PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ESG

Si Tesla no es lo suficientemente buena para un índice ESG, ¿entonces quién lo es?

“El mercado sigue confundiendo la ESG con la sostenibilidad, y ciertamente se está viendo que esto ocurre aquí”, dijo Rob Du Boff, analista senior de ESG en Bloomberg Intelligence

Elon Musk Fotógrafo: Joshua Lott/Getty Images
Por Tim Quinson y Saijel Kishan
20 de mayo, 2022 | 07:34 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La retirada esta semana de Tesla Inc. (TSLA) de un índice de referencia está planteando nuevas preguntas sobre el significado real de la estrategia ESG (iniciales en inglés para ambiental, social y de gobernanza corporativa) para los inversores.

La estrategia, que, se considera, favorece a las industrias aparentemente interesadas en la sostenibilidad (del tipo medioambiental, social y de gobernanza), comenzó hace unas dos décadas como una forma de proteger a los inversores de los riesgos relacionados con temas como el calentamiento global, las violaciones a los derechos laborales y la discriminación. Desde entonces, se ha transformado en una industria de US$35 billones que ha permitido a millones de inversores sentir que “hacen el bien”. Pero ahora la gente está confundida sobre lo que realmente se pretende conseguir con el ESG.

PUBLICIDAD

“El mercado sigue confundiendo la ESG con sostenibilidad, y ciertamente se está viendo que esto ocurre en este momento”, dijo Rob Du Boff, analista senior de ESG en Bloomberg Intelligence. “A nuestro equipo de ETF le gusta señalar que Tesla es la prueba de Rorschach definitiva para los inversores en ESG”.

Aunque muchos estarían de acuerdo en que pocos fabricantes de automóviles han hecho más que la empresa de Elon Musk en el cambio global de los combustibles fósiles, la gestión de Tesla y los problemas en el lugar de trabajo han sido a veces problemáticos. Tanto es así que S&P Dow Jones Indices, que, si bien reconoce las proezas medioambientales de Tesla, decidió retirar al fabricante de vehículos eléctricos del índice S&P 500 ESG por cuestiones de seguridad y laborales.

PUBLICIDAD

¿Cómo puede una empresa cuya misión autodeclarada es “acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible” no pasar el corte en un índice ESG?”, escribió Margaret Dorn, directora senior y responsable de los índices ESG de S&P Dow Jones en Norteamérica, en una entrada de blog. Respondiendo a su propia pregunta, dijo que “hay muchas razones”, incluyendo que Tesla “ha quedado por detrás de sus pares cuando se examina a través de una lente ESG más amplia”.

Dorn se centró en los factores sociales y de gobernanza de la empresa, que tuvieron un impacto negativo en su puntuación general de ESG. Destacó dos acontecimientos centrados en acusaciones de discriminación racial y las malas condiciones de trabajo en la fábrica de Tesla en Fremont, California, así como su gestión de una investigación de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos después de que múltiples muertes y lesiones estuvieran relacionadas con su función de “piloto automático”.

Académicos como Todd Cort, de la Universidad de Yale, coinciden con Dorn. La metodología de S&P se centra en el rendimiento de las empresas, y los “sistemas de gestión y los controles de Tesla todavía están bastante poco desarrollados” en relación con los líderes del sector, dijo.

Pero inversores como Cathie Wood, de ARK Investment Management, han discrepado enérgicamente. En un post en Twitter, calificó la decisión de S&P de “ridícula”. No es “digna de ninguna otra respuesta”.

PUBLICIDAD

Paul Watchman, un consultor de la industria que escribió un informe seminal a mediados de la década de 2000 que ayudó a impulsar la inversión ESG, dijo que Tesla debería formar parte de los índices ESG. “No todos los incumplimientos de ESG son iguales, y esta evaluación muestra lo torcida que está la evaluación de S&P”, dijo.

Tesla tiene múltiples problemas relacionados con la gobernanza corporativa y la salud y la seguridad, pero Watchman dijo que deben ser vistos dentro de un contexto más amplio. “Por muy relevantes que sean estos fallos y deficiencias, no son ni de lejos tan graves como los de otras empresas”. Los gigantes de los combustibles fósiles son un ejemplo, dijo.

PUBLICIDAD

MSCI Inc. (MSCI), el principal proveedor de calificaciones ESG, sigue incluyendo a Tesla, así como a Exxon Mobil Corp.(XOM), en sus índices centrados en ESG de mayor seguimiento, lo que aumenta la confusión sobre lo que realmente es ESG (las metodologías que MSCI y S&P utilizan para sus índices ESG son muy similares).

MSCI dijo que sus índices centrados en los ESG están diseñados para “maximizar su exposición a los factores positivos de los ESG” al tiempo que “presentan características de riesgo y rendimiento” similares a las del mercado en general. Las empresas vinculadas al tabaco, las armas “controvertidas”, las armas de fuego civiles, las arenas bituminosas y el carbón térmico están excluidas de los índices.

PUBLICIDAD

S&P Dow Jones Indices dijo que su índice S&P 500 ESG es “un índice de base amplia, ponderado por la capitalización del mercado, que está diseñado para medir el rendimiento de los valores que cumplen con los criterios de sostenibilidad, manteniendo al mismo tiempo ponderaciones generales del sector similares a las del S&P 500″. El índice también excluye a las empresas dedicadas a las industrias del carbón térmico, el tabaco y las armas controvertidas.

Aun así, la confusión generalizada sobre las métricas y las mediciones que se realizan en materia de ESG se ha vuelto más controvertida con el tiempo. Pero desde el punto de vista del mercado, los índices ESG son importantes porque los inversores han destinado US$410.000 millones a fondos con etiqueta ESG de gestión pasiva, según datos recopilados por Bloomberg Intelligence (BI).

PUBLICIDAD

Tesla ha hecho del mundo un lugar más verde con sus innovadores vehículos eléctricos, y los inversores se han visto recompensados por esto, dijo Du Boff de BI. Los accionistas también se han visto perjudicados por las disputas de Musk con la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. y su reciente acercamiento a Twitter Inc. (TWTR)

“Resulta que los inversores deberían haber prestado más atención a las señales de mal gobierno corporativo”, dijo Du Boff.

PUBLICIDAD

Y eso hace que la conversación vuelva a tratar de definir ESG. Horas después de que saliera a la luz que S&P Dow Jones había expulsado a Tesla, Shaheen Contractor y Eric Balchunas de BI publicaron una nota con este titular: “¿Es Tesla ESG? Muchos fondos piensan que sí, incluso cuando el índice S&P ESG la deja caer”.

Contractor y Balchunas dijeron que su análisis sitúa a Tesla en el puesto 46 del S&P 500 para su inclusión en los fondos centrados en ESG. “El estatus ESG del fabricante de automóviles sigue siendo uno de los más debatidos para cualquier acción”, escribieron.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD