Asia

EE.UU. planea conversaciones económicas con Taiwán en nuevo desafío a China

Las conversaciones son un esfuerzo para elevar la relación económica, dijeron personas con conocimiento del asunto. China ha advertido a EE.UU. por sus lazos con la isla

Taiwan
Por Jenny Leonard
27 de mayo, 2022 | 09:30 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — EE.UU. y Taiwán están planeando anunciar negociaciones para profundizar sus lazos económicos, según personas familiarizadas con el asunto. Representa un nuevo desafío a Pekín, que ha advertido a Washington sobre su relación con la isla.

Las conversaciones se centrarían en mejorar la cooperación económica y la resistencia de las cadenas de suministro, sin llegar a un acuerdo de libre comercio tradicional, según estas personas. Es probable que el acuerdo incluya áreas de facilitación del comercio, trabajo en las cadenas de suministro y comercio de productos agrícolas, dijeron, hablando bajo condición de anonimato antes de un anuncio público.

Estos elementos son similares a los pilares del Marco Económico Indo-Pacífico de 13 miembros que el Presidente Joe Biden anunció durante su visita a Tokio esta semana. Aunque un grupo bipartidista de legisladores quería que Taiwán formara parte de ese grupo, fue excluido porque algunos países que acordaron unirse se negaron a que Taipei fuera incluido por temor a las represalias de Pekín, según personas familiarizadas con el proceso.

PUBLICIDAD

Las conversaciones son un esfuerzo para elevar la relación económica entre EE.UU. y Taiwán, dijeron las personas, y van a ir más allá de las discusiones existentes bajo un Acuerdo Marco de Comercio e Inversión entre los dos gobiernos.

A principios de esta semana, Biden se comprometió públicamente a apoyar militarmente a Taiwán en caso de una invasión china, antes de que él y los funcionarios de la Casa Blanca se retractaran de sus comentarios. China denunció las declaraciones del presidente y ha protestado por la intensificación de los compromisos bilaterales oficiales de Washington con Taiwán, al que considera parte de su territorio a pesar de que nunca lo ha controlado.

El secretario de Estado, Antony Blinken, reiteró el jueves que la política estadounidense hacia Taiwán no ha cambiado y que Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwán. Sin embargo, Estados Unidos y Taiwán mantienen una “fuerte relación no oficial”, dijo en un esperado discurso sobre la política de la administración Biden hacia China.

PUBLICIDAD

Un portavoz de la representante comercial de EE.UU. (USTR) declinó hacer comentarios sobre los planes de conversaciones para profundizar en el compromiso económico bilateral. Un portavoz de la oficina económica y cultural de Taiwán en Washington no respondió a una solicitud de comentarios.

La representante comercial de EE.UU., Katherine Tai, dijo a Bloomberg TV esta semana que ella y su homólogo taiwanés, John Deng, tuvieron “conversaciones muy positivas” cuando se reunieron recientemente en Bangkok.

“Nos hemos comprometido a profundizar y mejorar la relación comercial y económica bilateral y hemos dado instrucciones a nuestros equipos para que trabajen en el transcurso de las próximas dos semanas en esa profundización y mejora”, dijo.

Los dos acordaron reunirse de nuevo en las próximas semanas para discutir el camino a seguir, dijo el USTR en una lectura. Se espera que una amplia delegación gubernamental y empresarial taiwanesa asista a la Cumbre de Inversión SelectUSA fuera de Washington a finales de junio, lo que dará a ambas partes otra oportunidad de reunirse cara a cara.

La cuestión de los chips

Los funcionarios estadounidenses han subrayado que la dependencia de Taiwán para los semiconductores, en particular, es un problema estratégico geopolítico y han impulsado un programa de subvenciones que incentiva la fabricación nacional de chips. Esta iniciativa forma parte de una legislación más amplia que podría aprobarse este mismo año.

Taiwán lleva años presionando a Estados Unidos para que negocie un acuerdo comercial, pero los funcionarios estadounidenses han subrayado que habría que resolver los bloqueos en las prácticas económicas de Taiwán, incluso en materia de agricultura, como requisito previo para que se produzca cualquier negociación.

La administración Trump, en particular, dudaba en comprometerse económicamente con Taiwán mientras negociaba su acuerdo comercial de fase uno con Pekín, dijeron entonces personas familiarizadas con las deliberaciones.

PUBLICIDAD