: Un cajero automático de criptomonedas instalado en una tienda de conveniencia el 12 de mayo de 2022 en Miami, Florida.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Surgidas de las cenizas de la crisis financiera mundial, las criptomonedas se han beneficiado de un extraordinario periodo de crecimiento económico y de condiciones monetarias fáciles que impulsaron su capitalización de mercado combinada a casi US$3 billones el año pasado. Pero la fiesta está terminando abruptamente gracias a la inflación estadounidense, que se sitúa en el nivel más alto de los últimos 40 años y la expectativa de que los bancos centrales de todo el mundo aumentarán rápidamente las tasas de interés y retirarán los estímulos para controlar los precios. Una burbuja avivada por el dinero fácil está estallando, y es probable que la venta masiva se profundice.

Bitcoin (XBT) y ether (XET) han perdido cada uno más de la mitad de su valor desde noviembre; las “meme coins” más especulativas han caído un 80% o más; y las llamadas stablecoins (monedas estables), destinadas a cotizar con una paridad vinculada al dólar, de pronto se están tambaleando.

PUBLICIDAD

Las criptomonedas, por supuesto, han experimentado caídas épicas antes, pero nunca han tenido que enfrentarse a un contexto macroeconómico como éste. Los críticos partidarios de las finanzas tradicionales están deseando bailar sobre la tumba de las criptomonedas, pero es importante recordar las lecciones de la quiebra de las puntocom en las acciones de Internet: Muchas inversiones impulsadas por la narrativa se tambalearán, y algunas se desplomarán a cero, pero el próximo Amazon.com (AMZN) puede surgir entre sus filas.

Las caídas siempre son dolorosas a corto plazo, pero también pueden erradicar a los estafadores y a los aspirantes y preparar el terreno para la verdadera innovación. Cuando el polvo se asiente, el capital volverá a fluir hacia los proyectos que hayan demostrado ser lo suficientemente sólidos como para sobrevivir a una recesión del mercado. La tecnología blockchain está reduciendo la fricción y mejorando la puntualidad de los pagos; ofrece una poderosa herramienta para verificar y conferir la propiedad de los activos; y las criptomonedas forman parte de esa revolución.

También es importante recordar que los criptoactivos no son un monolito. Por ahora, una stablecoin algorítmica es la que más presión sufre. La semana pasada, la moneda TerraUSD, que fue diseñada para valer siempre US$1, colapsó en un desmoronamiento que llevó a su creador, Terraform Labs, a detener nuevas transacciones en su blockchain el jueves. Entre los proyectos cripto basados en la fe, TerraUSD es el principal. La vinculación funciona a través de la promesa de que TerraUSD siempre se puede intercambiar por el valor de US$1 de su token Luna, cuyo valor fluctúa, pero la vinculación en última instancia depende de que Luna valga algo. La crisis de confianza, que se parece a un antiguo pánico bancario también ha ejercido cierta presión sobre Tether, una stablecoin mucho más grande que supuestamente está respaldada por reservas más tangibles.

PUBLICIDAD
El cruce del dólar estadounidense se tambalea en medio de las consecuencias de TerraUSDdfd

El CEO de Blockchain.com, Peter Smith, intentó darle un giro positivo en Twitter:

El pánico bancario de la década de 1930, la eliminación del patrón oro en los años 70 y la crisis financiera de hace 14 años fueron fuertes sacudidas que finalmente condujeron al crecimiento. Los desafíos de las stablecoin que hemos visto esta semana conducirán a un ecosistema mejor y más fuerte.

Smith tiene razón. También vale la pena señalar que las monedas digitales más grandes, bitcoin y ether, esencialmente se mantienen en el caos. Hasta ahora, no se están debilitando mucho más de lo que cabría esperar de un activo de riesgo de alta beta. Bitcoin y ether han bajado alrededor de un 54% y un 57% en los últimos seis meses, respectivamente, lo que es menos que el ProShares UltraPro QQQ, cuyo objetivo es ofrecer un 300% del rendimiento diario del índice Nasdaq 100. Los gráficos son casi idénticos:

PUBLICIDAD
Bitcoin y ether básicamente parecen un juego de alta beta en el Nasdaq 100dfd

Si bien la correlación entre tecnología y acciones hace ridícula la afirmación de que bitcoin es un refugio similar al oro, es difícil concluir que algo especialmente terrible está sucediendo con las criptomonedas más grandes: Están inmersas en la caída causada por la Reserva Federal al igual que innumerables acciones del Nasdaq, y se enfrentan a mucha más volatilidad en el futuro, al igual que las empresas.

Cuando los repuntes basados en la fe se desvanezcan en los mercados globales, la mayoría de los activos especulativos tendrán dificultades, y algunos no sobrevivirán. Por cada Amazon en el mundo actual de las criptomonedas, hay miles de equivalentes de Pets.com, la empresa que salió a bolsa cerca de máximo de la burbuja y luego se liquidó en un año. En todo el sector, esto no marcará el fin de los tiempos, e incluso puede resultar un hecho positivo. Existe una posibilidad razonable de que el Amazonas de las criptomonedas ni siquiera se haya creado todavía. Pero en última instancia, las monedas digitales y blockchain son elementos fijos del sistema financiero, independientemente de lo que ocurra con el mercado en el próximo año.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha