Elecciones Colombia 2022

Elecciones en Colombia: ¿Quién lleva la bandera del cambio en segunda vuelta?

La primera vuelta la ganaron los antisistema, ahora deberán convencer a los electores sobre quién es un verdadero cambio y quién un salto al vació

Petro y Hernández, candidatos a la Presidencia de Colombia
Por Daniel Guerrero
30 de mayo, 2022 | 04:13 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — La primera vuelta electoral dejó claro que los colombianos quieren un cambio, pues los dos candidatos que avanzaron a la segunda vuelta luchan contra el sistema y se venden así mismos como la alternativa a los políticos tradicionales.

Ahora, con el establecimiento derrotado, la lucha entre Gustavo Petro, líder de izquierda, y Rodolfo Hernández, empresario, será por quién logra convencer más sobre el cambio que propone y quién representa un salto al vacío.

La segunda vuelta definirá la lucha entre dos candidatos anti-establecimiento. Como evidenciaron en sus discursos tanto Hernández como Petro, ahora la contienda se centra en quién representa el cambio sin implicar un saltó al vacío, y quién en realidad es el indicado para liderar la lucha contra la corrupción.

PUBLICIDAD

Un análisis de FTI Consulting muestra que en ese debate, Hernández sin duda parte con ventaja, pues Petro ya no tiene una figura que represente al establecimiento como contendor. Ahora está en un escenario de fuego contra fuego.

Luchar contra un “outsider” con tácticas similares a las propias lo deja fuera de su zona de confort, dice el análisis de la consultora.

En definitiva, no estaba preparado para hacerle frente a otro discurso de cambio con credibilidad. Adicionalmente, a Hernández un grueso de la población aún no lo conoce (casi un 30%) y cuenta con amplia favorabilidad entre quienes sí lo hacen (50,1% según la encuesta de Invamer de mayo 2022), lo que le ofrece bastante margen de crecimiento, especialmente entre los indecisos.

PUBLICIDAD

Hernández también tiene una carta que Petro quemó hace mucho tiempo y que puede resultar crítica: la de la unidad, bien resaltada en su último discurso.

De igual forma, FTI dice que una ventaja añadida para Hernández es que dentro de este contexto, pierden fuerza otros caballos de batalla del petrismo, como la victimización del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien será ficha clave en la lucha de este por conquistar la fuerza electoral en la capital paisa.

Ahora bien, Hernández tampoco tiene en frente un camino sencillo. Necesita al establecimiento, pero no puede ser visto como parte de este.

Deberá ser muy inteligente en su acercamiento a los partidos y los políticos tradicionales, probablemente utilizando una estrategia similar a la de su contendor, llamando a la unidad, con acuerdos secretos internos, pero con acérrimas críticas hacia afuera.

El apoyo de “Fico” en su discurso de derrota supo leer muy bien esta realidad. Manifestó que apoyará a Hernández como la opción que no llevará al país al “caos”, pero dejando claro que no hará parte de su gobierno y que realizará una importante labor de veeduría.

Le dio su base electoral sin contaminarlo de continuismo. El ingeniero encontrará, adicionalmente, un desafío en los seguros intentos de Petro de enmarcarlo dentro del establecimiento, la corrupción e incluso, el uribismo.

PUBLICIDAD

El discurso del denominado “Trump colombiano” continuará como eje de batalla a pesar de que el candidato busque seguir con su estrategia de no ir a los debates presidenciales. Estrategia que demostró ser altamente efectiva.

Asimismo, será crucial entender cómo se desenvolverán los procesos judiciales e investigaciones vigentes en contra de Hernández, hecho que al calor de los resultados Petro le volvió a ventilar.

En este tema, el papel de los entes de control será determinante, sin embargo, dado que son cercanos al gobierno actual, la probabilidad más alta es que sean benevolentes, pero nada está escrito.

PUBLICIDAD

Por otra parte, teniendo en cuenta la distribución geográfica de los resultados, la lucha de las campañas probablemente se enfocará en puntos clave, como Bogotá, la Costa Atlántica, Nariño y la Costa Pacífica.

En Bogotá, por ejemplo, serán determinantes las decisiones de los verdes de Angélica Lozano y el excandidato Carlos Amaya. Del otro lado, será relevante el rol del gobierno actual, quien buscará apoyar a aquel que le represente un menor riesgo de retaliación en los próximos cuatro años.

PUBLICIDAD

Por paradójico que parezca, tanto Petro como Hernández, tendrán que buscar en su discurso la moderación, en especial en términos de política económica, pues a pesar de que los resultados demuestran una sociedad que aclama el cambio, los votantes de Gutiérrez y Fajardo esperarán medir con cautela la incertidumbre que puede representar cualquiera de los dos candidatos. Y aunque, de nuevo, el país se enmarca en un voto “en contra de” y no un voto por convicción, la configuración de los equipos de trabajo también será fundamental.

El llamado de Petro a José Antonio Ocampo, por ejemplo, demuestra esa necesidad de tecnificar y solidificar el terreno ganado.

Medir el salto al vacío para apaciguar el nerviosismo de los votantes. Estas tres semanas serán intensas y fundamentales.

PUBLICIDAD