EE.UU.

Jóvenes trabajadores se dicen cuánto ganan para conseguir aumentos de sueldo

Las condiciones actuales del mercado han dado a los trabajadores una cantidad de influencia sin precedentes

Un hombre escribiendo en un teclado de computadora retroiluminado.
Por Paulina Cachero
21 de mayo, 2022 | 12:36 PM

Bloomberg — El salario, que alguna vez fue un tema tabú en el lugar de trabajo, ahora se comparte abiertamente en las oficinas y en las redes sociales entre una generación más joven de trabajadores.

Empoderados por el mercado laboral más ajustado en décadas e incentivados por la inflación vertiginosa, los empleados están adoptando la transparencia, discutiendo su salario con la esperanza de obtener aumentos para ellos y sus colegas.

Casi el 42% de los trabajadores de la Generación Z y el 40% de los milennials han compartido su compensación con un compañero de trabajo u otro contacto profesional, según un estudio de marzo de 2449 adultos estadounidenses realizado para Bankrate por YouGov Plc. Eso es significativamente más alto que los miembros de la Generación X (31%) y más del doble que los Baby Boomers (19%).

PUBLICIDAD

Las reglas de transparencia salarial han cobrado fuerza en los EE.UU., y se espera que las leyes de la ciudad de Nueva York y Rhode Island se unan a los requisitos de divulgación en varios otros estados a finales de este año o el próximo. Pero muchos trabajadores más jóvenes, que tienen una riqueza significativamente menor que la que tenían sus padres a su edad, no están dispuestos a esperar.

Hannah Goodbar, supervisora de programas de 25 años en una empresa de publicidad en Chicago, dijo que ella y sus colegas siempre han sido abiertos entre sí sobre sus finanzas.

A principios de enero, una compañera de trabajo que recientemente fue ascendida dijo que le ofrecieron US$10,000 más por el mismo puesto que Goodbar había ocupado desde el año pasado. Goodbar y otro colega esperaron recibir un aumento similar, pero en marzo nada había cambiado. RRHH dijo que tendrían que esperar a su revisión hacia el final del año para ser considerados para un aumento de compensación, por lo que comenzaron a buscar otros trabajos.

PUBLICIDAD

A principios de abril, Goodbar informó a sus empleadores que tenía otra oferta sobre la mesa. En cuestión de días, la empresa respondió con un aumento de US$20,000. Aceptó la contraoferta, que aumentó su salario en un 29%.

“Yo estaba como, ‘Todo lo que quería eran los US$10.000, pero ahora ustedes tienen que pagarme US$20.000 más o me voy’”, dijo Goodbar.

Apalancamiento salarial

Los trabajadores tienen más confianza que nunca para pedir más dinero a sus jefes, según la encuesta Workforce Confidence Index (índice de confianza de la fuerza laboral de EE.UU.) de LinkedIn. Y por una buena razón: el número de puestos vacantes alcanzó un máximo histórico en marzo, con casi dos puestos vacantes por cada desempleado.

El salario medio en abril creció un 7,2% para las personas que cambiaron de trabajo y un 5,3% para las que permanecieron en sus puestos, según el Wage Growth Tracker (rastreador de crecimiento laboral) de la Fed de Atlanta , que sigue el promedio móvil de tres meses.

Subida de salariosdfd

“La inflación en este momento realmente está aumentando la urgencia de que los trabajadores más jóvenes saquen el tema en las conversaciones”, dijo Sarah Foster de Bankrate. “Gracias a la gran renuncia, por primera vez en la vida de muchos de estos trabajadores más jóvenes, tienen la influencia para buscar el salario que quieren”.

Aunque las condiciones actuales del mercado han dado a los trabajadores una cantidad de influencia sin precedentes, la idea de la transparencia salarial comenzó a cobrar fuerza incluso antes de la pandemia. Evan Murphy comenzó a colaborar con dos de sus compañeros de trabajo para obtener una compensación más alta hace unos años.

PUBLICIDAD
Evan Murphydfd

El joven de 26 años dijo que a todos les ofrecieron salarios iniciales de US$60,000 como nuevos graduados universitarios. Si bien parecía una buena oferta en ese momento, cambiaron de opinión después de investigar la tasa de mercado para ingenieros con experiencia similar.

El trío se acercó a su jefe para pedir más dinero, pero comenzaron a buscar nuevos trabajos cuando su empresa no les dio el aumento prometido. Una vez que los tres ingenieros le informaron a su gerente que todos estaban siendo entrevistados en otras compañías que ofrecían salarios más altos, Murphy dijo que “encendió un fuego” en el empleador, que les dio a cada uno un aumento de US$5.000.

La gente generalmente está muy frustrada con el statu quo, especialmente los jóvenes que sienten que han pasado por una crisis económica única en la vida”, explicó Murphy. “Si se están aprovechando de nosotros, entonces es mejor que seamos capaces de hacernos conscientes de ello”.

PUBLICIDAD

Transparencia en línea

Las redes sociales y una conciencia cada vez mayor de las disparidades salariales también están alentando a las personas a hablar.

Josh Buchea, de 40 años, pasó gran parte de su adolescencia en Internet y se siente “cómodo” siendo transparente en línea. Compartir su salario en Twitter (TWTR) fue el siguiente paso natural.

PUBLICIDAD

En julio de 2019, Buchea tuiteó su historial de compensación como desarrollador de software después de enterarse de la brecha salarial de género. Su franqueza provocó que una avalancha de otros usuarios compartieran su historial de salarios en varias industrias, desde la tecnología hasta el diseño.

¿Cuánto has ganado en tu carrera tecnológica?Esto es lo que gané como desarrollador:- 1.er trabajo de desarrollador (inicio): $15/hora- 1.er trabajo de desarrollador (fin): $17.50/hora- 2.° trabajo de desarrollador (inicio): $38k/año- 2.° trabajo de desarrollador ( final): $39k/año- 3er trabajo de desarrollador: $78k/año- Contratación (reciente): $80/hora Josh Buchea (@joshbuchea) 8 de julio de 2019

Aunque Buchea estaba “nervioso” acerca de cómo podrían responder sus empleadores, “decidió que la recompensa valía el riesgo”.

PUBLICIDAD

“Estoy un poco amargado por el estado del mundo. Tengo muchas deudas de préstamos estudiantiles y mi familia está teniendo problemas para encontrar una casa que podamos pagar”, dijo. “Las generaciones más jóvenes no son de las que aceptan el statu quo”.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD