó unos US$10 millones a varias mujeres durante varios años, parezca un principiante en comparación.

PUBLICIDAD

Gadasalli, que vive en las afueras de Dallas, dice que fue víctima de un tipo creciente de fraude de criptomonedas llamado pig butchering (“carnicería de cerdos”) porque las cuentas de las víctimas manipuladas emocionalmente son engordadas antes de ser vaciadas. La Oficina Federal de Investigación (el FBI por sus siglas en inglés) dijo que la cantidad reportada como perdida en estafas románticas en 2021 aumentó casi un 60% a US$956 millones desde el año anterior, con US$429 millones de eso involucrando conspiración de inversión y criptomoneda. Gadasalli ahora está demandando a Bulasa, que podría no ser un nombre real, a otros dos individuos que podrían ser parte de la conspiración, a dos bancos que manejaron algunas de sus transferencias y a los intercambios de criptomonedas Binance Holdings Ltd. y Poloniex, que ella afirma que ayudaron e instigaron el robo.

“La parte más emotiva de todo esto fue saber el trabajo que hizo mi padre para reunir todo ese dinero para mí”, dijo Gadasalli en una entrevista, “y simplemente me siento aquí, con el corazón roto y aprovechado”.

PUBLICIDAD

El padre de Gadasalli era un cardiólogo de gran renombre en Odessa (Texas) antes de morir tiroteado en un asesinato-suicidio por un amigo que, al parecer, creía que el médico le había estafado en una inversión empresarial. El Dr. Suresh Gadasalli, que en su momento fue acusado a nivel federal de ocultar transferencias de dinero, dejó una fortuna considerable. Divya Gadasalli dijo que pidió prestados los US$8 millones a su madre, que controla el patrimonio.

La demanda podría ser una prueba de la capacidad de las víctimas de fraude para exigir responsabilidades a las bolsas por las transacciones en el blockchain. La historia de Gadasalli también sugiere que incluso las personas con una riqueza considerable pueden ser atraídas a las estafas por la perspectiva de ganar más dinero más rápido con el cripto.

‘Es bueno ganar dinero’

Ella y Bulasa entablaron una relación de confianza, pero, en retrospectiva, Gadasalli cree que lo que ocurrió también se debió al estado de su vida cuando él apareció por primera vez en su Tinder en mayo de 2021.

Se estaba tomando un tiempo de los cursos en la Universidad de Texas, Permian Basin, porque odiaba tomar clases en línea. También ansiaba una mayor independencia económica de su madre. “No quería que se sintiera más responsable de mí”, dijo Gadasalli. “En ese momento, pensé: ‘Oye, estaría muy bien ganar dinero’”.

PUBLICIDAD

Jane Lee, arquitecta de seguridad de la empresa de software de prevención de fraudes Sift, dijo que las estafas de pig-butchering se han visto impulsadas tanto por la pandemia como por el revuelo en torno a las criptomonedas. “La gente se siente sola, busca aplicaciones de citas, busca conocer y conectar con la gente”, dijo, “y luego la otra cara de la moneda es la criptodivisa es un tema tan caliente en este momento”.

En la denuncia que presentó el 28 de marzo ante el tribunal federal de Sherman (Texas), Gadasalli incluyó una imagen de la supuesta página de Facebook de Bulasa. En ella aparece un joven asiático con el pelo peinado hacia atrás, de pie a lo largo del paseo marítimo en lo que parece ser Hong Kong. En otras fotos aparece cerca del puente Golden Gate y en un tejado de Barcelona. Sin embargo, el joven afirmó ser neoyorquino y ella dice que le envió vídeos de él en la ciudad, incluso en el Rockefeller Center. También empezó a enviarle rápidamente artículos sobre criptomonedas y presumía de su éxito invirtiendo en ellas.

PUBLICIDAD

Empezaron a chatear por WhatsApp, y él consiguió que ella compartiera detalles personales de su vida. Empezó a sugerirle que podía convertirse en una heroína financiera para su familia.

“¿Quieres hacer la cosa más increíble de la historia?”

PUBLICIDAD

“Me dijo: ‘¿Quieres hacer la cosa más increíble de la historia y ayudar tanto a tu familia?’ Y yo dije: ‘Sí, quiero’”, recuerda. “¿Y quién no?”.

El mismo mes en que se conocieron en línea, Gadasalli transfirió US$10.000 a una cuenta del TD Bank (TD) a nombre de Dong Lian, una persona con la que Bulasa dijo que comerciaba frecuentemente con criptomonedas. Días más tarde, transfirió US$86.000 y luego US$100.000 a otra cuenta en el Abacus Federal Savings Bank bajo el mismo nombre. Después, transfirió US$200.000 a una cuenta del TD Bank que le dijeron que pertenecía a otro supuesto socio comercial llamado Danyun Lin, según su demanda.

PUBLICIDAD

Lian y Lin también figuran como acusados en la demanda de Gadasalli junto con Bulasa, aunque ella afirma que es posible que los tres sean la misma persona. También ha demandado a TD Bank y a Abacus para intentar obtener el control de los fondos que quedan en las cuentas de Lian y Lin. TD Bank declinó hacer comentarios y Abacus no respondió a una solicitud de comentarios. Ni Bulasa, ni Lian ni Lin han respondido a la demanda, y los abogados de los tres no pudieron ser identificados.

Un elemento clave que le dio comodidad con la conspiración, dijo Gadasalli, fue que pudo retirar sus “ganancias” en efectivo real tan pronto como llegaron, al menos al principio. “Al principio había pruebas de que el dinero que ingresaba lo sacaba en efectivo”, dijo. “Podía verlo en mi cuenta bancaria de Chase. Era real hasta que dejó de serlo”.

PUBLICIDAD

Los resultados fueron impresionantes y le permitieron contribuir a su familia. Dijo que pudo retirar unos US$30.000 al mes al principio. “Yo estaba, como, ‘¡Aquí tienes, mamá!’” recordó Gadasalli.

‘Déjame ayudarte’

Bulasa se aseguró de que todo se debía a su destreza en las operaciones, especialmente en lo que respecta a la sincronización. “Un par de veces intenté operar por mi cuenta y creo que no acerté con el timing y perdí algo de dinero”, dijo. “Él me decía: ‘No operes por tu cuenta. Deja que te ayude’”.

Pronto puso mucho más. Bulasa le habló de un criptocorredor en el que, si depositaba una determinada cantidad, ganaría dividendos además de la revalorización. En su demanda, Gadasalli dice que le dijeron falsamente que esta correduría, llamada Digital Fund, era el nuevo nombre de CoinFund LLC.

Lee, el arquitecto de seguridad, dijo que una plataforma falsa de comercio de criptomonedas es una característica común de estas estafas. “Es un sitio web sobre el que tienen pleno control y que imita el precio del bitcoin (XBT) en ese momento”, dijo. “Utilizan el valor en tiempo real, por lo que, si se hace una comprobación cruzada sólo para verificar, parece real, y ese es el giro añadido a esta estafa en particular”.

Gadasalli dijo que inicialmente puso US$3 millones en tether en una cuenta de Digital Fund vinculada a la de Bulasa. Con el tiempo, puso US$6 millones, que en un momento dado parecían crecer hasta los US$10 millones. Hacia finales de 2021, dijo que todavía era capaz de sacar entre US$60.000 y US$70.000 en efectivo al mes. Pero entonces comenzaron los “impuestos”.

Noviembre fue el último mes que Gadasalli dice que retiró dinero. Después de eso, Digital Fund empezó a decirle que tenía que pagar cientos de miles de dólares en supuestos impuestos y cargos para acceder a su cuenta. Estos cargos fueron los que elevaron su exposición a US$8 millones y empezaron a levantar sus sospechas, dijo.

En enero, empezó a leer sobre otras estafas con criptomonedas, y sus dudas se hicieron más fuertes. Mientras tanto, el “servicio de atención al cliente” de Digital Fund empezó a dar razones cada vez más inverosímiles para explicar por qué no podía retirar ninguna de sus ganancias. Finalmente, acudió a la policía y al FBI.

El FBI dijo que no podía confirmar ni negar la existencia de una investigación sobre las afirmaciones de Gadasalli.

‘Conocimiento real’

También encontró a un abogado con sede en Florida, David Silver, que se especializa en reclamaciones por fraude de criptomonedas. Silver, que presentó la demanda de Gadasalli en Texas, dijo que pudo rastrear su dinero en el blockchain hasta las cuentas de Binance y Poloniex.

