Mercados

Rusia se está beneficiando de la crisis alimentaria global que ayudó a crear

La guerra ha bloqueado las exportaciones de grano de Ucrania por mar, cortando los suministros vitales para países desde Somalia hasta Egipto

La guerra ha bloqueado las exportaciones de grano de Ucrania por mar, cortando suministros vitales para países desde Somalia hasta Egipto. Fotógrafo: Islam Safwat/Bloomberg
Por Aine Quinn
28 de mayo, 2022 | 08:37 AM

Bloomberg — La guerra de Rusia contra Ucrania, a la vez que agrava la crisis alimentaria mundial, ha convertido al invasor en uno de los mayores ganadores del problema que ha ayudado a crear.

La guerra ha bloqueado las exportaciones de grano de Ucrania por mar, cortando suministros vitales para países desde Somalia hasta Egipto. La interrupción, sumada al clima cálido y a las sequías que están afectando a las cosechas de trigo en otras partes del mundo, ha hecho que los precios del grano alcancen máximos históricos y amenacen con generar hambre en partes de Medio Oriente y el Norte de África.

Rusia ha continuado enviando su trigo a un precio más alto, encontrando compradores dispuestos y obteniendo más ingresos por tonelada. También espera una cosecha abundante de trigo en la próxima temporada, lo que sugiere que seguirá beneficiándose de la situación. Los precios mundiales del trigo han subido más del 50% este año, y el Kremlin ha recaudado US$1.900 millones en ingresos por impuestos a la exportación de trigo en lo que va de temporada, según estimaciones de la consultora agrícola SovEcon.

PUBLICIDAD

“Esto es utilizar los alimentos como arma de guerra a través de la influencia global en lugar de atacar directamente a una población”, dijo Tim Benton, Director de Investigación de Riesgos Emergentes de Chatham House, en alusión a los comentarios de Rusia de que sólo desbloquearía el puerto ucraniano de Odesa si se relajan las sanciones. “Desde el punto de vista político, nos encontramos en una especie de nuevo lugar debido a la importancia de los mercados de cereales”.

Rusia ha seguido enviando su trigo al precio ahora más alto. Fotógrafo: Andrey Rudakov/Bloombergdfd

Al bloquear los puertos de Ucrania, Rusia ha obligado al país a intentar enviar el grano por tierra, lo que ha dado lugar a exportaciones de sólo una cuarta parte de sus volúmenes potenciales habituales.

“No abrir los puertos es una declaración de guerra a la seguridad alimentaria mundial”, dijo el lunes David Beasley, director del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, en el Foro Económico Mundial de Davos. Beasley dijo que la falta de acceso a los alimentos puede impulsar a millones de personas a emigrar.

PUBLICIDAD

Cada aumento del 1% en el hambre se traduce en un aumento del 2% en la migración, dijo, señalando que 49 millones de personas estaban “tocando la puerta de la hambruna” en 43 países. “Esos son los 43 países por los que tenemos que preocuparnos enormemente y que darán lugar a la desestabilización y la migración masiva si no nos adelantamos a esto”, dijo.

Rusia y Ucrania son los principales proveedores de trigo y aceite de girasol del mundo. Ucrania también se encuentra entre los seis principales exportadores de maíz, pollo y miel. Tradicionalmente ha enviado millones de toneladas de cereales al año a través del Mar Negro, obteniendo alrededor del 10% de su producto interior bruto de su sector agrícola y alimentario. Ambos son de los pocos países del mundo que exportan grandes volúmenes de los alimentos que cultivan a muchos países.

Dependencia alimentaria
Turquía y China son algunos de los países que dependen de las exportaciones de alimentos de Ucrania
Naranja: Proporción de las importaciones totales de determinados productos agroalimentarios procedentes de Rusia
Blanco: Ucrania
De arriba a abajo: Turquía, China, Egipto, India, Países Bajos, España, Bangladesh, Indonesia, Pakistán Alemaniadfd

Aunque Rusia tuvo algunos problemas de corta duración inmediatamente después de la invasión, ahora está entregando sus productos agrícolas a un ritmo más rápido que el año pasado, con comerciantes internacionales como Viterra y Cargill que siguen haciendo envíos. Incluso ha enviado algunos volúmenes a Israel, que suele comprar a Ucrania, según AgFlow. Los envíos de trigo ruso para la temporada 2021-22 ascendían a 34,1 millones de toneladas hasta esta semana, un 11% menos que el año anterior, según informó Interfax.

Rusia también ha dejado de lado efectivamente a un competidor clave, dijo Hugo Boudet, analista de AgFlow, señalando que entre el 1 de abril y el 23 de mayo Rusia impulsó significativamente sus envíos de grano a países como Turquía e Irán en comparación con el año pasado.

“Ucrania había sido el principal competidor”, dijo. “Si juntamos todo esto, Rusia tiene una gran ventaja en esta área porque hay menos competencia” y la producción de cultivos que están disminuyendo en 2022 en Medio Oriente y el Norte de África. “Mucha gente habla de prohibiciones a los productos rusos, pero el hecho es que estos países importadores no tomaron ninguna medida directa contra los productos agrícolas de Rusia”.

Es probable que las tendencias actuales se mantengan en el futuro inmediato. En Ucrania, los agricultores han estado sembrando para la próxima temporada bajo la amenaza de las bombas, e incluso retirando cadáveres de sus tierras. Por su parte, se espera que Rusia obtenga una cosecha récord en la nueva temporada gracias al buen tiempo. En cambio, otros grandes proveedores de trigo, desde Estados Unidos hasta Europa Occidental, están sufriendo sequías que amenazan sus cosechas. Rusia también ha dominado los envíos de aceite de girasol desde que comenzó la guerra, después de que se cortaran las exportaciones de Ucrania por mar.

PUBLICIDAD

“Los alimentos, desde la perspectiva de Rusia, se convierten en un sector económico en el que tiene influencia política y económica”, dijo Benton, de Chatham House. “En los próximos años, más o menos, se puede imaginar a Rusia diciendo: cultivamos mucho grano, se lo daremos si nos apoyan”.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, ha dicho que Rusia está robando su grano en las regiones ocupadas. Dos comerciantes ucranianos afirmaron que los militares rusos confiscaron grano y mercancías en las zonas ocupadas. Egipto se negó a permitir que un cargamento de trigo ucraniano indocumentado desembarcara en sus puertos.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, estuvo de acuerdo en que se está creando una crisis alimentaria, pero culpó a “los que nos impusieron sanciones y a las propias sanciones que están en vigor”. Las sanciones estadounidenses y europeas no se dirigen explícitamente a las exportaciones de alimentos, pero algunas medidas sobre los bancos han complicado la financiación. El costo de asegurar y enviar el grano ruso se alzó tras la invasión debido a las sanciones y han aumentado los riesgos de navegar en el Mar Negro, donde algunos barcos fueron alcanzados por bombardeos al principio de la guerra.

PUBLICIDAD

Mientras las arcas del Estado ruso se engrosan con los ingresos de las exportaciones de productos básicos, sus ciudadanos también sufren la rápida subida de los precios de los alimentos. Rusia puede ser autosuficiente en materias primas como el grano y el azúcar, pero depende de las importaciones para todo, desde los envases hasta los alimentos procesados y los aromatizantes e ingredientes esenciales. Las empresas extranjeras, desde Nestlé SA (NESN) hasta Unilever Plc (UL), abandonaron o limitaron sus operaciones en Rusia tras la invasión. Es posible que la ola inicial de compras por pánico tras el inicio de la guerra haya remitido, pero la inflación de los alimentos es la más alta desde al menos 2004.

Con la asistencia de Natalia Drozdiak.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD