Actualidad

La OTAN celebra el momento histórico en el que Finlandia solicita su ingreso en la Alianza

La decisión formal de Finlandia se tomó el domingo y requiere la firma del Parlamento, que se espera en unos días

Los suecos y los finlandeses están cada vez más a favor de la adhesión a la OTAN tras la invasión rusa de Ucrania, lo que aumenta la presión sobre los dirigentes de estos países para que cambien sus políticas de no alineación militar.
Por Kati Pohjanpalo y Leo Laikola
15 de mayo, 2022 | 11:27 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La OTAN acogió con satisfacción la decisión de Finlandia de solicitar su ingreso en la alianza de defensa, en un movimiento histórico tras la invasión rusa de Ucrania que pone fin a la postura de no alineación militar mantenida durante mucho tiempo por la nación nórdica.

La decisión formal de Finlandia se tomó el domingo y requiere la firma del Parlamento, que se espera en unos días. La vecina Suecia se suma a la decisión del partido gobernante de ese país, prevista para el domingo en Estocolmo.

Los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte concluyeron una reunión de dos días en Berlín con palabras de bienvenida para las naciones nórdicas y se comprometieron a tramitar rápidamente las solicitudes, y la ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, dijo que ambas ya son de facto “miembros de la OTAN, sólo que sin carné”.

PUBLICIDAD

Jens Stoltenberg, secretario general del bloque, dijo que su entrada “sería un momento histórico” y “aumentaría nuestra seguridad compartida y demostraría que nuestras puertas siguen abiertas y que la agresión no paga”, según los comentarios realizados en una conferencia de prensa el domingo.

Los socialdemócratas suecos, en el poder, tienen previsto revelar el domingo su postura sobre el ingreso en la OTAN, justo cuando los responsables políticos intentan calmar la preocupación de que Turquía pueda hacer fracasar su candidatura. El bloque militar requiere unanimidad para incorporar nuevos miembros.

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo que está “muy seguro” de que los aliados llegarán a un consenso sobre Finlandia y Suecia.

PUBLICIDAD

“La OTAN es un lugar para el diálogo; es un lugar para la discusión; es un lugar para hablar de cualquier diferencia que podamos tener”, dijo a los periodistas. “He escuchado un apoyo casi generalizado” a la adhesión de los países nórdicos a la alianza.

El viernes, Turquía planteó repentinamente su preocupación por el apoyo a los “terroristas” kurdos, aunque anteriormente había indicado que veía con buenos ojos la adhesión de Finlandia y Suecia al bloque. Así que “pueden entender que estoy un poco confundido”, dijo el domingo el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, instando a “una respuesta clara” del presidente Recep Tayyip Erdogan.

“Turquía ha dejado claro que su intención no es bloquear el ingreso” en la OTAN de Finlandia y Suecia, dijo Stoltenberg. También se comprometió a abordar las preocupaciones de seguridad de Finlandia y Suecia para el período anterior a la entrada en vigor de las garantías de seguridad colectiva con la plena adhesión.

Turquía lleva mucho tiempo quejándose de la insuficiente cooperación de la OTAN y los aliados europeos en su lucha contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, o PKK, calificado como organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

“Turquía ha transmitido sus preocupaciones durante la reunión de ampliación de la OTAN. En concreto, los representantes de estos dos países mantuvieron reuniones con miembros del PKK y del YPG y Suecia también les proporcionó armas”, declaró el domingo en Berlín el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu. También sugirió que debían levantar la prohibición de exportar armas a Turquía, y señaló que se requería una actitud más conciliadora por parte de Suecia.

MOMENTO DECISIVO

La decisión de Finlandia -que cuenta con un amplio respaldo entre los legisladores de Helsinki- ha sido calificada como el tercer momento decisivo de su historia, que completa la aspiración de un siglo de la nación nórdica de ser considerada una parte de pleno derecho de Occidente.

PUBLICIDAD

“Hoy vemos una Rusia muy diferente a la que veíamos hace unos meses”, dijo la Primera Ministra Sanna Marin a los periodistas en Helsinki. “Ya no podemos confiar en que habrá un futuro pacífico junto a Rusia por nuestra cuenta”.

“Por eso tomamos la decisión de entrar en la OTAN”, dijo. “Es un acto de paz para que nunca más haya guerra en Finlandia”.

Tras conseguir la independencia en 1917, después de más de 100 años como Gran Ducado del Imperio Ruso, los finlandeses libraron dos guerras con la Unión Soviética, cediendo parte de su territorio en 1944. Después, Finlandia pasó de puntillas por una época de neutralidad durante la Guerra Fría -por necesidad, no por elección-, acobardándose ante Moscú y conservando la independencia en una política que llegó a conocerse como finlandización.

PUBLICIDAD

Tras el colapso de la Unión Soviética, el país nórdico buscó inmediatamente la entrada en el redil europeo siguiendo la estela de Suecia, y ambos se incorporaron a la Unión Europea en 1995.

“Llevamos al menos 30 años hablando aquí en Finlandia sobre el ingreso en la OTAN”, dijo el Presidente Niinisto. “Cuando hablamos de seguridad, aunque no sea tan visible en la vida diaria, tiene un gran impacto en nuestras mentes y eso hace que esta decisión sea también histórica”.

PUBLICIDAD

SUPERVIVENCIA

Una vez le preguntaron a un ex presidente, Mauno Koivisto, cuál era la idea de Finlandia, si no era parte de Rusia. Su famosa respuesta de una sola palabra: “Supervivencia”.

Con ese espíritu, el país de 5,5 millones de habitantes ha permanecido siempre en alerta. Vigila una frontera de unos 1.300 kilómetros, tiene una reserva de 900.000 soldados y puede desplegar 280.000 de ellos en tiempo de guerra. Se aferra a un sistema basado en la conscripción, en el que la mayoría de los hombres y algunas mujeres reciben una formación militar que dura entre seis meses y un año.

Los equipos militares de Finlandia son compatibles con los de la OTAN e incluyen un gran número de artillería y tanques. En diciembre, el país decidió comprar 64 aviones de combate Lockheed Martin Corp. F-35A para reemplazar sus envejecidos F/A-18 Hornets en una adquisición de 10.000 millones de euros (10.400 millones de dólares).

PUBLICIDAD

REACCIÓN RUSA

El presidente Niinisto telefoneó el sábado al presidente ruso, Vladimir Putin, para informarle del proyecto de ingreso en la OTAN. La medida sería un “error porque no hay amenazas para la seguridad de Finlandia”, dijo Putin a su homólogo finlandés, según un comunicado del Kremlin, y añadió que podría perjudicar las relaciones entre los países.

La reacción de Putin al plan finlandés fue “más suave que nunca”, dijo Niinisto a los periodistas el domingo. “Puede ser que quieran evitar” que esto se convierta en un tema de discusión en Rusia, dijo.

Rusia ha insinuado la posibilidad de poner más tropas en la frontera o de llevar armas nucleares a su exclave báltico de Kaliningrado como respuesta.

“Esta es una carta que los rusos han estado jugando desde 2014 y en adelante”, dijo Anna Wieslander, directora para Europa del Norte en el Consejo Atlántico. “Creemos que ya tienen esas armas en Kaliningrado desde 2018 y que han tomado precauciones debido a ello”.

PUBLICIDAD