Mercados

Rublo continúa fortaleciéndose; Rusia considera relajar controles de capital

Una decisión de recortar parte de los ingresos en divisas que los exportadores deben convertir a rublos podría llegar esta misma semana

Imagen del Kremlin
Por Bloomberg News
23 de mayo, 2022 | 11:06 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La recuperación del rublo se potenciaba aún más el lunes, lo que aumentó la presión sobre Rusia para que reduzca los controles de capital que han contribuido a la recuperación de la moneda.

Considerando que las ganancias ahora amenazan con afectar a los ingresos presupuestarios y a los exportadores, una decisión de recortar parte de los ingresos en divisas que los exportadores deben convertir a rublos podría llegar esta misma semana, según dos personas familiarizadas con el asunto. La proporción podría reducirse al 50% desde el 80% actual, dijeron las personas, que solicitaron el anonimato porque los detalles del plan no son públicos.

El repunte del rublo lo ha dejado más de un 30% más fuerte frente al dólar que antes de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero. Las autoridades han ido suavizando gradualmente los estrictos límites impuestos a las operaciones de cambio de divisas en los días posteriores a la invasión para frenar la fuerte caída de la moneda.

PUBLICIDAD

Las restricciones, combinadas con el colapso de las importaciones en el marco de las amplias sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados a Rusia, prácticamente erradicaron la demanda de divisas, al tiempo que aumentaba la oferta gracias a los altos precios de las exportaciones energéticas, en gran medida no sancionadas.

La divisa rusa se ha fortalecido en las últimas semanasdfd

El Ministerio de Economía afirmó a última hora del lunes que la apreciación del rublo está alcanzando un punto máximo y que los flujos de capital y las importaciones se adaptarán, quitando presión al tipo de cambio, informó Tass.

Un “levantamiento total de los controles de capital devolvería al rublo a un rango de 70-80 frente al dólar que sería mucho más cómodo para la economía”, dijo Tatiana Orlova de Oxford Economics. “Este nivel del tipo de cambio ya está incluido en los precios. Por tanto, la vuelta a este rango no alimentaría la inflación”.

PUBLICIDAD

El nuevo episodio de fortaleza del rublo parece estar alimentado por el cumplimiento por parte de las empresas europeas de la exigencia del Presidente Vladimir Putin de que pasen a pagar en la moneda rusa el gas natural.

En sólo cuatro sesiones, el rublo se ha disparado un 13% frente al euro, subiendo un 6,2% hasta 59,15 sólo el lunes.

Las sanciones sobre las reservas del banco central significan que no puede realizar las compras de divisas que hacía regularmente antes de la invasión. El servicio de noticias Tass fue el primero en informar de los planes para reducir el requisito de las ventas obligatorias por parte de los exportadores.

“El rublo está impulsado exclusivamente por las operaciones, y probablemente estemos en el punto máximo del superávit por cuenta corriente”, escribió el lunes Tatha Ghose, del Commerzbank, en una nota. “En la mayoría de los escenarios, el tipo de cambio sería más débil en los próximos trimestres”.

Cargas regulatorias

Aun así, el lobby de las grandes empresas rusas ha dado la voz de alarma sobre el repunte del rublo, anunciando la creación durante el fin de semana de un grupo de trabajo especial para supervisar la situación de la moneda.

La Unión de Industriales y Empresarios de Rusia ha declarado en su página web que “hay que evitar las cargas reglamentarias excesivas para las empresas en el ámbito de la regulación y el control de la moneda”.

PUBLICIDAD

La fortaleza del rublo también puede ser una mala noticia para el presupuesto, que obtiene una parte sustancial de los ingresos de los impuestos sobre la energía denominados en moneda extranjera, pero que gasta en rublos.

“Cuanto más fuerte sea el tipo de cambio, mayor será el déficit”, dijo Evgeny Kogan, profesor de la Escuela Superior de Economía de Moscú. “Y hace las cosas más difíciles para los exportadores, aumentando los costes y reduciendo los ingresos” en términos de rublos.

“Si esto dura, digamos, medio año, será extremadamente desagradable”, dijo, señalando que un tipo de cambio más “cómodo” para la economía estaría en torno a los 75-80 por dólar.

Las oficinas de prensa del Banco de Rusia y del Ministerio de Finanzas no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios.

PUBLICIDAD