PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Europa

¿Por qué Reino Unido y la UE se dirigen hacia otra crisis del Brexit?

Agregaría una enorme presión económica en un momento en que Europa ya está lidiando con una crisis inflacionaria

Boris Johnson Fotógrafo: Simon Dawson/Bloomberg
Por Ellen Milligan
14 de mayo, 2022 | 12:37 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Gran Bretaña y la Unión Europea (UE) se encaminan a otra ruptura por el Brexit con el regreso de la larga disputa sobre el Protocolo de Irlanda del Norte al foco de atención. Así es como la amenaza del Reino Unido de reescribir una parte clave del acuerdo Brexit podría desencadenar una guerra comercial entre los dos aliados.

¿De qué trata la disputa?

El futuro de Irlanda del Norte fue la parte más controvertida y difícil de las negociaciones originales del Brexit. Ambas partes querían evitar poner puestos de control aduanero en la frontera de casi 500 kilómetros entre la República y el Norte, que alguna vez fue un punto álgido de la violencia sectaria que asoló la región durante una generación.

PUBLICIDAD

La solución a la que se comprometió voluntariamente el primer ministro británico, Boris Johnson, fue mantener a Irlanda del Norte en el mercado único de bienes de la UE, a costa de situar la frontera aduanera en el mar de Irlanda. Eso significa que las mercancías que viajan a la provincia desde el resto del Reino Unido están sujetas a controles.

Los unionistas argumentan que eso abrió una brecha entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido y desvió los flujos comerciales hacia el sur. El gobierno de Johnson ha amenazado durante mucho tiempo con activar una cláusula de emergencia en el Protocolo conocida como el Artículo 16, que le permite suspender partes del acuerdo si causan “dificultades económicas, sociales o ambientales graves” o una “desviación del comercio”.

¿Porqué ahora?

Las elecciones a la asamblea de Irlanda del Norte el 5 de mayo marcaron un cambio importante en el equilibrio político de la región, ya que Sinn Fein aseguró una victoria, una primicia histórica para el partido nacionalista.

PUBLICIDAD

Sinn Fein, junto con el Partido de la Alianza, que también obtuvo escaños en las elecciones, apoyan el Protocolo, mientras que el Partido Unionista Democrático (DUP, por sus siglas en inglés) ha presionado con fuerza para que se elimine el acuerdo.

Hasta ahora, el DUP se ha negado a unirse a la asamblea de poder compartido de Irlanda del Norte, un legado clave del Acuerdo del Viernes Santo, hasta que el Reino Unido tome medidas para cambiar el Protocolo. Sin la cooperación de DUP, las decisiones clave en Stormont (sede del gobierno) deben suspenderse. Los partidos ahora tienen seis meses para formar un gobierno o el Secretario de Estado del Reino Unido podría convocar otras elecciones.

Eso creó una oportunidad para que el gobierno de Johnson, después de meses de lidiar con el Covid-19 y el partygate, intente renegociar el Protocolo y terminar con la necesidad de controles en la mayoría de los bienes.

¿Qué es diferente esta vez?

Si bien el Reino Unido ha amenazado durante mucho tiempo con activar el Artículo 16, la posición de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, parece haber cambiado en los últimos días. Según el Times, está considerando una nueva legislación para anular secciones enteras del protocolo.

En una llamada con el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, el jueves, advirtió que el Reino Unido no tendría más remedio que actuar si la UE no muestra la “flexibilidad requerida”. En respuesta, Sefcovic dijo que la acción unilateral del Reino Unido “simplemente no es aceptable” y “socavaría las condiciones que son esenciales para que Irlanda del Norte continúe teniendo acceso al mercado único de bienes de la UE”.

A diferencia del Artículo 16, que permite al Reino Unido tomar medidas limitadas y proporcionadas para abordar las interrupciones específicas causadas por el protocolo después de un período de reflexión de un mes para las conversaciones con la UE, la legislación permitiría al gobierno tomar medidas unilaterales inmediatas. Pero los abogados advierten que tal medida violaría el derecho internacional.

PUBLICIDAD

¿Cómo funcionaría?

Truss podría presentar un nuevo proyecto de ley parlamentario, que probablemente enfrentaría una fuerte oposición en la Cámara de los Lores, o usar la llamada legislación secundaria, que le permite a un ministro hacer un cambio directo a la ley sin necesidad de la aprobación activa del Parlamento.

La legislación puede dejar de aplicar partes del protocolo relacionadas con el comercio y los impuestos, o dar a los ministros del gobierno los poderes para anularlo.

Alternativamente, Truss puede simplemente amenazar con introducir legislación con la esperanza de animar a la UE a negociar.

PUBLICIDAD

¿Cómo reaccionaría la UE?

La UE no tiene miedo de tomar represalias. Es probable que el bloque inicie procedimientos de infracción contra el Reino Unido y podría suspender el acuerdo comercial que ambos elaboraron con tanto cuidado hace años. Eso detendría el comercio libre de aranceles de bienes entre las dos partes, dejando a Gran Bretaña en gran medida en la misma posición en la que habría estado si no hubiera podido asegurar un acuerdo de Brexit en primer lugar.

Si bien la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, es responsable tanto de las negociaciones como de las medidas de represalia, una decisión final sobre los detalles y el momento requiere la aprobación de los Estados miembros, un proceso que podría llevar meses.

PUBLICIDAD

¿Qué dice EE.UU.?

El presidente Joe Biden, de ascendencia irlandesa, ha advertido repetidamente a Johnson que la paz en Irlanda del Norte no puede verse comprometida por las tensiones sobre el protocolo. En una carta a Truss del 10 de mayo, los congresistas estadounidenses William Keating, presidente del subcomité de asuntos exteriores sobre Europa, y Brendan Boyle, copresidente del caucus (una conferencia de miembros de un cuerpo legislativo que pertenecen a un partido o facción en particular) del Congreso de la UE, advirtieron que una medida unilateral para romper el Protocolo socavaría el Acuerdo de Viernes Santo.

¿Qué está en juego?

Una guerra comercial corre el riesgo de agregar una enorme presión económica en un momento en que Europa ya está lidiando con una crisis del costo de la vida alimentada por el aumento de los precios del gas y el petróleo. También hay que considerar la guerra de Rusia contra Ucrania, que en los últimos meses ha unido al Reino Unido y a la UE después de años de tensiones por el Brexit.

Actuar unilateralmente también corre el riesgo de enviar un mensaje al resto del mundo sobre la voluntad del Reino Unido de cumplir con sus acuerdos internacionales, advirtió esta semana la ex primera ministra Theresa May.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Joe Mayes y Morwenna Coniam.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD