PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Estilo de vida

‘Marilyn’ de Warhol se vende por la cifra más alta lograda para una obra del artista

Con el golpe de martillo, también se convirtió en la obra de arte del siglo XX más cara vendida en una subasta y la obra de arte estadounidense más cara vendida en una subasta

El cuadro, Shot Sage Blue Marilyn, fue creado por Warhol en 1964. Junto con los otros 35 lotes de la venta, fue consignado por la Fundación Thomas y Doris Ammann de Zúrich.
Por James Tarmy y Chris Rovzar
09 de mayo, 2022 | 09:36 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El lunes por la noche, una serigrafía de 58 años de Andy Warhol se vendió en Christie’s por un récord de US$195 millones.

Los superlativos abundan: con el golpe de martillo, se convirtió en la obra de arte del siglo XX más cara vendida en una subasta; la obra de arte estadounidense más cara vendida en una subasta; y la segunda obra de arte vendida públicamente más cara de la historia. (El Leonardo da Vinci, de US$450 millones, sigue ocupando el primer puesto). El marchante Larry Gagosian, que estaba en la sala, fue el adjudicatario.

PUBLICIDAD

El cuadro, Shot Sage Blue Marilyn, fue creado por Warhol en 1964. Junto con los otros 35 lotes de la venta, fue consignado por la Fundación Thomas y Doris Ammann de Zúrich. Thomas, destacado marchante y coleccionista, murió de complicaciones relacionadas con el sida en 1993; su hermana Doris se hizo cargo de la galería y la dirigió hasta su muerte el año pasado. Toda la recaudación de la venta se destinará a la fundación, que se dedica a programas sanitarios y educativos.

El récord anterior para una obra de arte estadounidense era de US$110,5 millones por un Basquiat.

La Marilyn fue el último lote de la venta, lo que significa que, a pesar de la prolongada puja por muchos de los otros lotes, los espectadores de la sala de ventas de Christie’s en Nueva York permanecieron firmes en sus asientos hasta el final. (En circunstancias normales, las 8 de la tarde es la hora de las brujas, cuando los marchantes y coleccionistas se levantan de sus sillas para hacer sus reservas para cenar a tiempo).

PUBLICIDAD

Aunque su estimación de preventa era de US$200 millones, el subastador Jussi Pylkkänen empezó a pujar muy por debajo de esa cantidad, lanzando una oferta inicial de US$110 millones, luego de US$120 millones, hasta que escuchó lo que parecía ser su primera oferta real, de US$140 millones. A partir de ahí, al menos tres postores -dos por teléfono y Gagosian en la sala- subieron rápidamente el precio en incrementos de US$10 millones.

Después de tres minutos y medio, Jussi Pylkkänen bajó el martillo a US$170 millones. Con los honorarios de la casa de subastas, conocidos como la prima del comprador, el total de la obra llegó a su precio final, US$195 millones.

Al bajar el martillo, la sala estalló en aplausos y el público se retiró rápidamente. Al abandonar la venta, Gagosian no quiso hacer comentarios.

La venta del lunes por la noche es la primera de una bonanza de subastas de dos semanas de duración. Esta semana, Christie’s espera vender unos US$1.500 millones en arte moderno y contemporáneo. La próxima semana, Sotheby’s espera vender US$1.180 millones.

PUBLICIDAD