Economía

Fed ve que alzas de tasas agresivas proveerán flexibilidad más adelante en 2022

“La mayoría de los participantes consideraron que un aumento de 50 puntos básicos en el rango objetivo sería probablemente apropiado en las próximas dos reuniones”, dicen las minutas de la última reunión del FOMC

La sede de la Fed
Por Craig Torres
25 de mayo, 2022 | 02:14 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La mayoría de los funcionarios de la Reserva Federal coincidieron en su reunión de este mes en que el banco central debía endurecer su política monetaria en pasos de medio punto durante las próximas reuniones, continuando con movimientos agresivos que dejarían a los responsables de la política monetaria con flexibilidad para cambiar de marcha más adelante si fuera necesario.

“La mayoría de los participantes consideraron que un aumento de 50 puntos básicos en el rango objetivo sería probablemente apropiado en las próximas dos reuniones”, indicaron las actas de la reunión de la Fed de los días 3 y 4 de mayo, publicadas el miércoles en Washington. “Muchos participantes juzgaron que acelerar la eliminación de la acomodación de la política dejaría al comité bien posicionado a finales de este año para evaluar los efectos del endurecimiento de la política y la medida en que la evolución económica justificaba los ajustes de la política.”

Los banqueros centrales de EE.UU. intentan enfriar la inflación más alta de los últimos 40 años sin que la economía entre en recesión. Tras elevar las tasas de interés en medio punto porcentual en la reunión de mayo, las minutas confirmaron el apoyo de la mayoría de los funcionarios a seguir con esas subidas durante al menos sus dos próximas reuniones, con su batalla contra la inflación lejos de estar ganada.

PUBLICIDAD

Los funcionarios de la Reserva Federal “señalaron que una postura restrictiva de la política podría ser apropiada en función de la evolución de las perspectivas económicas y los riesgos para las mismas”, según las actas. Dijeron que la demanda de trabajo seguía superando la oferta disponible.

En las semanas transcurridas desde la reunión, la volatilidad de los mercados financieros se ha disparado ante la preocupación de los inversores por el riesgo de una recesión. Las acciones se han desplomado, los bonos del Tesoro han subido y los inversores han recortado las apuestas sobre la rapidez con la que subirán las tasas. El presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, sugirió el lunes que una pausa en septiembre “podría tener sentido” si las presiones de los precios se enfrían. Las actas mostraron a los funcionarios atentos a las condiciones financieras mientras se preparan para subir más las tasas.

“Varios participantes que comentaron cuestiones relacionadas con la estabilidad financiera señalaron que el endurecimiento de la política monetaria podría interactuar con las vulnerabilidades relacionadas con la liquidez de los mercados de valores del Tesoro y con la capacidad de intermediación del sector privado”, dicen las actas.

PUBLICIDAD

La preocupación por las perspectivas de los beneficios empresariales y el aumento de las tasas también ha agitado los mercados financieros. El índice bursátil Standard and Poor’s 500 ha bajado un 17% en lo que va de año hasta el martes, mientras que los bonos del Tesoro de EE.UU. a dos años rinden un 2,48%, frente al 0,8% de principios de enero.

Balance

En la reunión, los funcionarios también ultimaron los planes para permitir que su balance de US$8,9 billones comience a reducirse, lo que supone una presión adicional al alza de los costos de endeudamiento. A partir del 1 de junio, las tenencias de bonos del Tesoro podrán reducirse en US$30.000 millones al mes, aumentando en incrementos hasta US$60.000 millones al mes en septiembre, mientras que las tenencias de valores respaldados por hipotecas se reducirán en US$17.500 millones al mes, aumentando hasta US$35.000 millones.

Las actas mostraron que el personal de la Fed revisó al alza sus previsiones de inflación. Estimaron que el índice de precios de los gastos de consumo personal subiría un 4,3% en 2022, antes de desacelerarse a un aumento del 2,5% el próximo año.

Los banqueros centrales de Estados Unidos están retirando rápidamente el estímulo monetario en su intento de frenar las tasas de inflación más altas en décadas. Las subidas de precios se han visto impulsadas por las bajas tasas de interés, los problemas en las cadenas de suministro y el encarecimiento de los alimentos y la energía tras la invasión rusa de Ucrania.

El objetivo de la Fed para su indicador de inflación preferido, el índice de precios de los gastos de consumo personal del Departamento de Comercio, es del 2% anual. La medida subió un 6,6% en los 12 meses que terminaron en marzo, mientras que el índice de precios al consumo del Departamento de Trabajo subió un 8,3% en abril.

La alta inflación ha enfadado a los estadounidenses y ha perjudicado los índices de aprobación del presidente Joe Biden, y la ira también se ha dirigido a la Reserva Federal. Aun así, Jerome Powell fue confirmado por el Senado para un segundo mandato como presidente este mes en una votación de 80-19.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, el aumento de los costos de endeudamiento no han hecho mella en la demanda de los consumidores. Las ventas al por menor aumentaron a un ritmo sólido en abril, aunque con el tipo hipotecario a 30 años ahora por encima del 5%, el ritmo de las ventas de viviendas se ha ralentizado.

--Con la ayuda de Jordan Yadoo.

PUBLICIDAD