PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Salud

Usé este aparato de US$150 para controlar mi riesgo de Covid. De todos formas me dio

El riesgo estaba en todas partes. Lo sabía porque durante semanas había estado cargando un monitor de dióxido de carbono del tamaño de la palma de la mano

Los niveles de dióxido de carbono se mantuvieron bajos en el New Orleans Jazz Fest, que se celebró en mayo al aire libre.  Fuente: Emma Court/Bloomberg
Por Emma Court
29 de mayo, 2022 | 02:04 pm
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Mi novio no se sentía bien. Por otra lado, eso no era tan sorprendente.

Acabábamos de pasar un fin de semana en el festival anual de jazz de Nueva Orleans, donde pasamos largos días horneados a 90°F (33°C) y bebiendo mucha cerveza para mantenernos frescos. Pero las resacas y la insolación no eran los únicos culpables potenciales.

PUBLICIDAD

El riesgo de Covid-19 estaba en todas partes. Lo sabía porque durante semanas había estado cargando un monitor de dióxido de carbono del tamaño de la palma de la mano, de 150 dólares, que evalúa exactamente eso.

Entonces Jesse me dijo que no podía oler nada. Una línea rosa brillante pronto confirmó la respuesta que había estado temiendo. Tenía Covid-19. Tres días más tarde, después de dos años de evitarlo, yo también di positivo.

PUBLICIDAD

Los monitores de dióxido de carbono pueden evaluar el riesgo de Covid-19 en un espacio porque ayudan a saber si se respira aire limpio. Miden la concentración de dióxido de carbono, que las personas exhalan al respirar, junto con otras cosas como, potencialmente, partículas de virus. Cuanto mejor ventilado esté un espacio, menor será la lectura en la pantalla de mi monitor, lo que significa no sólo menos dióxido de carbono, sino también menos cosas como Covid-19, que podrían enfermar a las personas.

Había estado probando el dispositivo porque tenía curiosidad por saber lo útil que podría ser una tecnología como esta en medio de una pandemia mundial, mientras todos tomamos decisiones sobre qué aspectos de la vida anterior a la pandemia debemos reanudar y dónde debemos seguir teniendo precaución. También quería ver lo que podría revelar sobre la seguridad de los lugares en los que paso mi tiempo. La mayoría de las veces, descubrí que el número que aparecía en la pantalla de mi monitor era alto, demasiado alto.

No soy la única que ha tenido esta idea.

“Debido a que ya no se requieren mascarillas, uso más un sensor de dióxido de carbono”, dijo Linsey Marr, una científica especializada en aerosoles de Virginia Tech que tiene un monitor desde hace un año y medio. “Siento que ahora tengo un sentido mucho mejor de: ‘Oh, este lugar podría ser arriesgado, y este menos arriesgado’”.

PUBLICIDAD

En un mundo perfecto, los niveles de dióxido de carbono estarían fácilmente disponibles en todos los espacios, lo que nos permitiría comprender la infraestructura invisible que determina la seguridad de nuestro entorno a medida que avanzamos en la incómoda tarea de encontrar una nueva normalidad. En cambio, estamos atrapados navegando en esta nueva fase de la pandemia sin una idea real de cuán riesgosas son realmente nuestras oficinas, restaurantes favoritos o cines locales.

El monitor de dióxido de carbono marca 522 ppm. en la cocina del departamento de Emma.  Fuente: Emma Court/Bloombergdfd

Aire viciado

El monitor de CO2 me acompañó no sólo a Nueva Orleans (donde las lecturas de dióxido de carbono oscilaron entre 636 partes por millón y 4.325 ppm), sino también a un sede familiar de Pascua en Illinois (menos de 1.000 ppm), a catas de vino en el Valle de Willamette de Oregón (entre 441 ppm y 722 ppm) y, una vez finalizada la obligación de usar mascarilla en el transporte a mediados de abril, a viajes en avión llenos de viajeros sin mascarilla (entre 585 ppm y 1.928 ppm).

PUBLICIDAD

El monitor mostraba con frecuencia una cifra superior a la recomendada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés) para la calidad del aire en interiores, que es de 800 ppm; de hecho, alrededor del 60% de mis lecturas en el transcurso de un mes superaron esa cifra.

En los restaurantes, en los taxis y en los aviones observé cómo los dígitos ascendían a niveles preocupantes, pero también en las casas de personas en una habitación de hotel y en una tienda. A veces, las lecturas superaban varias veces las 800 ppm.

PUBLICIDAD

Esas cifras eran una señal no sólo de que estaba en espacios mal ventilados, sino también de que estaba respirando el aire potencialmente cargado de Covid-19 que otras personas estaban exhalando. En un momento dado, mientras estaba en un auto con las ventanas cerradas y el aire acondicionado encendido, casi el 10% de lo que estaba respirando había sido exhalado. Mi monitor de dióxido de carbono me dice exactamente cuánto está ocurriendo.

Niveles de dióxido de carbono en Powells, una conocida librería de Portland. Fuente: Emma Court/Bloombergdfd

Si estás en un espacio con altos niveles de dióxido de carbono, dice Marr, es posible que quieras ponerte una mascarilla de alta calidad o tratar de minimizar el tiempo en ese lugar.

PUBLICIDAD

Algunas de las lecturas más altas en mis viajes se tomaron cuando los vuelos en los que estaba embarcaban. Aunque se oye hablar mucho de la filtración en los aviones, estos sistemas no suelen funcionar hasta que el avión empieza a moverse.

“Hemos estado advirtiendo sobre esto”, dijo Joe Allen, profesor asociado de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard y otro experto en salud pública que lleva un monito de dióxido de carbono.

PUBLICIDAD
A carbon dioxide reading during an April 15 flight.  Source: Emma Court/Bloombergdfd

Mejorar la ventilación

Las lecturas del monitor de dióxido de carbono también fueron altas durante el vuelo, pero eso resultó reflejar una de las limitaciones del dispositivo: mide la ventilación, pero no la filtración. En los aviones, el aire se recircula, por lo que respira mucho aire que otras personas han exhalado, pero ese aire también pasa por un filtro de alta calidad, por lo que es poco probable que contenga partículas de virus, dijo Marr.

Dejando a un lado las limitaciones, las lecturas de mi dispositivo fueron sistemáticamente altas en muchos tipos de lugares. Allen afirma que esto se debe a que una buena ventilación no suele ser una prioridad, aunque cree que esto está cambiando ahora, cuando se cumplen dos años de una pandemia mundial que ha matado a más de un millón de estadounidenses. Mejorar la ventilación interior no tiene por qué ser difícil ni caro. Puede ser tan sencillo como abrir las ventanas o instalar filtros de alta calidad en un sistema de climatización ya existente.

Y el aire fresco no sólo reduce el riesgo de Covid-19. También puede ayudar a reducir los contaminantes que se acumulan a partir de cosas como los alérgenos de las mascotas, el moho y los productos químicos de limpieza, cosas que tampoco quieres respirar. Incluso hay un nombre para las enfermedades causadas por la mala ventilación: síndrome del edificio enfermo.

Lugares a los que no pude llegar durante mis viajes, como las escuelas públicas de Boston (donde Allen ha actuado como asesor en materia de ventilación) y los locales de ocio de Japón, están ampliando la información sobre la calidad del aire. Bélgica ha ido aún más lejos, exigiendo monitores visibles de dióxido de carbono en los lugares públicos.

Mientras tanto, en EE.UU., el gobierno de Biden sólo ha dicho que las empresas y organizaciones deben tomar medidas para mejorar la calidad del aire interior. Pero se trata sólo de recomendaciones, y la administración no ha establecido reglas específicas para la calidad del aire ni ha proporcionado fondos específicos para ayudar a realizar amplias mejoras.

Aun así, el nuevo énfasis en la calidad del aire interior puede contribuir a aumentar el mercado mundial de tecnología capaz de controlar los contaminantes interiores y exteriores. Se espera que ese mercado crezca de US$4.400 a US$6.400 millones en 2028, según Zion Market Research, con sede en Nueva York.

Festival de Jazz

La ventilación no es el único factor que influye en el riesgo, pero es uno de los más fáciles de cambiar. Además, es menos grave que otras medidas de Covid-19 como, por ejemplo, la restricción de la capacidad interior. (Allen dice que también son importantes el estado de vacunación, la cantidad de tiempo que se pasa en un lugar y el tamaño del espacio).

Y compartir esa información con el público puede permitirnos comprender mejor los riesgos que corremos al vivir en un mundo en el que un virus extremadamente contagioso nos rodea.

El monitor también me mostró qué lugares eran bastante seguros. Por ejemplo, en el exterior, donde los niveles se mantuvieron bajos incluso en el abarrotado Jazz Fest. Los aeropuertos estaban sorprendentemente bien ventilados, al igual que el vestíbulo de un hotel, especialmente en relación con la habitación de arriba. Las bodegas de techos altos, casi vacías, en Oregón, donde mi amigo y yo hicimos catas, también tenían buenas lecturas.

Otra lectura del monitor de dióxido de carbono, tomada mientras caminaba por un aeropuerto.  Fuente: Emma Court/Bloombergdfd

Nadie puede saber con certeza exactamente cómo se contagió de Covid-19, pero después de un mes de monitorear los niveles de dióxido de carbono, tuve una idea bastante clara. La mayor parte del Jazzfest tiene lugar al aire libre, pero en nuestra primera noche en Nueva Orleans teníamos entradas para una actuación de la banda favorita de mi novio.

Llegamos temprano al espectáculo y nos detuvimos en el bar. El espacio todavía estaba relativamente vacío. Saqué mi monitor de dióxido de carbono y verifiqué la lectura: 641 ppm. No está mal. Muy por debajo del punto de referencia de los CDC de 800 ppm.

Pronto el local se llenó de gente cantando y bailando. Mi monitor se apagó, pero basándome en todas las lecturas que había hecho hasta entonces, podía prever fácilmente que esas cifras superarían ampliamente las 800.

Poco después, uno de los músicos que actuó esa noche compartió públicamente que tenía Covid-19. Y días después, nosotros también lo teníamos.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD