PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Opinión

Los bancos centrales no pueden enfrentarse solos a la estanflación

Banco Central Europeo
Por Marcus Ashworth
11 de mayo, 2022 | 12:36 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Los banqueros centrales, los brillantes salvadores de la economía global después de la crisis financiera mundial y nuevamente durante la pandemia, se están convirtiendo rápidamente en los villanos de la narrativa predominante. Jugando con aumentos de tasas de interés que son demasiado tardíos y demasiado pequeños y recortando pedazos de sus balances hinchados no evitarán que la inflación se dispare a dos dígitos. Pero entrar en recesión para compensar el estar dormido en el timón del estímulo durante demasiado tiempo sería simplemente un fracaso de otro tipo. Lo que se necesita es que la política fiscal asuma una mayor parte de la carga económica.

Después de un breve período de pensamiento conjunto, cuando el aumento del gasto público se coordinó con programas de estímulo innovadores, volvemos a los bancos centrales como los únicos baluartes contra la estanflación. La desconexión actual entre la política fiscal y monetaria deja a los guardianes de la estabilidad financiera y su independencia, peligrosamente expuestos a ataques.

PUBLICIDAD
Estanflacióndfd

Caminar por la cuerda floja entre frenar la inflación creciente y hundir la economía en una recesión plantea un dilema para el Banco Central Europeo. Mientras los miembros de su consejo de gobierno claman por el fin inminente de la flexibilización cuantitativa y el fin rápido de las tasas de interés negativas, eliminar el estímulo demasiado rápido podría resultar fácilmente en una fuerte desaceleración el próximo año para la siempre precaria economía de la zona euro. La gracia salvadora es que, al menos hasta ahora, hay poca evidencia de aumentos salariales vertiginosos . Ahí es exactamente donde los gobiernos del bloque pueden ayudar, al aliviar el impacto del aumento de los precios de la energía en los consumidores para mitigar los efectos inflacionarios de segunda ronda.

La Unión Europea obtuvo una gran victoria al crear el fondo Next Generation de 800.000 millones de euros (US$840.000 millones) el año pasado para compensar las dificultades económicas de la pandemia, pero su respuesta fiscal colectiva a la invasión rusa de Ucrania ha sido mediocre. La gran fortaleza de la UE es su flexibilidad ante la adversidad; debe combinar la coordinación de su reacción militar y de sanciones con un paquete para sostener el crecimiento mientras suaviza las repercusiones de la guerra en los precios.

La tarea del Banco de Inglaterra (BOE, por sus siglas en inglés) es aún más difícil debido a los aumentos de impuestos introducidos por el ministro de Hacienda Rishi Sunak. No es muy bueno que un banco central suba las tasas de interés en su cuarta reunión consecutiva y, de repente, advierta sobre los riesgos inminentes de una recesión. Aumentar los costos de endeudamiento solo puede empeorar la crisis del costo de vida, de ahí las crecientes divisiones en el Comité de Política Monetaria entre los miembros que priorizan la necesidad de calmar la inflación con aquellos preocupados por la restricción fiscal del gobierno.

PUBLICIDAD
Pronóstico de inflación inglesadfd

El gobierno del Reino Unido parece hacer oídos sordos a las súplicas de los expertos en finanzas para mitigar la caída que se avecina en los niveles de vida. Dado que se percibe que el BOE está perdiendo el apetito por abordar el aumento de los precios al consumidor y pronosticar una estanflación, es comprensible que los operadores e inversores desconfíen cada vez más de los activos en libras esterlinas.

La Reserva Federal, por su parte, no ve obstáculos y está acelerando su endurecimiento. Eso está ampliando el diferencial de tasas de interés con respecto a otras monedas, impulsando aún más la fortaleza del dólar y causando estragos en el mercado de divisas , en detrimento particular de las economías de mercados emergentes. Pero el banco central de EE.UU. tiene pocas opciones para hacer frente luego de un exceso de estímulo por parte del gobierno. La perspectiva de un estancamiento político después de las elecciones de mitad de período en noviembre no es un buen augurio para la ya vacilante administración del presidente Joe Biden. Al menos con la anterior presidenta de la Fed ahora al frente del Tesoro, debería haber alguna esperanza de sincronización entre la respuesta fiscal y monetaria a los desafíos económicos que se avecinan.

Deflacionar activamente la economía para enfriar los mercados laborales súper calientes y desencadenar la destrucción de la demanda es el objetivo que persiguen tanto la Fed como el BOE. Eso no solo corre el riesgo de desperdiciar los billones gastados en los esfuerzos de recuperación de la pandemia, sino que también podría no ser controlable. El remedio podría ser peor que la enfermedad, destruyendo la ya vacilante confianza en la capacidad de las autoridades monetarias para cumplir con sus mandatos.

Condiciones financierasdfd

Nadie quiere volver a que los políticos decidan las tasas de interés. Por lo tanto, hay que darse cuenta de los límites de lo que la acción monetaria por sí sola puede lograr cuando el mundo se ha cerrado efectivamente y luego se ha vuelto a encender en medio de interrupciones en la cadena de suministro global y una crisis energética inducida por la guerra. Los banqueros centrales tienen poco o ningún control sobre el lado de la oferta y solo pueden tomar medidas drásticas contra la demanda que recientemente atizaron con fervor. Los gobiernos pueden jugar con el lado de la producción, pero solo donde tenga sentido comercial. Se necesita mucho tiempo para que la infraestructura u otros grandes proyectos generen un efecto económico significativo, pero la política fiscal podría hacer mucho más, en particular con los impuestos y los incentivos a la inversión.

Las acciones y los bonos ya están en rojo por los peligros económicos que se avecinan. La formulación de políticas fiscales y monetarias pueden y deben coordinarse sin socavar la independencia de ninguno de los conjuntos de formuladores de políticas. Es hora de que las autoridades mundiales repitan la creatividad que desplegaron durante la pandemia. Deberían actuar ahora, con prisa.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD