El mercado de las materias primas será el próximo en sucumbir

Cobre líquido
Por Gary Shilling
27 de mayo, 2022 | 02:37 PM

Las acciones han caído a un territorio cercano al mercado bajista. Los bonos han sufrido grandes caídas de precios. Las monedas extranjeras se han hundido frente al dólar estadounidense. Las criptomonedas, los SPAC y otras especulaciones se han hundido. Sin embargo, las materias primas han tenido un gran éxito. El índice Bloomberg Commodity Spot ha subido un 33% este año, y los precios de la energía, los metales y los productos agrículas han registrado grandes ganancias.

Los inversores, asustados por la aceleración de la inflación, el aumento de los riesgos geopolíticos y la acumulación de pérdidas en las carteras, están recurriendo a los ETFs de materias primas para cubrir sus carteras. Este año, hasta el mes de abril, los ETF de materias primas recibieron US$21.400 millones, en contraste con los US$63.000 millones de salidas en los primeros cuatro meses de 2021, según Morningstar. Los alcistas de las materias primas podrían lamentar pronto su entusiasmo, ya que tanto las fuerzas de la demanda como las de la oferta parecen que pronto empezarán a deprimir los precios.

Los precios de las materias primas han subido aún cuando los bonos y las acciones han caídodfd

El Covid-19 ha provocado continuos confinamientos en China, causando dramáticos recortes de producción en la segunda economía más grande del mundo, que representa el 18,1% del producto interior bruto mundial y el 23,9% de la fabricación. El dolor se ha extendido a las importaciones chinas de materias primas de países como Brasil, Chile y Australia, así como a los exportadores de manufacturas como Alemania, Corea del Sur y Taiwán. Según Nomura Holdings Inc., las importaciones chinas de hierro bajaron un 13% en abril respecto al año anterior, el cobre cayó un 4% y las importaciones de coches y chasis descendieron un 8%.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia también ha perturbado la demanda mundial y la fortaleza del dólar ha reducido la demanda de materias primas por parte de los países en desarrollo, ya que sus monedas han caído un 3% de media desde abril. De las 45 principales materias primas que se comercializan en el mundo, 42 se cotizan en dólares. Las únicas excepciones son la lana (dólares australianos), el ámbar (rublos rusos) y el aceite de palma (ringgit malayo). Las importaciones de productos básicos de las economías en desarrollo también se ven afectadas por su creciente necesidad de utilizar las escasas divisas para pagar el servicio de la deuda en dólares. De 2018 a 2021, la deuda no bancaria en dólares de Chile aumentó del 34,7% del PIB al 50,3%, la de México del 21,9% al 30,1% y la de Turquía del 23,0% al 28,2%.

PUBLICIDAD

Las materias primas también se resienten, ya que el crecimiento económico favorece a los servicios en detrimento de los bienes. Desde la Segunda Guerra Mundial, el gasto estadounidense en bienes ha caído del 61% de sus gastos totales al 35%, mientras que el gasto en servicios aumentó del 38% al 65%. Esto también es cierto para los países en desarrollo como China.

Por el lado de la oferta, el viento sigue golpeando de frente a los precios de los productos básicos. Salvo breves subidas durante las guerras y los embargos de petróleo de la década de 1970, los precios ajustados a la inflación han descendido constantemente desde mediados del siglo XIX, en un total del 83%. Los sustitutos y el aumento de la productividad siempre han vencido las amenazas de escasez de productos básicos.

El diablo siempre está en los detalles, pero los precios de productos básicos agrícolas e industriales muy diferentes suelen bajar juntos, ya que los comerciantes tienden a estar en el mismo lado de las mismas operaciones de productos básicos al mismo tiempo. Por ejemplo, un especulador que está sufriendo grandes pérdidas en sus posiciones de zinc se ve obligado a vender sus participaciones de trigo para preservar su capital, al igual que otros.

PUBLICIDAD

Además, los precios altos son el mejor abono para los cultivos agrícolas, así como para otras materias primas. Los altos precios de los cereales inducen a los agricultores a plantar hilera tras hilera. Pero luego, las cosechas abundantes deprimen los precios. Del mismo modo, los altos precios del cerdo inducen a la cría de cerdos, especialmente si los precios del maíz son bajos. Entonces, la excesiva oferta de cerdos deprime los precios de las chuletas. Incluso los precios bajos pueden estimular una mayor oferta. La debilidad de los precios del azúcar anima a los agricultores brasileños a plantar y cosechar más caña de azúcar para mantener sus ingresos totales.

Por supuesto, hay que tener cuidado con las fuerzas no económicas. El mal tiempo puede disipar las robustas cosechas de cereales. Los cárteles también pueden promover perturbaciones. Como ejemplo clave, las acciones de la OPEP+ dificultan las previsiones de los precios del petróleo. Además, los fraccionadores estadounidenses no están respondiendo a los altos precios del crudo con más perforaciones. En su lugar, los accionistas y sus propios incentivos de compensación animan a los fraccionadores a hacer hincapié en la rentabilidad. Se les paga para que mantengan los costes bajos y retengan efectivo para retirar la deuda, pagar dividendos y recomprar sus acciones.

En las carteras agresivas que gestionamos, vamos en corto con los futuros del cobre, que ya han bajado un 14% desde su máximo de principios de marzo. El cobre se utiliza en casi todos los productos manufacturados, desde los automóviles a la maquinaria, pasando por los electrodomésticos y los ordenadores, por lo que es un buen indicador de la recesión mundial que he estado pronosticando. Después de sufrir algunos años oscuros, la subida de los precios del cobre y las sólidas previsiones de la demanda han impulsado, como es habitual, nuevas minas y capacidad de refinado. El Grupo Internacional de Estudios del Cobre prevé que el mercado del cobre refinado tendrá un enorme superávit de 328.000 toneladas métricas este año, tras un déficit de 475.000 toneladas métricas en 2021.

Los precios del cobre han caído ultimamente en una advertencia a la economíadfd

Los alcistas del cobre pronostican una demanda exuberante en los próximos años por parte de las baterías de los vehículos eléctricos y otros usos eléctricos. Pero recuerdo cuando los pronosticadores serios pensaban que el crecimiento de la distribución de electricidad era limitado porque no había suficiente cobre en la superficie de la tierra para hacer todos los cables necesarios. Entonces llegó la fibra óptica hecha de silicona, el segundo mineral más abundante del mundo. Se apostó por el ingenio humano, no por las subidas crónicas de precios provocadas por la escasez.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.