PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

Lagarde se une a miembros del BCE, sugiere que alza de tasas podría llegar en Julio

“La primera subida de tasas, basada en las orientaciones del BCE sobre ello, tendrá lugar algún tiempo después del final de las compras netas de activos”, dijo

Banco avalia resposta à inflação
Por Alexander Weber, Carolynn Look y Jan Bratanic
11 de mayo, 2022 | 07:33 am
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, afirmó que la primera subida de tasas de interés en más de una década podría producirse “semanas” después de que finalicen las compras netas de bonos a principios del próximo trimestre, uniéndose así al creciente grupo de responsables de formular políticas que señalan que la medida podría tener lugar tan pronto como en julio.

“La primera subida de tasas, basada en las orientaciones del BCE sobre ello, tendrá lugar algún tiempo después del final de las compras netas de activos”, dijo Lagarde el miércoles.

PUBLICIDAD

“Todavía no hemos definido con precisión la noción de ‘algún tiempo’, pero he sido muy clara en que esto podría significar un periodo de sólo unas semanas”, dijo en un discurso en Liubliana (Eslovenia), abogando por una normalización “gradual” de la política monetaria tras la subida inicial.

Ante una inflación récord que casi cuadruplica el objetivo del BCE, del 2%, los colegas de Lagarde en el BCE presionan cada vez más públicamente a favor de una subida en la reunión del 20-21 de julio. Mientras que la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra están en pleno proceso de endurecimiento de sus políticas, el BCE no ha subido los costes de los préstamos desde 2011. Su tasa de depósito es negativa desde 2014.

A pesar de que la guerra en Ucrania hace temer una estanflación en Europa, los mercados monetarios están valorando plenamente las subidas de un cuarto de punto del BCE en sus decisiones de julio y septiembre, con una nueva subida a finales de año. Los operadores apuestan por que la tasa de depósito alcanzará un máximo del 1,5% dentro de unos dos años.

PUBLICIDAD

El miércoles, Frank Elderson, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, dijo que los funcionarios pueden empezar a considerar la posibilidad de subir las tasas desde los mínimos históricos de julio, y restó importancia al riesgo de recesión en la zona del euro, ya que la invasión de Rusia está minando el crecimiento y avivando los precios.

El jefe del Bundesbank, Joachim Nagel, se mostró partidario de una subida “oportuna” una vez que concluya la compra neta de bonos -probablemente en junio- y dijo que la medida “podría ser en julio”. El francés Francois Villeroy de Galhau dijo que espera que los tipos suban gradualmente “a partir del verano”.

Pocos son los que se muestran cautelosos ante un movimiento a principios del verano boreal, aunque uno de ellos es el miembro del Comité Ejecutivo Fabio Panetta. En una entrevista concedida la semana pasada al periódico italiano La Stampa, advirtió que la economía de la zona euro está “estancada de facto” y se mostró partidario de esperar a los datos del producto interior bruto del segundo trimestre antes de decidir sobre las tasas.

Aumentando la sensación de preocupación, el Ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, dijo el miércoles que “no debemos subestimar el peligro de estanflación”. El Bundesbank predice que la inflación alemana se acercará al 7% este año.

Son los precios los que impulsan la política, y a medida que el calendario para el despegue cristalice, el debate probablemente pasará a centrarse en el aumento de los costes de los préstamos.

“Como el despegue de julio parece un hecho, el debate en el Consejo de Gobierno probablemente se centrará en el tipo neutral y en el camino para llegar a él”, señalan los economistas de UBS, dirigidos por Reinhard Cluse, en un informe a los clientes.

PUBLICIDAD