PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

Inflación: altos precios de los alimentos podrían desatar una agitación política

El aumento en los precios agrava la caída de ingresos disponibles e incrementa la desigualdad. De los países emergentes, los de LatAm podría ser los más impactados

Inflación: altos precios de los alimentos podrían desatar una agitación política
26 de mayo, 2022 | 04:00 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — La inflación está golpeando a la mayoría de países del mundo tras la crisis del coronavirus y América Latina no ha sido ajena a dicho fenómeno, principalmente en los alimentos. Los hogares de la región han visto impactados sus bolsillos por los elevados precios de los productos básicos de consumo este año.

Para poner un ejemplo a lo anterior, en el caso colombiano, vale decir que según los datos más recientes del Dane, la inflación llegó a su nivel más alto en 21 años en abril al reportar una variación anual de 9,23%. Los alimentos fueron el rubro que más creció (26,17%).

PUBLICIDAD

Ad portas de que Colombia elija a un nuevo presidente, un informe de BNP Paribas, dice que los elevados precios de los productos básicos de consumo son una fuente de inestabilidad política en los mercados emergentes, pues agrava la caída de los ingresos disponibles y el aumento de la desigualdad.

El informe detalla que en la mayoría de los mercados emergentes (ME), la inflación de los alimentos ha superado sistemáticamente la inflación general desde principios de 2022. “Calculamos una tasa de inflación agregada de los alimentos en los ME de casi 10% anual en el primer trimestre (o 12,5% en los últimos 12 meses disponibles), en comparación con el 5,5% de la inflación de los ME en general”.

PUBLICIDAD

Entre los mercados emergentes Turquía, Egipto y Chile, que dependen en gran medida de los alimentos importados, han registrado algunos de los mayores aumentos, pero también lo han hecho Colombia y Brasil, donde la mayoría de los alimentos se produce localmente.

“En general, América Latina parece ser la región más expuesta a la subida de los precios de los alimentos. Argentina, Chile, Colombia y Brasil han registrado algunas de las subidas más rápidas de los precios de los alimentos en los ME, y no suelen contar con elevados subsidios a los alimentos”, indica el documento de BNP Paribas.

Así mismo destaca que en promedio, los hogares de los mercados emergentes gastan una cantidad desproporcionada de sus ingresos en alimentos: alrededor del 22%. “La subida de precios registrada desde 2021 podría elevar esta cifra a más del 30%, según nuestras estimaciones, utilizando datos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación”.

Los elevados precios de los alimentos, junto con otras perturbaciones macroeconómicas -por ejemplo, un menor crecimiento del PIB y una mayor carga de la deuda-, pueden aumentar los riesgos de agitación social e inestabilidad política en los mercados emergentes.

PUBLICIDAD

Respecto al panorama de América Latina, el documento expone que además de los problemas de precios y suministro, “el desafío para los países de América Latina se ve agravado por los altos niveles de desigualdad, el aumento de los índices de pobreza durante la pandemia y la cobertura de los programas sociales la cual es, a menudo, inadecuada”.

Algunos ejemplos en América Latina

En Brasil hay riesgos de cara a las elecciones de octubre, dada la polarización política. El gobierno ha respondido a los riesgos de paralización de las carreteras colaborando con los transportistas para gestionar el aumento de los precios de los combustibles, recortando los aranceles de importación y aumentando las ayudas a los hogares con menores ingresos.

PUBLICIDAD

En México, la falta de asistencia social durante la emergencia del Covid-19 puede limitar la medida en que la población sienta una caída en su nivel de vida. Los índices de popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador, siempre altos, también pueden mantener a raya el descontento.

El gobierno de Argentina se enfrenta a retos particulares frente al descontento popular. El gobierno ha ampliado el alcance de los controles de precios, pero la escasez podría estar alimentando las recientes protestas callejeras. Por lo cual, no descartamos que se produzcan escenarios significativos de descontento.

PUBLICIDAD