El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llega para hablar en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca en Washington, D.C., Estados Unidos, el lunes 9 de mayo de 2022.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Amy Walter, de The Cook Report, señala que, tanto si el expresidente Donald Trump se presenta de nuevo a la contienda por la presidencia de EE.UU. como si no lo hace, las elecciones de 2024 tendrán al menos una característica inusual. Si el presidente Joe Biden se presenta a la reelección y gana la nominación demócrata, ampliará su propio récord de candidato de un partido importante de edad más avanzada. ¿Y si no se presenta? Walter calcula que la última persona que alcanzó la presidencia mediante elecciones y luego decidió no volver a presentarse fue James Buchanan en 1860.

Esto es un poco complicado; antes de que la limitación a dos mandatos entrara en vigor en 1951, los presidentes que optaron por no presentarse a un tercer mandato contarían, lo que haría que la decisión de no presentarse fuera un poco más común. Pero también es complicado por otra razón.

PUBLICIDAD

Algunos de los que no se presentaron estaban interesados en seguir en la Casa Blanca, pero sus partidos no compartían ese interés. Y antes de 1968, era aún más difícil que ahora juzgar quién era realmente un candidato. Hubo primarias presidenciales a partir del siglo XX, pero antes de las reformas electorales de la década de 1960 eran oportunidades opcionales para que los candidatos demostraran su popularidad a los actores del partido, y los presidentes en ejercicio y otros candidatos fuertes no entraban en ellas. La verdadera acción tenía lugar en las convenciones nacionales de los partidos y poco antes, y los candidatos que fracasaban podían no tener nunca mucha constancia pública de sus candidaturas.

Es similar a cómo, hoy en día, si un político da algunos discursos en Iowa y New Hampshire pero nunca avanza más allá de esa etapa, es difícil saber si clasificarlo como falta de interés por parte del candidato o del partido. Si los presidentes que se retiran, como Lyndon Johnson en 1968 y Woodrow Wilson en 1920, se clasifican mejor como que se han presentado y abandonado más que como que no se han presentado, entonces que Biden no se presente sería un acontecimiento aún más raro.

PUBLICIDAD

A no ser, por supuesto, que el propio Biden esté en ese barco, presentándose sin decirlo, y dejando viva la opción de una retirada elegante si las cosas se ven sombrías.

No lo sabemos ni podemos saberlo en este momento. Sea lo que sea que esté pensando Biden, hasta ahora ha tenido sentido para el éxito de su presidencia que actúe como si se presentara a la reelección. De lo contrario, sería un pato cojo, y eso le costaría influencia.

PUBLICIDAD

En algún momento (probablemente en algún lugar entre las elecciones de medio término de noviembre y, digamos, a principios de 2023) Biden tendrá que declarar de una manera u otra, porque su partido necesitará una respuesta. Hasta ese momento, todo el mundo tendrá que esperar.

Walter también plantea la posibilidad de una impugnación de la candidatura. He especulado en el pasado que el número mágico en el índice de aprobación presidencial necesario para desencadenar un desafío serio a la nominación de un presidente que busca la reelección es de alrededor del 40% (Biden está ahora en alrededor del 42%).

PUBLICIDAD

No se trata tanto de que cualquier presidente que tenga un mejor rendimiento sea probablemente lo suficientemente popular dentro del partido como para derrotar un desafío. Es que mientras el presidente sea percibido dentro del partido como si tuviera una oportunidad decente de ser reelegido, los riesgos de las disputas internas (y los riesgos de enfrentarse a un presidente y perder) son demasiado grandes. Mientras casi todos los actores del partido sigan esa lógica, es poco probable que un desafío cobre impulso. Mi opinión es que una batalla seria por la nominación de Biden que se extienda hasta las primarias es improbable. Si es lo suficientemente impopular como para que su nominación esté en peligro, seguramente anunciará que no buscará un segundo mandato.

Sin embargo, si Biden sigue siendo impopular, las condiciones se aproximarían a lo que anteriormente ha preparado el terreno para una campaña seria de un tercer partido o independiente. Esto suele ocurrir cuando un presidente en funciones puede presentarse pero tiene pocas perspectivas electorales.

PUBLICIDAD

Esa situación se dio en las campañas relativamente fuertes de Ross Perot en 1992, John Anderson en 1980, George Wallace en 1968, Strom Thurmond y Henry Wallace en 1948 y el expresidente Teddy Roosevelt en 1912. (La segunda campaña de Perot, en 1996, tuvo mucho menos éxito que la de 1992; si se hubiera presentado por primera vez ese año, cuando un popular Bill Clinton estaba en la papeleta, es poco probable que hubiera llegado a ninguna parte).

La lógica es sencilla: Hay votantes disponibles que apoyaron al presidente cuatro años antes, pero que se han alejado del oficialista, mientras que los partidos externos suelen parecer desorganizados y poco presidenciales, especialmente al principio de su propio proceso de nominación. No hay garantía de que una candidatura de un tercer partido o independiente se lance en esas circunstancias; un aspirante necesitaría mucho dinero, fama y habilidades políticas para producir una verdadera campaña. Pero si Biden es un poco más impopular y sigue presentándose el año que viene, las condiciones serían las adecuadas para ello.

PUBLICIDAD

Las retiradas presidenciales tempranas, los desafíos serios a la nominación y las campañas significativas de terceros o independientes suelen ser la consecuencia de la debilidad presidencial, no la causa de la misma. Tal vez las cosas podrían ser diferentes esta vez ciertamente, Biden podría decidir no presentarse en 2024 por razones de salud o de edad, incluso si es mucho más popular que ahora. Pero por lo demás, la lógica de la situación probablemente no ha cambiado.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.