Ecuador

83% de trabajadores del campo vive en precariedad laboral en Ecuador

Solo 17,2% de la población ocupada en la ruralidad tiene empleo adecuado, mientras que en las ciudades ese porcentaje asciende a 40,2%

En la ruralidad del Ecuador, donde existen 2’779.769 personas con trabajo, apenas 489.668 tienen un empleo pleno o adecuado.
26 de mayo, 2022 | 05:00 AM

QUITO — Las cifras del mercado laboral nacional mostraron una leve mejora en abril, con un 4,7% de desocupación y un 32,5% de empleo adecuado, según cifras presentadas ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC). El empleo pleno es aquel al que aspiran la mayoría de ciudadanos; sin embargo, el porcentaje sigue siendo bajo, pues quiere decir que apenas tres de cada 10 ecuatorianos cuenta con un trabajo estable, una condición que empeora radicalmente en la ruralidad.

Las zonas campesinas del Ecuador son las que se llevan la peor parte en cuanto a la calidad laboral, pues allí solo 17,2% de la población ocupada tiene empleo pleno, es decir, percibe ingresos laborales iguales o superiores al salario mínimo (US$ 425), trabajan igual o más de 40 horas a la semana y cuentan con los beneficios de ley. En las ciudades, la tasa de empleo adecuado llega a 40,2%.

EL EMPLEO INADECUADO GANA

Para dimensionarlo mejor, en la ruralidad del Ecuador, donde existen 2′779.769 personas con trabajo, apenas 489.668 tienen un empleo pleno o adecuado. La mayoría de ciudadanos ocupados que viven en el campo se agrupan en las categorías de empleo no pleno o inadecuado que se explican a continuación:

PUBLICIDAD

El subempleo, que reúne las personas con empleo que tienen ingresos inferiores al salario mínimo y/o trabajan menos de la jornada legal, llega a una tasa de 22,6% en el campo.

En el otro empleo no pleno, que incluye a las personas que percibieron ingresos inferiores al salario mínimo y/o trabajaron menos de la jornada legal y no tienen el deseo ni disponibilidad de trabajar horas adicionales, se ubican 34,7% de trabajadores rurales.

El empleo no remunerado, que agrupa a quienes no perciben ingresos laborales por su trabajo como los trabajadores no remunerados del hogar, trabajadores no remunerados en otro hogar o ayudantes no remunerados de asalariados/jornalero, llega a una tasa de 23,1% en la ruralidad.

PUBLICIDAD

Es decir, 82,8% de trabajadores del campo vive en la precariedad laboral. Y esto es importante además porque los empleados rurales representan el 34,21% del total de trabajadores del país.

MENOS EDUCACIÓN Y MENOS PAGA

Pero otros datos reveladores al respecto constan en la Encuesta de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC) 2021, pues el trabajo agrícola está asociado directamente con la ruralidad. En ese estudio se evidencia que 73,93% de trabajadores agropecuarios no posee remuneración, mientras que de aquellos que sí perciben un pago, 15,9% lo hace de forma ocasional y únicamente 10,17% tiene una remuneración permanente.

Los empleados rurales representan el 34,21% del total de trabajadores del país.dfd

Además, de acuerdo con la encuesta, 31,4% de productores agrícolas sufrió algún tipo de dificultad debido a la pandemia del COVID-19. De aquellos que presentaron inconvenientes, los más comunes estuvieron relacionados con la venta y comercialización de productos, tanto por falta de compradores como de transporte, con 81% y 76,4% de productores afectados, respectivamente.

Sin embargo, estos no han sido los únicos contratiempos que enfrentaron, ya que también sufrieron dificultades para adquirir insumos, trabajar en sus terrenos, contratar mano de obra y ofrecer trabajo.

Otro dato preocupante es que más de la mitad de las personas que trabajan en el sector agropecuario poseen únicamente instrucción primaria (55,62%), seguido de educación secundaria, con el 18,04%. Pero 14,2% de ellos no tiene ningún tipo de educación formal.

Además, los porcentajes de educación secundaria, superior y posgrado son mucho mayores entre otras poblaciones, lo que evidencia una clara disparidad con la población dedicada a la agricultura y ganadería en materia de educación.

El Gobierno ha manifestado que tomará cartas en el asunto. El presidente Guillermo Lasso dijo en su informe a la nación que uno de sus objetivos es colocar US$ 1.000 millones al 1% de interés y a 30 años plazo en lo que le resta de mandato, es decir, hasta el 2025. Hasta ahora se han entregado US$ 54 millones a través de 18.400 créditos.

PUBLICIDAD