Siguió comunicándose con Bulasa incluso mientras se preparaba para demandarlo. Cuando por fin estuvo preparada para entregarle los documentos legales, se dio cuenta de que su única forma de contactar con él era WhatsApp. Así que le envió la demanda por mensaje de texto.

“Él solo reaccionó con ‘LOL’ y luego desactivó su WhatsApp”, dijo.

Ella le envió los documentos legales por WhatsApp. Respondió con “LOL” (inciales de laughing out loud o “reírse mucho”) antes de desactivar su cuenta.

El 20 de abril, Binance solicitó la desestimación de la demanda de Gadasalli. El criptointercambio dijo que la afirmación de Gadasalli de que instigó el fraude estaba “basada en nada más que especulaciones y afirmaciones concluyentes.”

Aunque Gadasalli afirmó en su demanda que la bolsa tenía “conocimiento real” de que los fondos en cuestión eran el producto del robo, Binance dijo que no ofreció ninguna prueba para respaldar esa afirmación. También dijo que su ubicación en el extranjero significa que está fuera de la jurisdicción del tribunal federal.

Karen King, la abogada de Binance, declinó hacer comentarios. Poloniex tampoco respondió a una solicitud de comentarios.

Gadasalli dice que su capacidad de retirar grandes cantidades de efectivo durante gran parte de la estafa disipó sus frecuentes dudas. “Me preguntaba por qué mi padre no operaba o invertía así”, recuerda. “Pero siempre había una respuesta y salía dinero”.

Dice que un amigo de la familia sugirió que los estafadores podrían haber ido por ella debido a la notoriedad en torno a la muerte de su padre, que recibió una gran atención de los medios de comunicación en el oeste de Texas en ese momento. “Me preguntó si le había dicho a alguien cuánto dinero tenía de mi padre. ‘¿Estás segura de que no te tenían en el punto de mira?’”.

Trato con los fiscales

Su padre, dijo, hizo su fortuna tanto con su consulta de cardiología como con una serie de empresas de tecnología médica en las que participaba. Según los archivos de la policía de Odessa, fue una inversión fallida en una de esas empresas lo que pudo llevar al asesinato.

La policía descubrió pruebas de que el asesino, Ayyasamy Thangam, y su esposa, otro médico de Odessa, perdieron US$200.000 en una empresa de robótica médica en la que el Dr. Gadasalli les había animado a invertir. Thangam compró la pistola semiautomática que utilizó menos de una semana antes del asesinato.

En ese momento, el Dr. Gadasalli estaba acusado por el gobierno federal de intentar ocultar transferencias de dinero y estaba en conversaciones con los fiscales que llevaban a cabo una investigación más amplia sobre el fraude en la atención sanitaria. Su abogado de entonces, Thomas Fagerberg, dijo que cree que las acusaciones contra el doctor fueron inventadas por rivales de la comunidad médica celosos de su éxito. Fagerberg recuerda que su cliente le llamó el 11 de junio de 2015 para decirle que acababa de firmar un acuerdo que habían negociado para que el gobierno retirara los cargos.

Menos de una hora después, un fiscal federal llamó a Fagerberg para decirle que el doctor Gadasalli había muerto. El caso contra él fue posteriormente desestimado.

Divya Gadasalli dijo que los US$8 millones no eran todo el patrimonio de su padre, pero que sigue siendo “de suma importancia que haga todo lo posible para recuperar el dinero para mi familia”. También dijo que espera que su caso pueda ayudar a otras personas que han sido objeto de estafas.

“Si esto funciona para mí, tal vez pueda funcionar para otras víctimas”, dijo.

Gadasalli dijo que la experiencia le ha dado una nueva perspectiva sobre el dinero.

“Incluso cuando no pensaba que era una estafa, esto era estresante, tener esa mentalidad de vamos a negociar de nuevo pronto, ganar más dinero”, dijo. “La sociedad estadounidense siempre empuja a la gente a seguir ganando ese dinero, y todo esto me enseñó a centrarme en lo que es más importante en mi vida, que no es eso”.

Con la asistencia de Olga Kharif.

Este artículo fue traducido por Andrea González.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD